SELECCIÓN

El proceso de renovación no se detiene

Saracchi tendrá su gran chance, pero los regresos de Mayada y Rodríguez acentúan el camino.

Foto: archivo El País.
Foto: archivo El País.

Nadie se va a ganar el puesto por lo que haga en estos días”, declaraba allá por mayo Óscar Tabárez cuando se iban a iniciar los trabajos preparatorios para el Mundial de Rusia y, naturalmente, lo que dejaba en claro era que el armado del plantel definitivo iba a estructurarse más por necesidades colectivas que por rendimientos de los futbolistas en el Complejo Celeste. Ahora el panorama cambia.

La situación es bien diferente. Lo primero que sale a luz, en esta lista de 25 jugadores reservados para los dos partidos que Uruguay disputará en Asia ante Corea del Sur y Japón, es que la iniciativa de seguir renovando al equipo se mantiene. El plantel de la Celeste se seguirá adaptando a los cambios que demanda el simple avance del tiempo y esto lo refleja la aparición en el grupo seleccionado de Marcelo Saracchi y los retornos de Jonathan Rodríguez y Camilo Mayada.

Es una realidad. Y lo mejor es llevarlo así, retratando la notoriedad que se ganan algunos jugadores por su evolución y su rendimiento en ligas que son más exigentes que el fútbol nuestro de cada día. También lo supo marcar oportunamente el propio entrenador cuando dijo que “el filtro lo da competir al más alto nivel”. Incuestionable.

Por eso este nuevo comienzo, además de convertirse en un premio para aquellos que en su afán de superarse incrementan su potencial deportivo, es una nueva señal de que se trata del primer vuelo a Catar.

Y ahí está la diferencia mayor. De ahora en más sí habrá que rendir exámenes para que las rotaciones se confirmen con nuevas citaciones, para que los cambios además de sonar bien, porque llegan jóvenes valores, le caigan en la medida justa al equipo.

Veloces. Hay algunos hechos que, además de ratificar que se lleva adelante un exhaustivo seguimiento de aquellos jugadores que se destacan en el exterior y, fundamentalmente, que tuvieron participación en el proceso de las selecciones juveniles, que entregan un mensaje muy claro: Tabárez sigue buscando jugadores veloces.

No se trata de un descubrimiento reciente, más bien es una confirmación absoluta. Pasó mucho antes del Mundial, porque la dinámica del juego es un aspecto que siempre preocupó al entrenador de la Celeste. Francia, además, le confirmó en la Copa del Mundo el daño enorme que pueden hacer los supersónicos y ya no solo por los hombres de ataque, sino por los que vienen detrás de ellos.

Lo que empezó a marcarse en el camino hacia Rusia se acentúa notoriamente ahora, porque si hay algún atributo que puede unir a los tres nuevos -permítanme que le diga así a Saracchi, el “Cabecita” Rodríguez y Mayada- es su impresionante carrera. Tanto que, por ejemplo, el director deportivo del Leipzig, Ralf Ragnick, cuando tuvo que presentar al lateral uruguayo en la conferencia de prensa en la que le fue entregada la camiseta del club alemán dijo: “es un lateral izquierdo joven y veloz”. Si lo dijo un alemán, que tienen futbolistas que parecen impulsados por motores turbo, cómo será la cosa con Saracchi.

Y lo mismo cabe para Rodríguez y Mayada. Este último fue elogiado reiteradamente por Marcelo Gallardo por entregarle explosión y velocidad a su equipo y del exfutbolista de Peñarol lo que se puede agregar es que en el pasado, cuando jugaba en Benfica, comprobaron que era el jugador más veloz de su plantel y querían perfeccionarle la forma de correr para que sacara más ventaja aún de la potencia de sus piernas.

En resumidas cuentas, es más que obvio que la historia pasada, su evolución reciente más esa característica que termina colaborando de manera superlativa para incrementar las condiciones de un equipo es lo que le han permitido a estos jugadores ganarse la consideración del maestro.

“Vengo haciendo las cosas bien, si rindo la selección va a llegar”, expresó en su momento el lateral del Leipzig y ese trabajo tuvo sus frutos.

Los zurdos. Tampoco puede pasarse por alto un destaque interesante: Uruguay ya no padece la ausencia de futbolistas zurdos. Y no es algo menor cuando muchas veces el lateral izquierdo debió cubrirlo Martín Cáceres, un futbolista diestro.

Es más, hasta hay una clara relación de parentesco entre esta lista de 25 jugadores para la gira por Asia y la última de reservados para Rusia 2018. Aquella inicial previa a la Copa del Mundo incluyó a los siguientes jugadores hábiles con su pierna izquierda: Gastón Silva, Diego Laxalt, Nicolás Lodeiro, Cristian Rodríguez y Gastón Ramírez. Hoy en la nómina están Gastón Silva, Marcelo Saracchi, Diego Laxalt, Nicolás Lodeiro y Gastón Pereiro. Si se quiere es otra revelación de que al maestro le interesa sobremanera tener cubierto los dos perfiles con gente veloz y hábil.

Eficacia. Está más que claro que mientras arriba la sigan descosiendo esas dos bestias mundiales que son Edinson Cavani y Luis Suárez, Uruguay va a seguir confiando en su caudal goleador, que por cierto es llamativamente impactante. Pero no está nada mal que además de considerar a Maximiliano Gómez y a Cristhian Stuani se abran las puertas para dos jugadores que tienen una relación muy prolifera con las redes rivales. Gastón Pereiro ya aprovechó una de las oportunidades que le dieron, pero también era hora del regreso del “Cabecita” Rodríguez, quien en Santos Laguna es una máquina de convertir.

Para un equipo que también tiene que comenzar a proyectarse hacia el futuro en el ataque, es indispensable que los candidatos entren en las rotaciones y empiecen a adaptarse a la vida de grupo de la Celeste.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)