TORNEO CLAUSURA

La primera rotación en Nacional dejó preocupación

El conjunto tricolor perdió amplitud de cancha y contención en el medio y fue impreciso... ¡e igual ganó!

Mathías Laborda disputa la pelota en el área con Federico Cristóforo. Foto: Gerardo Pérez.
Mathías Laborda disputa la pelota en el área con Federico Cristóforo. Foto: Gerardo Pérez.

Pasó la primera rotación de las seis que el técnico Álvaro Gutiérrez anticipó ocurrirán de aquí hasta la novena fecha del Clausura y el resultado no fue todo lo bueno que se podía esperar.

Si bien el resultado sí lo fue, porque Nacional venció a Danubio 1-0, el rendimiento del equipo bajó considerablemente, sobre todo porque se mostró incapaz de controlar la pelota. Eso dejó preocupado al entrenador, principalmente porque la mayor cantidad de las malas entregas de pelota se produjeron en la mitad del terreno, donde precisamente no hubo tanto cambio.

De cualquier manera, hubo fallas en todas las líneas, porque la ofensiva tampoco carburó y el gol lo hizo el mediocampista más retrasado: Rafael García.

Nacional salió con su ya habitual 4-1-4-1, con una retaguardia que presentó la mayor cantidad de cambios. Si se incluye al arquero, fueron cuatro las variantes en cinco puestos: Sergio Rochet por Luis Mejía, Armando Méndez por Guillermo Cotugno, Mathías Laborda por Guzmán Corujo y Álvaro “Palito” Pereira por Matías Viña. El único que se mantuvo fue Felipe Carvalho.

Como era de esperarse, la falta de costumbre de estar todos juntos en cancha llevó a algunas descoordinaciones que fueron aprovechadas en los movimientos por los atacantes de Danubio, pero no concretadas en la red.

El punto más flojo fue Álvaro Pereira, quien en el inicio del partido dio una patada en la cabeza a un rival (falta afuera del área bien señalada) e increíblemente no vio la amarilla, la que le habría valido más tarde la expulsión porque sobre el final del primer tiempo sí fue amonestado. Claro, no era sencilla su tarea: disimular la ausencia del mejor jugador de Nacional en el Clausura, Matías Viña, al servicio de la selección.

Por ese lado el equipo tricolor no solo perdió en marca, sino también en proyección, porque a “Palito” le faltó velocidad hacia adelante y hacia atrás, no logró jamás armar sociedad con “Chory” Castro y así Nacional se quedó sin amplitud de cancha, porque por derecha Armando Méndez tampoco consiguió pasar al ataque con la fluidez que mostró en los partidos anteriores y por eso no logró conectar con Zunino (extrañamente desordenado) y Santiago Rodríguez.

El medio careció de contención y precisión, producto esto último de la buena presión ejercida por el rival, y adelante Thiago Vecino quedó muy aislado. Tuvo un cabezazo a los 4’ que Cristóforo en gran reacción le tapó abajo y en la línea y nada más. Tampoco pudo hacer mucho Bergessio cuando entró.

Así las cosas, el balance del rendimiento de Nacional luego de la primera rotación no fue bueno desde lo futbolístico, aunque sí desde el resultado y eso es para el hincha lo que más importa.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)