TURQUÍA

La policía no encuentra a los autores de los disparos contra el ómnibus

Los dos sospechosos que fueron detenidos por el ataque contra el ómnibus del Fenerbahçe fueron puestos en libertad. La liga turca sigue suspendida por el momento.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Así quedó el bus que transportaba al Fenerbahce. Foto: EFE

Un tribunal de Trebisonda, en el noreste de Turquía, ha puesto en libertad, bajo control judicial, a dos personas sospechosas de haber tiroteado el pasado día 4 el autobús del Fenerbahçe, informa hoy la emisora NTV.

Los dos sospechosos, de 38 y 27 años, fueron arrestados el martes y fueron trasladados ayer al juzgado, que decidió ponerlos en libertad al no hallar indicios concretos de culpabilidad.

El ataque contra el vehículo del Fenerbahçe, ocurrido el sábado pasado tras un partido victorioso a domicilio contra el Çaykur Rizespor, dejó malherido al chófer y puso en grave peligro al equipo.

La Policía encontró una escopeta de caza en el lugar del ataque, pero no ha podido identificar huellas digitales de los sospechosos en el arma.

Los dos sospechosos, a los que sus amigos y familiares consideran inocentes, siguen bajo control judicial mientras se investiga el caso.

A raíz el tiroteo, la Federación Turca de Fútbol pospuso todos los partidos de la Superliga y la Copa de Turquía una semana y el Fenerbahçe anunció que no tenía intención de volver a jugar hasta que no se aclarase el ataque.

La violencia continúa en otros deportes

El autobús del equipo de balonmano del Besiktas, uno de los clubes deportivos más antiguos de Turquía, fue apedreado hoy mientras los jugadores disputaban un partido en la ciudad meridional de Mersin. El vehículo quedó aparcado mientras el Besiktas Mogaz jugaba contra el Mersin Hantas Sportif, al que ganó con 32:47, pero al regresar los jugadores al autobús, encontraron las lunas traseras destrozadas y la carrocería agujereada.

Tal y como se aprecia en las fotografías distribuidas por el club en su cuenta de Twitter, el cristal sufrió graves daños al haber sido apedreado con saña, hasta desprenderse en parte, sin que se conozcan aún los autores o los motivos del vandalismo.

El incidente se produjo apenas cinco días después de que el equipo de jugadores del club de fútbol Fenerbahçe sufriera un ataque armado en la provincia de Trebisonda, al regresar en autobús de un partido victorioso.

A raíz de ese incidente, numerosas figuras del fútbol han criticado la violencia que parece haberse instalado en el deporte turco. "Si el autobús (del Fenerbahçe) hubiera sido apedreado en lugar de ser tiroteado, nadie hablaría de ello. Apedrear los autobuses de los equipos de fútbol se ha normalizado en Turquía, se ha convertido en algo tolerado que se 'comprende'", señaló por teléfono a Efe el analista del fútbol Cem Dizdar tras el incidente de Trebisonda.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados