TORNEO CLAUSURA

Están en posiciones que asustan

Danubio y Defensor Sp. trabajan como siempre, pero les va como casi nunca en los últimos años.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Collage Fratta-Grosmüller

Una idea conocida en el mundo del fútbol es que cuando un equipo va bien, todo luce bonito. "Cuando ganas sos rubio y de ojos celestes", es una frase popular y más allá de la idea de belleza que transmite, la metáfora funciona. Danubio y Defensor, último y penúltimo del Clausura, pasan por una mala racha y todos sufren con la derrota.

Los dos clubes más ganadores a nivel local detrás de los grandes suelen estar en la parte alta de la tabla en los últimos años, por lo que verlos en los últimos puestos llama la atención.

"En Danubio nos acostumbramos a ganar. Hay pibes que subieron de cuarta y vienen de salir campeón; la derrota molesta", analizó Carlos Grossmüller sobre la situación del club campeón uruguayo hace apenas dos temporadas.

Guillermo Fratta, zaguero de la cantera de Defensor Sporting, dio un punto de vista similar al de "Maravilla": "Últimamente siempre hemos estado peleando cosas grandes, jugando las copas internacionales, por lo que esta es una situación atípica. Hay que sacarlo adelante como sea".

Pero para ambos jugadores la posición en la tabla no es reflejo del trabajo que están realizando. Tanto Grossmüller como Fratta creen que el trabajo diario es el correcto, pero que los resultados no se dan. Y cuando los goles no llegan, los rivales convierten y los puntos se esfuman, aparecen dos grandes enemigos: la frustración y la desconfianza.

"Estás pensando siempre que a la primera llegada del rival te hacen un gol y nos está pasando", contó el volante danubiano. Los franjeados no ganan desde la primera fecha, cuando consiguieron su única victoria. Los malos resultados finalizaron el ciclo de Luis González en la fecha 6 y ahora el de Alejandro Valenzuela como preparador físico, algo que los jugadores no esperaban y lamentan, según Grossmüller.

Fratta, en tanto, considera que tienen cosas para mejorar, pero que el nerviosismo puede añadir problemas. El violeta es el equipo más goleado de la temporada con 45 goles en contra en 23 partidos.

Más allá de los puntos, posiciones y críticas, ambos planteles saben que deben ganar; para subir en la tabla pero también para conformar a dos instituciones que se acostumbraron a ganar.

Carlos Grossmüller.

El mediocampista de Danubio es uno de los referentes del equipo y jugó 703 de los 720 minutos de este Clausura. El jugador explicó que estar en la última posición no es injusto, ya que los resultados no se han dado, pero que no ven la solución. "Le buscamos la vuelta por todos lados y nada. Siempre optamos por el trabajo, hay que entrenar con vergüenza por la situación", expresó.

Guillermo Fratta.

"Estamos en un equipo como Defensor, que tiene historia y no puede estar penúltimo o antepenúltimo. Nosotros tenemos la responsabilidad de estar peleando arriba por lo que hay que mejorar", afirmó el zaguero violeta. Si bien el equipo no se encuentra en una buena posición, Fratta cree que el camino es el correcto. "Se está haciendo un buen trabajo y hay que esperar que las cosas salgan".

Descenso a sumar o a sufrir en el próxima semestre

La situación actual para Danubio y Defensor es motivo de preocupación pero el problema se puede acrecentar en la próxima temporada.

Las pobres campañas de ambos equipos pueden jugarles una mala pasada y si no comienzan a sumar puntos en el Clausura, podrán tener problemas con el descenso que se decretará en el campeonato especial que se jugará en el segundo semestre de este año.

Este torneo, que servirá de transición entre la actual forma de disputa y la que se comenzará en 2017, tendrá un solo descenso. El equipo que perderá la categoría será aquel que tenga peor promedio de puntos sobre partidos jugados sumando la temporada 2015/16 y el Campeonato Especial.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)