PEÑAROL

El "profe" con su librito

Debuta Bengoechea: semejanzas y diferencias con sus 4 últimos antecesores.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Entrenador. Pablo Bengoechea hace modificaciones con su sello: como antes Alonso, Goncalves, Fossati y Montero.

Cada vez que debuta en forma oficial un técnico en cualquier país del mundo, ya sea tanto a nivel de selecciones como de clubes, genera una expectativa especial; en torno suyo, y a la puesta en escena del equipo que dirige, obvio.

Sin embargo, aunque eso es algo común, que hasta hace a la esencia misma del fútbol moderno en virtud del gran protagonismo que tienen desde hace ya muchos años a esta parte los entrenadores, que en muchos casos llegan a ser considerados tan o más figuras que los propios jugadores, hay situaciones especiales que —por distintos factores— son puestas bajo una lupa con mayor atención que otras.

Peñarol, por ejemplo, entra en ese rubro, o grupo, sobre todo porque desde que en mayo de 2013 salió campeón uruguayo con la conducción de Jorge "Polilla" Da Silva, con la reciente llegada de Pablo Bengoechea suma su quinto entrenador, disputó tres torneos cortos, no salió campeón en ninguno y, para peor, en el último terminó a 17 puntos de Nacional: su gran referencia en el plano local, pues se trata del rival de todas las horas.

Bajo esa óptica, entonces, es que —sobre todo por parte de los hinchas de Peñarol— se mira en lo previo el debut de los aurinegros en el Torneo Clausura mañana frente a Cerro en el estadio Tróccoli.

En tal sentido, y en tren de hacer inevitables comparaciones, se verá que "la primera vez" del "Profesor" tiene un punto de contacto muy notorio con las de sus antecesores: Pacheco es el único jugador aurinegro al que incuyeron todos.

De todas maneras, las unanimidades entre Diego Alonso, Jorge Goncalves, Jorge Fossati, Paolo Montero y el emblemático ex futbolista del club —al extremo de que es el único al que se le hizo un monumento que está en Los Aromos— empiezan y terminan en el "Tony", pues sólo se le acercan Píriz y Zalayeta, que jugaron en cuatro de los cinco debuts de los citados entrenadores.

En torno a la ubicación del capitán hay matices, incluso, pues tres técnicos, a los que se sumará Bengoechea ahora, lo utilizaron como enganche o enlace, su puesto natural, mientras que —tal vez no casualmente— Diego Alonso lo puso como lo hizo por primera vez Julio Ribas en 1999, incentivándolo con el vaticinio de que sería goleador del Uruguayo, como lo fue a la postre: de punta.

Como reza el dicho popular: "cada maestrito con su librito"; y en este caso del primer partido que jugó Peñarol con cada uno de los cuatro últimos entrenadores que tuvo, lo que se hace extensivo al de mañana con Bengoechea en el Tróccoli, se ve que cuatro se decidieron por poner línea de cuatro y uno (Fossati) tres zagueros en el fondo, con el agregado de que todos "metieron mano" en el equipo, introduciendo modificaciones —estratégicas o de hombres— novedosas o que, al menos, tuvieron un perfil propio.

Diego Alonso, que había pedido a Jonathan Sandoval, quien llegó de Wanderers como lateral-volante derecho, lo puso contra River Plate como lateral de marca sobre la otra punta; Jorge Goncalves frente a El Tanque Sisley colocó a Emiliano Albín de volante externo por la izquierda, un rol que había cumplido en sus tiempos de divisiones inferiores; Jorge Fossati "rompió el molde" de la retaguardia con la línea de tres y volvió a adjudicarle a Darío Rodríguez la función de líbero, como lo había hecho en 2004 y 2005 en la selección, para la Copa América y las Eliminatorias; Paolo Montero, por su parte, asentó la zaga a Valdez y Bizera, excluyendo a Gonzalo Viera, que era el jugador aurinegro que más minutos había sumado en las doce fechas anterioes del último Torneo Apertura; y Bengoechea hará debutar al juvenil Facundo Rodríguez, al tiempo que incluirá como volante de contención a Sandoval, al que hace diez años promovió de las formativas al primero de River Plate, aunque después no jugó en ese puesto —en el que se siente bien y le gusta— casi nunca.

En fin, "cada maestrito con su librito", que en este caso es el del "Profe" y despierta la expectativa de toda "primera vez", porque mañana escribirá su primera página frente a Cerro en el Tróccoli.

Uno empezó mal, dos bien y el cuarto ni una ni otra

En los últimos 20 meses, Peñarol tuvo cuatro técnicos, que debutaron en el cargo con distinta fortuna.

Diego Alonso lo hizo en la primera fecha del Torneo Apertura 2013, cuando Peñarol perdió con River Plate por 4 a 2; con Jorge Goncalves, los aurinegros empataron 0 a 0 con El Tanque Sisley en la séptima etapa del mismo torneo; mientras que Jorge Fossati y Paolo Montero, fueron los dos que comenzaron con sendos triunfos: con el primero como entrenador, Peñarol venció a River Plate por 2 a 1 en el partido inicial del Torneo Apertura 2014, y con el segundo le ganó a Rentistas por 4 a 0, en la decimotercera jornada del mismo campeonato, luego de haber perdido el clásico 2 a 1.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)