DE VOLEA

La pregunta en Nacional es la respuesta

¿Cómo reaccionará el plantel tricolor en el torneo Apertura luego del golpe sufrido en la Copa Sudamericana? La primera prueba es este domingo ante Villa Española.

Daniel Rosa

La grandeza no se mide por las victorias, sino por las dificultades que se superan para lograrlas. Nacional es un grande, está fuera de discusión, pero el que debe demostrar que está a la altura es su actual plantel.

Acaba de recibir un golpe de esos que mandan a la lona. La eliminación (justa por lo hecho en los 120 minutos de la serie) de la Copa Sudamericana a manos de su archirrival Peñarol conmociona, pero no provoca un nocáut. Al fin y al cabo, de los tres clásicos que se jugaron en los últimos 18 días el tricolor ganó dos (uno por el Apertura y otro por el torneo internacional) y perdió uno. Eso significa que no todo está mal.

Aún sin convencer en su juego y con el técnico Alejandro Cappuccio en zona de riesgo, la cosecha no fue mala. El problema son las urgencias.

Nacional apunta a ganar el tricampeonato uruguayo y para eso lograr el Apertura será un gran paso. No la tiene sencilla, pero tampoco es imposible. Si Peñarol no gana la Sudamericana, la eliminación será una anécdota. La cosa es cómo responde el plantel al levantarse de la lona: toma el golpe con rebeldía y sale a comerse al rival o lo acusa y se desmorona. Esa es la interrogante de mañana.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados