copa libertadores

Por la primera en casa

Sin Rodrigo Aguirre, pero con un mediocampo reforzado y un planteo ambicioso, Nacional recibe a Botafogo en el partido de ida por octavos de final desde las 21.45.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Santiago Romero y Hugo Silveira.

Con realidades diferentes pero objetivos en común, Nacional y Botafogo levantarán esta noche el telón de una de las series de octavos de final de la Copa Libertadores de América.

El presente de uno dista mucho de la actualidad del otro pero tras la fase de grupos, empezó otra copa y ahora la continuidad en el máximo certamen continental de clubes depende de un partido en casa y otro afuera.

Nacional llega mejor que Botafogo en cuanto a números y actuaciones, pero las exigencias del tricolor no han sido las mismas que las de los cariocas. Mientras el equipo de Martín Lasarte ya hilvanó seis partidos sin conocer la derrota luego de haber perdido el 23 de mayo con Lanús en el Gran Parque Central, y sumando tres triunfos en fila, los orientados por Jair Ventura llevan tres caídas de manera consecutiva.

Los tricolores vienen de vencer a Racing, Juventud de Las Piedras y Sud América y su rival de turno perdió con Atlético Mineiro 1-0 en la ida de los cuartos de final de la Copa de Brasil y con Avaí 2-0 y Corinthians 1-0 por el Brasileirão.

El nivel de uno y otro es diferente, la liga es distinta y la exigencia también, pero ahí estará una de las grandes claves para Nacional, que ya supo hacerse fuerte ante rivales que en lo previo parecían duros.

Y Botafogo no es ese adversario inalcanzable para los tricolores. El equipo de Lasarte demostró a lo largo de esta Copa Libertadores que puede jugar de igual a igual ante cualquier rival. A veces tuvo grandes rendimientos y en otras oportunidades, falló.

Pero a la memoria de los grandes rendimientos se aferra el entrenador y también un plantel de jugadores que prácticamente repite con respecto a la pasada edición del máximo torneo continental de clubes.

Es que en 2016 Nacional supo enfrentar y dejar por el camino a dos rivales brasileños. En fase de grupos le ganó los dos partidos a Palmeiras (2-1 en San Pablo y 1-0 en Montevideo), mientras que en octavos de final eliminó a Corinthians tras empatar sin goles en el Gran Parque Central y 2-2 en suelo paulista.

Sumado a eso, el tricolor tiene una pequeña racha favorable ante equipos norteños en los últimos tres años.

¿Puede sostenerse de eso? Quizá no sea un factor determinante, pero sí influyente, que habla de un equipo que sabe cómo jugarle a otros que en lo previo aparecen como favoritos al triunfo.

La última vez que Nacional cayó ante un rival brasileño fue el 10 de abril de 2014 frente a Gremio, también por la Copa Libertadores de América.

De ahí en más el tricolor enfrentó en seis oportunidades a conjuntos de Brasil (Palmeiras, Corinthians y Chapecoense dos veces cada uno), con tres triunfos y la misma cantidad de empates.

Esa estadística es la que buscará mantener esta noche el equipo de Lasarte, que tendrá la gran ausencia de Rodrigo Aguirre, quien por un esguince de rodilla se perderá este encuentro clave en la Copa.

A pesar de eso, el tricolor sabe que juega en su casa, con su gente y ante un rival que no llega de la mejor manera a una instancia en la que un error puede costar muy caro.

Nacional va por la primera en casa y quiere hacerse fuerte para seguir soñando con un objetivo que año a año se vuelve más difícil: ganar la Copa Libertadores de América.

LAS CLAVES

Ausencia

Nacional no podrá contar con Rodrigo Aguirre, el jugador más desequilibrante que tiene el equipo de Martín Lasarte en la ofensiva y ante la falta del delantero que lleva convertidos 11 goles, el técnico modificó el sistema para enfrentar a Botagofo. El tricolor pasará de su habitual 4-2-3-1 a un 4-3-3 frente al Fogão.

El frío

No se le suele dar demasiada trascendencia a las temperaturas de las ciudades donde se juegan determinados partidos, pero para un equipo brasileño y de Río de Janeiro, llegar a Montevideo para jugar con una temperatura que esta noche seguramente esté por debajo de los 10 grados, es un aspecto importante.

La localía

Nacional tiene la obligación de hacerse fuerte como local en el Gran Parque Central y, más allá de que en esta Copa Libertadores perdió dos de los tres partidos que jugó en su casa (Zulia y Lanús, ambos por 1 a 0), necesita ganar y además procurar irse a jugar la revancha a Río de Janeiro con su arco en cero.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados