A 57 días de la Copa América

Primera luego del "Maracanazo"

En 1956, la Celeste mantuvo la racha y ganó la Copa por quinta vez en casa.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Los campeones. Con el “Cotorra” Míguez como gran figura, la Celeste brilló en casa.

Luego de la obtención del Campeonato del Mundo en 1950, la Celeste estuvo seis años para volver a gritar campeón. Tras los festejos en el Maracaná, Uruguay se quedó en las puertas del título en más de una ocasión. En el Mundial de Suiza de 1954 finalizó en el cuarto puesto y en las Copas América (torneo hasta ese entonces conocido como Campeonato Sudamericano de Selecciones) de Perú 1953 y y Chile 1955, finalizó tercero y cuarto, respectivamente.

Para 1956, Uruguay volvió a hacerse cargo por quinta vez de la organización. En las cuatro ediciones anteriores (1917, 1923, 1924 y 1942) se había quedado con el título.

El torneo se llevó a cabo entre el 21 de enero y el 15 de febrero. Hubo una única sede para albergar a los quince partidos: el Estadio Centenario.

Hugo Bagnulo presentó un plantel con 23 futbolistas: cinco de Danubio, cuatro de Nacional, cuatro de Peñarol, cuatro de Rampla Juniors, dos de Defensor, uno de Cerro, uno de Liverpool y uno de Racing.

La Celeste debutó el 21 de enero ante Paraguay con victoria por 4 a 2. Guillermo Escalada, en dos ocasiones, Óscar Míguez y José Roque marcaron los tantos de la victoria.

Siete días más tarde, llegó el turno de jugar ante Perú. Uruguay volvió a ganar, esta vez por 2 a 0, con goles de Escalada y Míguez.

El 6 de febrero, en la tercera fecha, el equipo de Bagnulo superó de manera ajustada a Chile. Fue triunfo por 2 a 1 con anotaciones de Míguez y Carlos Borges.

De este modo, en tres presentaciones, la Celeste acumuló puntaje perfecto y quedó en posición inmejorable para cerrar el torneo a puro clásico: primero ante Brasil y luego contra Argentina.

El 10 de febrero, Uruguay dejó puntos por primera y única vez en el torneo. Empató sin goles ante la "Verdeamarela" y le puso un manto de incertidumbre al desenlace final. Para la última fecha, recibió a la albiceleste con dos resultados a favor: el triunfo y el empate; pero lejos de especular con cualquier tanteador, el elenco charrúa superó a su rival por 1 a 0 y se quedó nuevamente con la Copa América.

Fue la novena estrella para Uruguay (la quinta en casa) y como en todas las ediciones anteriores, volvió a festejar de manera invicta. Fue el primer gran título después del "Maracanazo". (Estadísticas: Willy Viola).

El único título de Hugo Bagnulo como DT Celeste

El Campeonato Sudamericano de Selecciones significó el único título para Hugo Bagnulo como entrenador de la Celeste. El DT, multicampeón con Peñarol, tuvo varios pasajes al frente de la selección nacional. El primero fue entre 1955 y 1957, donde obtuvo el título anteriormente mencionado. El segundo fue en 1962 donde junto a Juan López y Roberto Scarone dirigieron al equipo en el Mundial de Chile, donde Uruguay quedó eliminado en primera fase. Tercero, en 1973, clasificó al Mundial de Alemania, donde fue sustituido por Roberto Porta. Cuarto, y último, dirigió de manera interina al equipo en 1978 en una serie de amistosos.

EL DATO.

Un celeste fue el mejor jugador

Óscar Míguez, apodado el "Cotorra", fue elegido como el mejor futbolista del torneo. El delantero de Peñarol marcó tres goles en el certamen y terminó segundo a un tanto de Hormazábal.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados