DEFENSOR

"En el prestigio y en la dignidad el jugador uruguayo no transa"

El capitán violeta llega todos los días dos horas antes del comienzo de los entrenamientos en el Franzini. Y también es el último en irse. Es que se preocupa mucho por el grupo y ayuda siempre en el vestuario. Hoy, en parte gracias a él, los jóvenes cambiaron el Play Station por el truco.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Correa

—¿Sufriste mucho el otro día de afuera?

—Terrible, me comieron los nervios. Son los partidos más difíciles y además nos jugábamos mucho porque nos servía solo un resultado. Por suerte se vio el trabajo de todo el año y se consiguió un buen triunfo.

—¿Le dijiste algo antes del partido a los jóvenes que entraron por ustedes?

—No, porque ellos ya han jugado. Es cierto que tuvieron que entrar en un partido decisivo, pero hay mucha confianza en el plantel. Es como dice Eduardo (Acevedo): él trabaja para todos de la misma manera.

—¿Y después del partido les dijiste algo?

—Sí, los felicité. Les di un gran abrazo. Ver un Defensor protagonista de principio a fin y sin dar una pelota por perdida fue muy lindo. Y frente a un poderoso, porque acá Nacional y Peñarol son los poderosos y los demás equipos la venimos remando. Sabemos lo que es Defensor como institución y cómo nos respalda, pero a veces estás peleando 10 a 1. Me quedé orgulloso por los compañeros con los que comparto el día a día y que ganaron ese partido.

—¿Qué significa el partido del sábado?

—Es una final, es lo que queríamos. Pasó la de Nacional y ahora tenemos la gran final, en la que dependemos de nosotros mismos. Teníamos el fixture más complicado y lo fuimos sorteando. Con Fénix va a ser un partido totalmente diferente. Fénix tiene jugadores muy importantes, que han salido campeones y que tienen trayectoria. Su estrategia va a estar en que nosotros no podamos convertirles y darles la vuelta. Esa es la realidad. Nosotros tenemos que tratar de manejar el tiempo y el partido para intentar liquidarlo.

—¿Es verdad que el Capurro es una cancha tan difícil como se dice?

—Es difícil sí, pero nosotros ya hemos jugado. A mí con otros equipos me ha ido bien ahí, pero este es un partido totalmente diferente. Es en el tramo final del torneo. Ojalá podamos estar a la altura, como lo hemos estado en los últimos partidos, y podamos quedarnos con los tres puntos.

—Se dice que puede haber un incentivo para los jugadores de Fénix, para que ganen. ¿Pasa eso en el fútbol uruguayo?

—No lo sé, yo nunca lo vi. Nunca me tocó. Y no lo creo conociendo al jugador uruguayo. En el prestigio y en la dignidad no se transa. Además, acá es todo tan chiquito y nos conocemos entre todos. Sabemos quiénes son buena gente y quiénes lo contrario. Nosotros tenemos que enfocarnos en nuestro trabajo y hacer un buen partido. Nada más.

—¿Qué significa para vos conseguir el Apertura?

—Lo máximo. Es mi segundo pasaje por el club. Volver ahora y conseguir este título será lo máximo. Por el club y por este plantel, que la viene peleando y que por momentos fue criticado. Quedarnos con algo tan deseado sería un paso muy importante hacia el objetivo final, que es el Campeonato Uruguayo.

—¿Qué tiene Defensor para merecer ser campeón?

—El hambre. Acá hay cinco o seis jugadores grandes y después mucha juventud. Jóvenes que quieren ser alguien, quieren triunfar en el fútbol. Y nosotros los acompañamos, porque lo que importa es el grupo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados