fútbol

Popi Muñoz con corazón guaraní

Tras siete años en Libertad, el arquero pasó a Cerro Porteño; tiene dos hijos paraguayos y en breve será ciudadano de dicho país

Popi
Nueva. Raúl Zapag, el presidente de Cerro Porteño, en el momento de entregarle a Rodrigo Muñoz una camiseta del equipo de Barrio Obrero.

El año nuevo trajo cambios en la vida del arquero Rodrigo Muñoz. Terminó su contrato con Libertad de Paraguay, el club que defendió durante las últimas siete temporadas. Pero como suele suceder en la vida, cuando se cierra una puerta, se abren otras. Y el “Popi” pasó a Cerro Porteño, uno de los clubes grandes de Paraguay.

“Año nuevo, vida nueva, cuadro nuevo”, dijo Muñoz desde Asunción donde hoy comenzará la pretemporada con su nuevo equipo. “Estoy cambiando de aire y lo tomo bien, porque es un grande. Son Cerro Porteño y Olimpia los dos grandes acá. Estoy contento”.

La salida de Libertad no fue la que él hubiera deseado, pero no todo es color de rosa en la vida de un futbolista. “Fue mucho tiempo en Libertad. Para un jugador siete años es bastante tiempo. Libertad es una institución donde pasé lindos momentos. Más de los lindos que de los otros, porque siempre hay de los dos. Y me dejó, sobre todo, muchos amigos. Tal vez no esperaba salir así, pero vino un técnico que me dijo que no iba a contar conmigo. Se dio”, contó refiriéndose al entrenador de Libertad, el colombiano Leonel Álvarez.

“Yo tal vez pensaba que iba a continuar, pero se dio así. El técnico me lo comunicó dos o tres semanas antes de que terminara el campeonato. Fue un momento duro. Era la primera vez en mi carrera que un técnico me decía que no me quería. No fue fácil, pero por suerte apareció la oportunidad de Cerro Porteño bastante rápido. O sea que estoy contento a la vez. Más tratándose de un cuadro grande que va a jugar Copa Libertadores, además del campeonato local y la Copa Paraguay. Tenemos triple competencia y va a ser un lindo desafío”, agregó ilusionado. En la Copa Cerro integra el grupo E, donde también está Nacional, club con el que el arquero fue Campeón Uruguayo en dos oportunidades. “No es que me guste, pero soy profesional y me tocó”, dijo al respecto.

Durante sus años defendiendo el arco de Libertad, le fue bien frente a Cerro, y no niega que eso puede haber influido en su contratación. “Le hemos ganando unos cuantos partidos”.



COMPETENCIA. El “Popi no fue el único arquero contratado por el Ciclón de Barrio Obrero. Ayer llegó el argentino Juan Pablo Carrizo procedente del Monterrey de México. La incorporación del argentino, con pasaje por River Plate, experiencia europea y pasado en la selección albiceleste, no preocupa ni complica al uruguayo. “No tengo ni idea cómo se va a manejar el técnico, pero en todos los clubes que estuve me tocó siempre pelear el puesto con otro arquero. Nunca nadie me regaló nada. Comenzaré la pretemporada para prepararme bien y ponerme a punto, luego es el técnico el que decidirá quién juega”, afirmó sobre el catalán Fernando Jubero, que ya lo dirigió en Libertad.

“A Carrizo lo conozco de verlo en la tele, de su pasaje por River Plate y en algunos cuadros de Europa, pero no personalmente. Yo siempre me llevé bien con todos los arqueros con los que compartí equipo, más allá de que haya una pelea sana por el puesto. No te puedo nombrar a uno solo porque voy a quedar mal. Nunca tuve problemas con ningún arquero y no creo que Carrizo sea la excepción”, afirmó con total convicción. En Cerro Porteño, el “Popi” tendrá el apoyo de otros dos uruguayos que integran el plantel: Marcelo Palau y Hernán Novick. “Siempre es bueno tener compatriotas en el equipo. Marcelo hace años que está acá igual que yo y Hernán hace un año. Nos juntamos a comer asados y en los cumpleaños”.

Después de tantos años en Paraguay, Muñoz es casi un guaraní más. Aunque sigue alternando el tereré con nuestro mate tradicional. “Estoy inciando el trámite para ser ciudadano paraguayo y no ocupar cupo de extranjero. Me sirve para el trabajo, además del cariño que siento por Paraguay después de tantos años. ¿Cómo no voy a sentir cariño por este país si tengo dos hijos paraguayos?”, se preguntó sobre sus dos hijos menores: Manuel de tres años y Mauro, de uno. La mayor, Martina, es uruguaya y cumplió ocho años hace unos días.

A la niña, le costó entender que su padre pasara a Cerro Porteño porque sus únicos recuerdos son de Libertad. “Le expliqué que cambié de trabajo y bueno ahora ya sabe que tiene que hinchar por Cerro. Y ya pidió una camiseta”. La que seguramente traerán los Reyes.

familia

Ya no tiene claro si se retirará en Uruguay

Muñoz tiene 36 años. Y tiene muchos años por delante en el arco. Siempre había pensado que iba a regresar a Uruguay para terminar su carrera, pero ahora ya no lo tiene tan claro.
“Lo tenía pensado, pero es cada vez más difícil por el tema de la familia. Hay que evaluar todo. Mi hija por ejemplo lleva ya cinco años en el colegio. Manuel lleva dos y el chiquito empieza ahora. Hay que ver”, contó sobre su familia.
Es más, Martina ya tiene acento guaraní. “En casa hablamos como nosotros los uruguayos, pero a la nena se le pegó el acento. Lleva cinco años en el colegio, haciendo doble horario con sus compañeros”. A la niña no le gusta mucho el tereré, pero a sus dos hermanitos les encanta.
Ana Laura, la esposa del “Popi” también está muy contenta y adaptada a la vida en Asunción. “Está feliz. Al principio le costó un poco, era la primera vez que salíamos, pero ahora ya está totalmente adaptada. Hoy se ocupa sólo de la familia. Anda todo el día para arriba y para abajo con los nenes. Llevándolos al colegio y Martina hace patín y pintura. Y ahora ‘Manu’ empieza la escuelita de fútbol. Y estamos solos no tenemos un abuelo o un tío”.

popi flia
Familia. El arquero con su esposa y sus tres hijos: Martina, Manuel y Mauro, los dos menores son paraguayos. 
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)