COPA LIBERTADORES

Práctica "interNacional"

Danubio necesitaba ganarle a Corinthians para seguir con chance y perdió 2-1. Aunque matemáticamente tiene chance, en una serie que también integran San Lorenzo y São Paulo y está último y sin puntos, su futuro parece sellado.

No hacía falta que perdiera con Corinthians, por goleada en San Pablo y acá en forma más apretada, y que también le ganara San Lorenzo -actual campeón de la Copa, al fin y al cabo- en el Centenario para darse cuenta que la serie que le tocó a Danubio era muy brava. Es más, siendo realistas, casi “impasable”.

Por contrapartida, es cierto; este Corinthians adentro de la cancha no se corresponde con la dimensión del club al que representa, y tampoco con la denominación popular con la que le se identifica en el ámbito del fútbol brasileño por su gran hinchada: “timao”; o sea: equipazo.

No, Corinthians no es un cuadrazo. Probablemente, incluso, no sea ni candidato a ganar esta Libertadores, aunque no hay exponentes de gran categoría en este momento del fútbol de clubes a nivel sudamericano; pero -como se vio anoche- el elenco paulista es duro, “pesado”, atrás y en la contención del mediocampo, donde Ralf juega como un eje central que se parece mucho a los antiguos y tradicionales “5” uruguayos, y hábil, vivaz y dinámico de tres cuartos de cancha hacia adelante, pese a que no siempre la endiablada movilidad de Emerson encuentre en el peruano Guerrero un complemento adecuado.

Pues bien, ante la realidad de la tabla de posiciones, que lo muestra casi eliminado, y a ese adversario, si no hizo un partido globalmente aceptable, porque le faltó gravitar en el área contraria, Danubio fue al menos el coprotagonista serio de un trámite intenso, que en el segundo tiempo Corinthians inclinó a su favor por el peso de sus individualidades.
No jugó mal, Danubio. Al contrario. Con línea de tres atrás y Formiliano también como patrón de la mediacancha, estuvo atento en los relevos y coberturas ante volantes y atacantes rápidos, y a través de los pies de Milesi, Sosa y Tabárez, mostró personalidad para salir y tratar de llegar jugando.

En una palabra, dio todo lo que tenía, “le aguantó la risa” durante 70’ -aunque antes hubo un penal no cobrado a Elías y otro en el que Renato Augusto mandó la pelota “al Río de la Plata”- a un rival superior, al que le jugó de igual a igual y sin complejos hasta el último instante, y con el que sostuvo un partido con ritmo y voltaje de alta competencia internacional, lo que le debe haber servido “de práctica” para el otro que el próximo domingo lo espera contra Nacional en la actividad de entrecasa.

DANUBIO 1-2 CORINTHIANS

Estadio: Luis Franzini

Árbitro: Julio Bascuñán (Chile)

Danubio: Franco Torgnascioli; Mathías Velázquez (42' Jorge Graví), Cristian González, Matías De Los Santos, Federico Ricca; Fabricio Formiliano, Nicolás Milesi (71' Gonzalo Barreto), Leandro Sosa; Marcelo Tabárez (60' Ignacio González), Matiás Castro y Bruno Fornaroli. DT: Leonardo Ramos.

Corinthians: Cássio, Fágner, Felipe, Gil, Uendel; Ralf, Elías, Renato Augusto (70' Danilo), Jadson; Emerson y Guerrero. DT: Tité

Goles: 69' Guerrero (C), 79' Felipe (C) y 90'+2 Barreto (D)

Amarilla: Ricca y Graví (D)

Nota: A los 63' Renato Augusto (C) falló un penal

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)