Peñarol

Preparó su alegato

El equipo titular trabajó con línea de cuatro y también de cinco, y el suplente lo atacó “a lo Nacional”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Peñarol

Peñarol tiene necesidad —más que Nacional— de ganar el clásico para luego tentar la conquista del Torneo Clausura y, por lo tanto, entrar a tallar en la definición del Uruguayo.

Pues bien. Para ganar, ¿qué hay que hacer? Atacar, porque es preciso vulnerar el arco contrario. Ahora, para atacar, ¿qué hay que hacer? Tener la pelota. Y para tener la pelota, ¿qué hay que hacer? Recuperarla. Y para recuperarla, ¿qué hay que hacer? Defender. Bien. Neutralizando la ofensiva del adversario.

Sí, suena todo lo contrario a ese axioma popular de que "no hay mejor defensa que un buen ataque"; pero el Peñarol de Bengoechea parece saber cuál es, no la verdad, porque en fútbol dos más dos no son cuatro, pero sí la realidad. Y en base a ella ayer preparó su alegato para el domingo no terminar condenado.

Esto es, el trabajo vespertino de los aurinegros en la pasada jornada fue de carácter táctico, pero con un énfasis muy claro: manejar distintas variantes defensivas frente a distintas situaciones de juego que pueden presentarse en el transcurso del clásico, todas ellas enfocadas —también en forma muy notoria— hacia cómo se mueve Nacional en la faz atacante.

Así, entonces, en una mitad de cancha, mientras en la otra —y en un principio— Zalayeta, Urretaviscaya y Jorge Rodríguez trabajaban en definición y remates al arco, la estructura defensiva del equipo titular, incluido Pacheco en función de enlace, tuvo como meta proteger el arco de Migliore ante los ataques iniciados en su mayoría por Bengoechea desde el círculo central del campo, y protagonizados por un "medio cuadro" que no tuvo arquero, integrado por Rodales, Viera, Macaluso, Gianni Rodríguez, Marcel y Hernán Novick, Albín y Leyes.

Los que defendían al comienzo fueron Migliore; Sandoval, Valdez, MacEachen, Diogo; Aguiar y Píriz en el "doble 5"; y Pacheco adelante de los volantes (infografía A).

En esa geografía, entonces, hubo dos aspectos destacados: el primero fue que los pases de Bengoechea y el flujo ofensivo de los suplentes propiciaron que el equipo buscara llegar siempre por afuera, nunca por adentro, como si estuvieran jugando Barcia en la derecha y el binomio De Pena-Espino por el otro costado del ataque.

Es más, el equipo que atacaba, desbordaba o tiraba centros, desde el fondo o los tres cuartos de cancha, como lo hacen Porras y Arismendi en Nacional; y dentro de ese contexto es que se pudo ver el otro detalle resaltable: Peñarol manejó variantes para proteger su arco.

Así, por ejemplo, hubo un pasaje en el que el equipo que defendía lo hizo con línea de cinco (infografía B) en la retaguardia: Sandoval y Diogo en los laterales, y Valdez, Viera —por un lapso más breve Macaluso— y MacEachen en el sector central de la zaga.

Incluso, por unos minutos, Aguiar y Píriz pasaron a jugar con los suplentes y Viera con Marcel Novick formaron el "doble 5" de los titulares.

Al final (infografía C), ya con línea de cuatro atrás y Urretaviscaya y el "Japo" integrándose al equipo, se vio al cuadro del clásico; haciendo su alegato en legítima defensa, porque hay que atacar para ganar, y "pelear" el Uruguayo.

IMAGEN AURINEGRA PARA EL MUNDO.

Desde Medio Oriente por Morena.

Fernando Morena cumple con creces su rol de director de relaciones institucionales y deportivas de Peñarol, tal como quedó probado —una vez más— ayer de tarde en Los Aromos.

Periodistas de la cadena de televisión árabe Al Jazeera llegaron con la misión de hacerle una entrevista al exgoleador, no sólo debido a su trayectoria como emblemático jugador aurinegro, sino por su destacado desempeño en el fútbol uruguayo.

En una palabra, Morena es la imagen de Peñarol hacia el mundo, y así lo entendió el poderoso medio de comunicación que sienta sus reales en Medio Oriente y vino a entrevistarlo.

Por otra parte, la visita se sumó a otras que se registraron en los últimos días, donde un canal televisivo de Venezuela y otro de Argentina vinieron a entrevistar a Pablo Bengoechea, mientras que uno de Brasil llegó con idéntico propósito respecto a Diogo Silvestre. Peñarol, en definitiva, da que hablar.

Ubriaco será el juez del clásico.

Darío Ubriaco fue designado para dirigir el clásico del domingo, que comenzará a la hora 16 en el Centenario. Compartirá tareas con Miguel Nievas y Antonio Fedorczuk.

Para Ubriaco será el noveno clásico. Nacional ganó cinco y anotó 11 goles, Peñarol ganó dos y convirtió 12 goles, y empataron uno, con el internacional. El árbitro sancionó dos penales para Nacional y dos para Peñarol, expulsó a ocho jugadores de Nacional y a cuatro de Peñarol.

El primero lo dirigió el 2 de febrero de 2008, ganó Nacional 2-1 por la Copa Suat. De ahí en más: Nacional 2-1 (17.01.09), Nacional 3-0 (06.12.09), empate 1-1 (18.05.10), Nacional 2-1 (20.11.11), Peñarol 3-0 (05.05.13), Peñarol 5-0 (27.04.14) y Nacional 1-0 (12.01.15).

Por otra parte, la Comisión de Arbitrajes de la AUF confirmó que Andrés Cunha dirigirá Cerro-Rampla, que jugarán el sábado a las 15.30 en el Tróccoli, y Daniel Fedorczuk, Defensor Sporting-Danubio, el sábado a las 18 en el Franzini.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)