EUROPA

Primer mundo: cómo funciona el fútbol que funciona

Los jugadores, los técnicos y hasta los hinchas tiene su lugar en la conducción

clásico de españa
Foto: Reuters

Más allá de la tan mentada falta de “requisitos de transparencia” en la elección del nuevo presidente, la decisión de la FIFA de intervenir la Asociación Uruguaya de Fútbol encierra un fuerte cuestionamiento a su estructura y funcionamiento.

Alérgico a los cambios drásticos, el fútbol uruguayo mantiene su forma de dirección prácticamente sin modificaciones desde 1971, cuando nació la actual Asamblea de Clubes, a su vez heredera de la Junta Dirigente de la AUF, instaurada junto al sistema profesional en 1932. Y sus torneos son esencialmente montevideanas desde el lejano inicio, en 1900, pese a los esporádicos y tibios intentos de lograr una integración nacional.

¿Y cómo funciona el fútbol en los países en que verdaderamente funciona? Hay muchos ejemplos, pero a efectos de esta nota se tomarán cuatro: Alemania, Inglaterra, Francia y España. Alemania, porque es considerada siempre un modelo a seguir en materia de organización. Inglaterra, porque posee el campeonato que más dinero mueve en el mundo. Francia, el actual campeón mundial. Y España, porque su Liga ha sido considerada el torneo nacional más importante del planeta.

Todos cuentan con campeonatos verdaderamente nacionales, lo cual es obvio. Pero además su estructura muestra una enorme pirámide, con la superprofesional primera división en la cúspide y numerosas categorías menores (nacionales, regionales o locales) todas interconectadas por el sistema de ascenso y descenso.

Y si eso fuera poco, las copas nacionales permiten que clubes de todos los niveles compartan un mismo torneo. Incluso hubo casos de enfrentamientos de equipos profesionales poderosos con entusiastas formaciones de aficionados, que le dan un sabor diferente a la competencia. Los campeones de Liga y Copa se miden además por la Supercopa, que suele jugarse al comienzo de la temporada.

La organización de las federaciones en estos cuatro países es muy diferente, pero en ninguno los clubes de primera (ni de ninguna otra división, por supuesto) tienen demasiado poder sobre las decisiones generales. Su ámbito de acción, tanto deportivo como económico, está más vinculado al manejo del campeonato de liga, que por lo general constituye un organismo autónomo a la federación. Esta, en tanto, se ocupa principalmente de la organización general, de las categorías menores y de los seleccionados nacionales, así como de las relaciones con los organismos internacionales, en su caso la UEFA y la FIFA. Claro, allí la falta de dinero no es la principal preocupación.

Por lo general, todos los estamentos del fútbol están representados en la conducción: jugadores, entrenadores, árbitros, clubes amateurs.... Y en Inglaterra, hasta los hinchas tienen su lugar.

Alemania.

El consejo presidencial de la Federación Alemana de Fútbol (DFB en su sigla en alemán) está compuesto por el presidente, cinco vicepresidentes con distintas atribuciones, más un vicepresidente por cada una de las siguientes áreas: operaciones y desarrollo de la liga, fútbol base, calificación y arbitraje, fútbol juvenil, fútbol femenino y de niñas y asuntos socio-políticos; un secretario general, un director deportivo y el gerente del seleccionado nacional.

En el fútbol alemán la continuidad representa casi un principio sagrado: si la selección tuvo apenas diez técnicos en su historia, la DFB contó con solo 13 presidentes en sus 118 años de funcionamiento.

La liga nacional o Bundesliga desde 2001 posee una estructura independiente, propiedad de los clubes y de la DFB, que se encarga de la organización y la comercialización del torneo.

La primera, la segunda y la tercera división de la Bundesliga son nacionales. Más hacia abajo en el organigrama existen cinco asociaciones regionales con 21 organizaciones en total, que agrupan miles de clubes semiprofesionales o amateurs en ocho niveles.

Todas las divisiones están vinculadas por el sistema de ascensos y descensos.

50+1.

Los clubes son sociedades anónimas, aunque los estatutos del fútbol alemán prohiben que la propiedad de un equipo profesional esté en manos de una única persona o empresa. La norma, conocida como “50+1”, estipula que como mínimo el 51% del club debe pertenecerle a hinchas con voz y voto. Existen dos excepciones: Leverkusen, de la firma farmacéutica Bayer, y Wolfsburgo, de la automotriz Volkswagen. Esto se debe a que cuando se aprobó la regla las empresas ya eran dueñas de los equipos.

En realidad, se han verificado triquiñuelas con las cuales algunas personas adineradas lograron un mayor control en sus equipos, pero a diferencia de lo que ocurre en Gran Bretaña o España, no existe el propietario único que hace y deshace a su gusto.

El calendario anual, además de las diversas ligas, incluye la Copa de Alemania, en la cual toman parte los 18 clubes de la Bundesliga 1, otros 18 de la segunda liga que disputaron la edición anterior, los cuatro primeros de la tercera liga y los ganadores de las 21 copas regionales: un total de 64 participantes.

Lo curioso es que la Bundesliga nació recién en 1963: antes el campeón alemán se decidía en series regionales que culminaban en una fase nacional. La creación del torneo único contribuyó a un gran salto de calidad del fútbol germano, aseguran historiadores deportivos del país.

En total, la DFB agrupa a más de 25.000 clubes, con casi siete millones de futbolistas, de los cuales un millón son mujeres.

Inglaterra.

La asociación inglesa de fútbol es la más antigua del mundo (fue fundada en 1863) y es la única que no incluye en su nombre referencia alguna al país: se llama apenas Football Association (Asociación de Fútbol). La célebre FA es una sociedad de responsabilidad limitada de acuerdo a las normas británicas, con un complejo organigrama.

Su presidencia es un cargo meramente formal, que tradicionalmente se atribuyó a algún miembro de la familia real. El Board (junta o comisión) está integrado por un presidente no ejecutivo, un director ejecutivo, tres representantes de entidades regionales, tres representantes del fútbol profesional (algunos de clubes y otros de ligas regionales) y una serie de directores independientes no ejecutivos.

Además funcionan comisiones para los diversos aspectos del manejo del fútbol: el centro de entrenamientos de los seleccionados, el estadio de Wembley (propiedad de la FA), salud y seguridad, inclusión, entre otros.

Otro órgano de gobierno de la FA es el Council (consejo), que tiene alrededor de 120 miembros y decide las principales políticas de la asociación. Cuenta con una representación muy variada: hay delegados de la Premier League, de los clubes y asociaciones regionales, de otras ligas, de asociaciones locales, de técnicos, futbolistas y árbitros; de los equipos de las universidades, escuelas y fuerzas armadas; del fútbol femenino, futsal y otras variantes del juego en canchas de reducidas dimensiones; del fútbol para discapacitados e incluso dos representantes de los hinchas.

Pese a su amplitud, el Consejo ha sido criticado en el pasado reciente por “demasiado blanco y demasiado masculino”.

La dirección permanente de la FA está a cargo del Equipo Directivo Superior, formado por una decena de personas: el director ejecutivo, el director de relaciones con la actividad profesional, el director técnico, el director de recursos humanos, el director comercial, la directora de fútbol femenino, entre otros cargos.

Los torneos.

Las competencias internas inglesas constituyen una amplia red de torneos, que suman alrededor de 7.000 clubes y 500 campeonatos por todo el país. El sistema de ascensos y descensos conecta a todos, por lo cual un club del nivel inferior puede aspirar en teoría a llegar a la Premier League.

La Premier, en realidad, es una empresa independiente de la FA. Fue establecida en 1992, cuando los 22 clubes de la entonces First División se escindieron para lograr el control comercial de la competencia. Es el ámbito donde los clubes, especialmente los más poderosos económicamente, tienen mayor peso.

Además de los campeonatos de liga, se disputa anualmente la FA Cup, con todos los equipos que intervienen en la Premier League, más las categorías inferiores hasta el décimo nivel, sumando más de 700 participantes. Se trata del certamen más antiguo del mundo, pues la primera edición tuvo lugar en 1871-1872.

El tercer certamen anual es la Copa de la Liga, donde compiten los 92 equipos de las cuatro primeras categorías. Todos los torneos incluyen a los clubes galeses que deseen inscribirse.

francia. La Federación Francesa de Fútbol (FFF) maneja todo el fútbol de su país: dirige la selección, los torneos profesionales (a través de la Liga de Fútbol Profesional) y todas las competencias regionales y locales.

Fundada en 1919, es heredera de la Unión de Sociedades Francesas de Deportes Atléticos, miembro fundador de la FIFA. La Liga Profesional fue creada en 1944, pero a diferencia de lo que ocurre en Inglaterra o España, está bajo la autoridad de la FFF.

Los clubes profesionales se agrupan en la Ligue 1 y la Ligue 2, con un total de 40 clubes. Por debajo se encuentran tres divisiones: la National (semiprofesional), CFA 1 y CFA 2 (amateurs). Después, las categorías regionales y los distritos departamentales, siempre dependientes de la Federación. En total, son 13 ligas regionales más nueve de las dependencias francesas de ultramar.

Según sus cifras, la FFF cuenta actualmente con 2,2 millones de futbolistas afiliados, incluyendo 160.000 mujeres.

La FFF está dirigida por un Comité Ejecutivo, con 12 miembros elegidos por la Asamblea Federal y dos de pleno derecho: el presidente de la Liga Profesional y el presidente de la Liga Amateur. La Asamblea Federal está formada por delegados de los clubes y de los organismos federales y regionales.

Además, la Asamblea Federal designa a los 24 miembros de la Alta Autoridad del Fútbol, un organismo encargado de controlar a la FFF. Allí hay representantes de la Liga Profesional, los presidentes de liga, los clubes profesionales, los clubes amateurs, los entrenadores, los árbitros, los futbolistas, los administrativos, los médicos, y dirigentes y jugadoras del fútbol femenino.

Además de la liga, la FFF organiza la Copa de Francia, en la cual pueden participar todos los clubes profesionales o amateurs del país que así lo deseen. En el año 2000, un club de aficionados, el Calais, llegó a la final, eliminando por el camino a algunos equipos profesionales y cayendo ante Nantes apenas por 2 a 1. En aquel momento significó un boom, pero en 2017 el Calais entró en liquidación por sus deudas.

El otro certamen es la Copa de la Liga, donde solo compiten los clubes profesionales: los 20 la Ligue 1, los 20 de la Ligue 2 y cuatro del Campeonato Nacional.

Transformación.

Hasta la década de 1980 los clubes franceses eran asociaciones sin fines de lucro, regidas por una ley de 1901. Muchos recibían una subvención de la municipalidad de la ciudad donde se asentaban. Una serie de normas aprobadas en 1984, 1992, 1999 y 2012 determinaron el pasaje al estatuto de sociedades comerciales, que predomina actualmente. Además de los clubes de ultramar, participa el Mónaco, que pertenece al principado, un estado soberano.

España.

El organismo responsable es la Real Federación Española de Fútbol (RFEF). Su órgano superior de gobierno es la Asamblea General, con 140 miembros: 20 natos (el presidente de la RFEF y los titulares de las 19 federaciones autonómicas) y 120 electos, entre los diferentes estamentos del fútbol: clubes, futbolistas, árbitros y entrenadores.

La Comisión Delegada de la Asamblea General, con competencia sobre reglamentos, presupuestos y calendarios deportivos, está formada por 12 miembros: un tercio de las federaciones autonómicas, un tercio de los clubes y el otro tercio por futbolistas, árbitros y entrenadores.

Finalmente, la Junta Directiva de la RFEF asiste al presidente en funciones de gobierno y representación, en gran medida vinculadas con la selección nacional.

la liga. Las Ligas de Primera y Segunda División están organizadas desde 1984 por la Liga de Fútbol Profesional (LFP), una asociación deportiva integrada exclusivamente por los clubes. La mayoría de estos son sociedades anónimas deportivas, pero todavía existen clubes con socios, como Barcelona y Real Madrid. La LFP tiene autonomía en su funcionamiento, aunque trabaja en coordinación con la RFEF.

La actividad principal de la LFP es determinar el reparto de los derechos de televisión entre los clubes. También se encarga de explotar comercialmente todos los productos de la Liga, así como la publicidad en los estadios y los uniformes de los equipos. Incluso regula la recaudación de las apuestas deportivas estatales y la distribución de esos ingresos entre los clubes. Por supuesto, también fija los horarios de los partidos y el precio de las entradas, entre otros detalles.

Tras las ligas de primera y segunda, existe la Segunda “B”, de carácter semiprofesional, que agrupa a 80 equipos en cuatro grupos. La Tercera División, amateur, suma 360 equipos, en 18 grupos de 20 cada uno. Más abajo existen la Regional Preferente (592 clubes en 36 grupos) y cuatro categorías regionales.

La Copa del Rey cuenta con 84 participantes: los 20 de Primera División, los 22 de Segunda, los cinco primeros de los cuatro grupos de Segunda B y los campeones de los 18 grupos de Tercera División, más otro cuatro equipos de Segunda B.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º