PEÑAROL

Primera lección: Bengoechea, Pacheco y Zalayeta

El entrenador abrió el libro de la experiencia y “protegió” a los dos referentes que tiene en el plantel.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Pacheco le da la cinta de capitán a Zalayeta. Foto: Archivo El País.

Si hay un papel que Pablo Bengoechea conoce a la perfección es el del ídolo. Lo desempeñó durante años, luciendo la casaca número "10" de Peñarol.

Sabe lo que significa ser un referente y, quizás por eso, haya volcado toda su experiencia en esta, su nueva etapa en los aurinegros, ahora como entrenador.

"Los vamos a cuidar, van a hacer un trabajo especial", dijo cuando se le consultó por las ausencias de Antonio Pacheco y Marcelo Zalayeta en los clásicos de verano.

Más allá del trabajo específico al que iban a ser sometido los dos referentes, estaba el resguardo del entrenador a los ídolos, fundamentalmente, al "Tony".

"Siempre hemos hablado, es un amigo, después que termine nuestro trabajo acá vamos a seguir siendo amigos, no va cambiar nada el trabajo. No va a haber ningún tipo de problema. Ahora él es jugador y yo entrenador y la relación va mucho más allá de eso", apuntó el "Profesor" cuando el 5 de enero asumió funciones en los aurinegros.

"Hablé con el Tony, somos amigos fuera de Los Aromos, lo que pasa que a veces las cosas a veces se confunden, se piensa que va a haber privilegios. A Tony es a la los que más le vamos a exigir", tiró días después Bengoechea.

Y con Zalayeta recorrió el mismo camino. "Marcelo es un gran jugador, un jugador diferente", dijo cuando se le preguntó por el delantero.

Hasta ahí, la historia oficial, lo que el "Profesor" dictó ante los medios, pero la verdadera lección la dio en la interna, en esas cuatro paredes que encierran Los Aromos.

Bengoechea planificó junto a sus compañeros de cuerpo técnico la pretemporada. Y no dejó ningún detalle librado al azar. "La excusa de que no elegí el plantel no va conmigo. Hay plantel armado para jugar y pelear el Clausura", admitió ante todos.

Pero su trabajo y su estrategia iba un poco más allá. Apuntaba al corazón del hincha, quizás por aquello de conocer a la perfección el rol de ídolo. "Hay que dejarlos que trabajen tranquilos, no hay que exigirlos ahora", confió en su círculo más íntimo, y así se lo planteó a los dirigentes.

No iba a contar con Pacheco ni Zalayeta en los clásicos de verano, y sí les iba a dar minutos "cuando estuviesen prontos para jugar"; y así procedió el entrenador.

El regreso de ambos se dio en el único triunfo de Peñarol en lo que va de la pretemporada, contra All Boys, por 2 a 0 con dos goles del "Tony".

La estrategia, había salido a pedir de boca, los hinchas lo vivaron y lo aplaudieron. Lo recibieron con los brazos abiertos, y al igual que Zalayeta, los dos se fueron ovacionados de la cancha.

Eso buscaba Bengoechea. Eso pretendía el "Profesor". Y dio la primera lección del año en Los Aromos.

Quería sentir el reconocimiento de los hinchas a sus ídolos, a dos de los referentes que hoy tiene en el plantel.

Los esperó, los protegió, les indicó un trabajo específico llevado a cabo por el preparador físico Modesto Turren y los largó a la cancha cuando estaban preparados para jugar. Ni antes, ni después. Eligió el momento justo y no se equivocó, porque ese partido, fue de lo mejor que se le vio al equipo en lo que va de este 2015. Y los hinchas se dieron cuenta de la importancia que hoy tienen Pacheco y Zalayeta en el juego colectivo. No hubo dos opiniones al respecto. Tanto el "Tony" como Marcelo, fueron de los más elogiados en la tribuna, y cosecharon aplausos.

Bengoechea tenía razón. Valió la espera y el sacrificio de no tenerlos listos en los clásicos de verano, incluso cuando el DT iba a cargar con las culpas. Era un riesgo que había que correr y lo corrió. Sabía a lo que se exponía, pero contó con el aval y el respaldo de la dirigencia, del propio presidente Juan Pedro Damiani.

Hoy nadie duda de lo que pesan e inciden Pacheco y Zalayeta en este Peñarol versión Bengoechea que está en pleno proceso de armado.

"Nosotros apuntamos al Clausura, que es lo que nos queda porque la diferencia de puntos en la tabla es muy grande. Con Pablo me siento muy bien, muy cómodo, es mi ídolo, y trato de aprender cada día algo más. Nos une una amistad, estar con él día a día en Los Aromos, es lo máximo", confió el "Tony" tras el empate ante Lanús.

Sabe, al igual que Zalayeta, que la apuesta es una sola, y que cuenta con el respaldo del nuevo entrenador, un hombre que conoce el papel de ídolo a la perfección.

La primera lección del "Profesor" se dio entre las cuatro paredes de Los Aromos. Allí, junto a sus compañeros, decidió respaldar a los referentes. Los protegió, y hoy los hinchas saben y reconocen el peso que ambos tienen en el equipo.

El "Vasquito" o Alejandro Silva

Peñarol y Bengoechea deberán esperar hasta julio a Diego Forlán. Ayer, el Cerezo Osaka comunicó oficialmente que el uruguayo seguirá en el equipo hasta el 31 de julio, participando entonces del torneo de Segunda División de Japón. Recién en julio quedará con las manos libres para decidir su futuro inmediato.

Ya sin Forlán, trascendió que hay intenciones de contratar a Michael Santos, de River Plate, un delantero veloz, explosivo, de gran campaña en el Torneo Apertura.

Pero no es el único que podría pasar a los aurinegros, crece la chance para el "Vasquito" Matías Aguirregaray, hoy en Estudiantes de la Plata, y en segundo órden para Alejandro Silva, que tras finalizar su préstamo en los aurinegros, regreso a Lanús.

Lo que sí quedó claro es que no se cerraron las altas en Peñarol y que se espera por un lateral y un delantero más por afuera.

Urretaviscaya y Aguiar ya se sumaron, pero no se pasó raya con ellos.

"Urreta" está un escalón más arriba

El plantel aurinegro volvió a los trabajos ayer por la tarde en Los Aromos. Tras el empate con Lanús (2 a 2 y derrota por penales) el grupo, aprontó de cara a los próximos amistosos que se avecinan: Racing, el miércoles, y Sud América el sábado.

Pablo Bengoechea va armando el equipo, que con la llegada de Jonathan Urretasvicaya parece haber encontrado la figura que necesitaba de media cancha hacia adelante. Fue la figura en el partido ante los argentinos. "El tema era hacer fútbol, empezar a conocernos con los compañeros. Los resultados en estos partidos son lo de menos, lo importante es que tratemos de hacer lo que pide el entrenador. Lo bueno es que no paré de jugar, quizás por eso esté un paso adelante del resto, estoy en plena actividad, y eso es una ventaja. ¿Qué me pidió Pablo? Que juegue como puntero, bien abierto", dijo tras haber protagonizado las mejores jugadas en el avance de los aurinegros en Colonia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)