DEFENSOR SPORTING

La primera vez: Darío Rodríguez frente a Peñarol

Al ayudante del “Polilla” Da Silva le toca debutar en el torneo Apertura ante los aurinegros

dario
Violeta. Darío Rodríguez en el complejo Arsuaga. Foto: Gerardo Pérez.

"¡Pahh, qué raro es verte con ese escudo!”, le dijo el hincha de Peñarol a Darío Rodríguez, que acababa de terminar el entrenamiento en el complejo Arsuaga y paró en un kiosko a hacer una compra. Es que el ayudante del “Polilla” Da Silva está muy identificado con Peñarol, club en el que fue referente y capitán. Y donde ganó tres campeonatos uruguayos: 1999, 2009/2010 y 2012/2013.

Darío fue también protagonista y capitán en la gesta aurinegra en la Copa Libertadores de 2011, donde el equipo dirigido por Diego Aguirre llegó a la final del torneo continental.

El exfutbolista tuvo dos pasajes por Peñarol: del 1998 a 2002 y del 2008 al 2014. En el medio jugó en el Schalke 04 de Alemania.

En enero de 2015, a los 40 años, el zaguero decidió colgar los zapatos tras una larga trayectoria de 22 años. La que inició en 1992 jugando en Sud América en Segunda División.

Pues bien, ahora en su función de ayudante técnico de Jorge Da Silva, Darío estará por primera vez en la vereda de enfrente cuando violetas y aurinegros se enfrenten en el debut de ambos en el torneo Apertura. Y, seguramente, será una experiencia singular para el exdefensa.

LA VUELTA. Darío comenzó a trabajar con el “Polilla” Da Silva cuando se concretó su regreso a la dirección técnica de Peñarol en enero de 2016. Fueron días convulsionados en Los Aromos, porque llegaban para sustituir a Pablo Bengoechea, el gran ídolo carbonero, que había ganado el Torneo Apertura. Para empeorar aún más las cosas, cuando Marcelo Zalayeta, que llevaba la cinta en el equipo del “Profesor” se enteró que habían cesado al riverense, retiró sus pertenencias de la concentración y se fue para no volver.

El regreso de Da Silva, que ya había dirigido a los aurinegros entre 2012 y 2013 y había obtenido el Campeonato Uruguayo, se solucionó rápidamente en Punta del Este en una reunión entre el entonces vice presidente aurinegro Walter Pereyra y Tito Sierra, el representante del “Polilla”. Se supo, entonces, que el cuerpo técnico de Da Silva estaba integrado por Daniel Oddine, su hijo Jorge, el profesor Fernando Placeres y Darío Rodríguez. Darío, que había dejado de jugar en Peñarol al final de la temporada pasada, volvía al club.

Si bien en ese momento, el exzaguero ya había comenzado a trabajar en Juventud de Las Piedras, dirigiendo la Tercera y Cuarta División, tenía arreglado de palabra la posibilidad de irse si se concretaba algo para Peñarol. Lo que finalmente sucedió tras el llamado del “Polilla”. Su estadía en Las Piedras duró poco y regresó a Los Aromos, pero en otra función.

Da Silva volvió a ser Campeón Uruguayo con los aurinegros, pero tras una mala Copa Sudamericana donde fue eliminado por Sportivo Luqueño de Paraguay y un mal comienzo en el Uruguayo Especial, renunció tras perder con Danubio en Jardines.

El siguiente club del “Polilla” fue en América de Cali, y hacia Colombia marchó Darío, quien siguió integrando su cuerpo técnico.

Pero su nombre volvió a sonar en la interna de Peñarol. Fue en octubre del año pasado, cuando Jorge “Tito” Goncálvez renunció tras caer derrotado 4 a 0 con Nacional en el clásico de Tercera. El carácter de Darío, su ADN mirasol y la experiencia adquirida, lo llevaron a ser el principal candidato para hacerse cargo de la Tercera División. Sin embargo, su regreso no se concretó y el excapitán cabonero siguió formando parte del cuerpo técnico de Da Silva.

cuerpo técnico
Cuerpo Técnico. Darío Rodríguez junto al "Polilla" y su hijo Jorge. Foto: Gerardo Pérez. 


A fines de diciembre de este año, tras el alejamiento de Eduardo Acevedo, el “Polilla” volvió a su casa que es Defensor Sporting. Y, por primera vez, Darío Rodríguez se vistió de violeta. De ahí la sorpresa del caballero del kiosko al verlo con el faro de Punta Carretas sobre su pecho. Más se extrañará al verlo en el banco contrario al de Peñarol.

"Coto"

El capitán casi queda goleador

Con los tres goles que le atribuyó la Conmebol por el 3 a 0 ante Barcelona en la ida, el “Coto” Nicolás Correa casi queda como goleador de la Copa. Pero Ricardo Oliveira, de Mineiro, le hizo 4 a Danubio y lo pasó.                                                                                          Los violetas volvieron ayer al mediodía en vuelo chárter desde Guayaquil. Les dieron descanso tras el esfuerzo realizado en el partido de vuelta, el calor y la humedad. Hoy regresan a los entrenamientos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)