LIGA UNIVERSITARIA

Un posgrado universitario

Un grande de “la Liga” salvó la materia que arrastró 10 años.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Herederos. Nacional es el más ganador de “la Liga”: ha conquistado 22 campeonatos.

Jugué en Nacional desde 1991 a 2001. Ahí ganamos seis campeonatos. Estaba ese tema de que, eran seguidos o pasaban unos años, pero Nacional estaba acostumbrado a salir campeón; y cuando dejé, se siguió ganando, porque en 2003 se completó un tetracampeonato".

Otros tiempos. En la Liga Universitaria, Nacional era como el Barcelona, Real Madrid, Bayern Munich actual o el Manchester United de Ferguson de hace no tanto. Sin embargo, "todo pasa", según el engarce del anillo que llegó a ser una marca registrada del "modus operandi" directriz de Julio Grondona; y también "todo queda", como —a modo de complemento— popularizó Joan Manuel Serrat al cantar los versos de Antonio Machado.

Por ambos motivos, precisamente, es que después de años de "vacas flacas", en tres de los cuales Nacional llegó a pelear para no irse a la "B", los que ya habían dejado de jugar pero nunca se alejaron y siguieron juntos afuera de la cancha, pensaron en Ignacio Veiga, otro ex que se recibió de entrenador con poco más de 30 y al que ya se le veía perfil de estratega cuando jugaba; aunque para que volviera a fortalecer las raíces, no que sólo regara la planta: "Volví en 2009 para dirigir en juveniles, Sub 16 y Sub 18, en 2011 también la Sub 20, y no nos fue mal: ganamos un campeonato en Sub 20, tres en Sub 20, y cinco con la Sub 18 que completó el sexenio este año".

"Nacho" no se llena la boca, sólo reflexiona, "¡pucha… este sí fue un proceso!", en un recodo perdido de la charla; pero es así: "En 2012 arranqué con la Primera y, más allá de que en esa temporada quedamos entre los ocho de arriba, y repetimos y fuimos vicecampeones el año pasado, ver ahora dar la vuelta (olímpica) y festejar a chiquilines que conocimos con 16 años, fue impagable".

Claro. Es que, además de que Nacional fue de nuevo campeón de la Liga Universitaria (ver aparte) después de 10 años, la planta no sólo volvió a dar los frutos de las conquistas, sino que se robusteció como un árbol: "Fuimos campeones en Sub 18, Sub 20, Sub 23 y Primera, y la Sub 16 terminó en el primer puesto junto con otros dos equipos y jugó un triangular de desempate; o sea, salimos primeros en cinco categorías, y campeones en cuatro".

Para el Barcelona, Real Madrid, Bayern Munich o el Manchester United de la Liga Universitaria, una década sin salir campeón, era demasiado; para su infraestructura, más que un examen perdido y vuelto a perder, una cachetada: "El Complejo de la (Ruta) 101 sigue siendo de primer nivel, tiene tres canchas y la que utiliza la Mayor para jugar de local está espectacular, mejor que muchas del fútbol profesional, con sistema de drenaje; mantenemos todo nosotros, porque la cuota que pagan los jugadores actuales cubre el presupuesto de la parte deportiva, y después hay un grupo social, integrado por ex jugadores que también pagan su cuota, con la que se busca mantener esa infraestructura que es muy importante".

Por eso, entonces, es que tiene un significado especial el fin de los tiempos de "malaria", como valora "Nacho" a la hora del repaso que es el pan de cada día para cualquier estudiante: "El tiempo que hacía que Nacional no salía campeón pesaba, y para esta temporada fue el objetivo que nos planteamos, aunque nunca les dijimos a los muchachos éste es el año que tenemos que salir campeones; con el Profe (Juan) Brito (ver aparte) hicimos mucho hincapié que había que seguir dando pasos: si en 2012 quedamos entre los ocho de arriba y el año pasado fuimos vicecampeones, tenía que volver a ser natural que Nacional peleara el campeonato. Antes era así: salíamos campeones muchas veces, porque siempre estábamos peleando el campeonato".

Con ese texto de cabecera, pues, los tricolores consiguieron mucho más que aprobar la materia que "arrastraban" desde hacía tanto: "Acá no hay uno u otro, Nacional es el club más grande la Liga, porque tiene 22 campeonatos y el que sigue es Escuela Militar, con 13. Ser parte de eso es un privilegio, y hay que tomarlo como tal: asumiendo el compromiso, entrenando bien, con mucho respeto entre todos, que es el compromiso que yo traía porque lo viví como jugador, y a mí me lo transmitió Rafael Anavitarte, que siempre hablaba de eso: disfrutar el deporte amateur con seriedad, que no hay que ser profesional para ser un buen deportista. Los que teníamos esa metodología aprendida, la aplicamos estos años y la mayor satisfacción es que los chiquilines la entendieron y la llevaron a cabo".

Resumiendo, algo que también hace a la esencia de todo estudiante: a los 38 años, seis después de haber vuelto al aula, Ignacio Veiga es un Master; y sus muchachos cursaron y con gran nota un posgrado de historia Nacional. La del Barcelona, Real Madrid o Bayern Munich de la Liga Universitaria.

Concepto errado

"Yo creo que hay un concepto medio errado, porque dicen campeón de la A, campeón de la B, campeón de la C…y cuando Nacional o Peñarol salen campeones en la AUF, son campeones uruguayos; por eso, nosotros somos los campeones de la Liga Universitaria", dice Veiga con firmeza, casi quejándose, para luego hablar del vínculo que une a los estudiantes tricolores con Nacional, el que en 1999 fundó, precisamente, un grupo de universitarios en la casa del Dr. Ernesto Caprario: "La camiseta...aunque esta vez hubo un apoyo más directo: la final no se jugó en el Parque Central porque el rival no aceptó; pero llamamos para pedirlo y en menos de 24 horas hubo un sí de la directiva, con la que sentimos un gran agradecimiento".

Un nuevo esquema para el viejo espíritu

"Entre 80 y 90 chiquilines" de todas las divisionales de Nacional Universitario son los que Veiga tuvo a su cargo, en forma directa en tres de las cinco categorías, y en las otras dos supervisando.

En ese sentido, el entrenador dice que "uno de los objetivos para esta teporada era delegar, armar una estructura", según la cual la Sub 16 fue dirigida por Gonzalo Casanova, "que juega en la Sub 23 y está haciendo el curso de entrenador; Ignacio Torello, dirigió la Sub 18, que este año ganó el sexenio; y en Sub 20 y Sub 23 dirigí directamente, aunque haciendo dupla con Joaquín Casales, que es el profe de la Sub 16, Sub 18 y Sub 20; mientras que en la Primera formamos el cuerpo técnico con el Prof. Juan Brito, que llegó a trabajar en Nacional con Lasarte cuando salió campeón uruguayo, después estuvo en Millonarios y ahora volvió, tiene un gimnasio privado y se metió con nosotros en cuerpo y alma. Tanto, que yo lo pongo como algo muy importante para que la Primera haya vuelto a salir campeón luego de diez años: hicimos una dupla fuerte y los chiquilines se engancharon, entrenaban de martes a viernes y jugaban los domingos de mañana".

En suma, un esquema que redinamizó el espíritu original del "viejo" Nacional Universitario; aquel que marcó diferencias por su organización, frente a la mayor bohemia de los rivales, que se juntaban una vez a la semana: los domingos a las 8 de la mañana, por lo general frente al Obelisco, para ir a jugar a las canchas de Perrone (hoy Complejo Rentistas) apenas un rato después de haber vuelto de un baile, un casamiento o un cumpleaños.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)