KEVIN PRINCE-BOATENG

"La policía me detiene tal vez porque soy negro, tengo tatuajes y buen auto"

El futbolista alemán de origen ghanés denunció que el racismo lo vive en la vida cotidiana y denunció que el "fútbol no hace mucho" para ponerle fin.

Kevin Prince Boateng, hoy jugador del Besiktas de Turquía
Kevin Prince-Boateng, hoy jugador del Besiktas de Turquía.

El futbolista de Besiktas, Kevin-Prince Boateng, dijo a Sky Sports News que el fútbol "no hace mucho contra el racismo" y reveló que "a lo largo de mi carrera me hicieron el gesto del mono. Me dijeron que por cada gol que marcaba, me arrojarían una banana. Y luego 'te pondremos en una caja y te llevaremos de regreso a tu país', 'nigga'".

Boateng agregó que el racismo lo sufre en las propias calles de las ciudades. "Cuando camino por la calle, la gente cruza al otro lado. Me miran de manera extraña cuando conduzco en el auto. La policía me detiene sin motivo. Tal vez sea porque soy un hombre negro con tatuajes y un buen auto. Y piensan que soy un criminal".

A la hora de abordar el tema del racismo después de los eventos que tuvieron lugar en los Estados Unidos y que terminaron con la muerte de George Floyd después de una detención policial, Boateng preguntó: "¿Qué hace el fútbol en general para abordar el racismo? No mucho, un comercial de televisión o una pancarta cuando los equipos salen al campo. Entiendo que no es una posición cómoda para un futbolista, muchos piensan que si dicen algo o comparten algo incorrecto, perderán un contrato o un patrocinador. Sin embargo, no dices nada malo cuando intentas ayudar a la raza humana".

El futbolista dijo que enfrenta el racismo en la vida cotidiana. "Cuando era más joven traté de ignorar el racismo. La gente que me conoce me dice que lloré, me fui a casa y no dije nada más. Era un cobarde, no era lo suficientemente fuerte. Ahora ya no soy un cobarde. En mi carrera me hicieron el gesto del mono. Me dijeron que por cada gol que marcaba, me arrojarían una banana. Y luego 'te pondremos en una caja y te llevaremos de regreso a tu país', 'nigga'".

Además, agregó: “En Europa, el racismo está más oculto. La gente no lo muestra con demasiada frecuencia. Pero cuando se juntan en grupos grandes, les resulta más fácil gritar. Cuando camino por la calle, la gente cruza al otro lado. Me miran de manera extraña cuando conduzco en el auto. La policía me detiene sin motivo. Tal vez sea porque soy un hombre negro con tatuajes y un buen auto. Y piensan que soy un criminal . Honestamente, trabajé toda mi vida para convertirme en futbolista y ¿me juzgas por mi apariencia? Y cuando crecía, todo era aún peor".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados