NACIONAL

Polenta se ganó su lugar

Regresó a Uruguay y pasó a ser una pieza clave en el equipo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Diego Polenta

Cuando se le presentó la chance de jugar en Nacional no lo dudó y hoy disfruta de un presente más que prometedor, no solo en los tricolores, sino también en la selección, ese sueño que siempre está latente para Diego Polenta, quien a pesar de su juventud ya tiene claro qué hacer tras el retiro: ser representante de jugadores.

Con 22 años, el zaguero regresó al fútbol uruguayo y debutó en Primera División el 7 de septiembre de 2014 en el triunfo de los tricolores 3-1 sobre River Plate en la cuarta fecha del Torneo Apertura.

De ahí en más no salió del equipo y jugó todos los partidos en el Apertura menos el de la última jornada, frente a Tacuarembó. Álvaro Gutiérrez le dio la confianza y se adueño del sector izquierdo de la zaga.

"Vine fuera de forma y rápidamente me pude poner a punto. Me tocó entrar y estoy muy contento y agradecido a Nacional, al cuerpo técnico, que me dio la chance de jugar, y a mis compañeros por el apoyo", contó Polenta.

A los 15 años se fue a Europa. Sus brillantes actuaciones en las selecciones juveniles despertaron el interés de varios clubes y Génova se hizo de sus servicios. "No me arrepiento de haberme ido tan chico. Yo lo disfruté y eso me ayudó a crecer y madurar. Si tuviera que volver para atrás, haría lo mismo porque eso me ayudó muchísimo", remarcó.

Su pasaje por el club genovés no fue el esperado. Solo jugó 17 minutos en la Serie "A" el 30 de abril de 2011 en la derrota 1-0 con Napoli y luego lo cedieron al Bari, donde tuvo tres períodos con un total de 86 presencias en la Serie "B".

En julio se le presentó la chance de regresar a Uruguay y no lo pensó dos veces. "Era difícil decirle que no a Nacional. Todos sabemos lo que significa este club en Uruguay y en el mundo. Entonces no dudé para venir a un equipo grande", dijo Polenta.

Las muy buenas actuaciones en el equipo tricolor llevaron a pensar que, dado su excelente pasado en las selecciones juveniles y su participación en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, sumado al recambio generacional que implementó Oscar Washington Tabárez antes de que terminara el 2014, Polenta podría ser citado a la Celeste.

No fue así, pero él mismo dice que es un objetivo: "Siempre sueño con la selección, pero hoy en día hay jugadores en gran nivel y uno tiene que seguir trabajando para estar ahí en algún momento".

Tiene pasado en la Celeste y esa es su gran carta de presentación. Fue capitán de selecciones juveniles y esa voz de mando no la perdió, ni en su paso por Italia ni mucho menos tras su llegada a Nacional. Polenta es de los que más habla adentro de la cancha y también en los entrenamientos, donde siempre tiene lugar para alguna broma para con sus compañeros de equipo.

Esta noche se jugará el primer clásico del 2015 y Álvaro Gutiérrez no lo tendrá en cuenta. El entrenador prefirió no arriesgar y cuidar a muchos jugadores del plantel teniendo en cuenta que recién hoy se cumplen siete días de la vuelta a los entrenamientos.

"Uno siempre quiere jugar, pero la pretemporada es la base de todo el año. A veces te perdés partidos de este tipo, pero es mejor estar bien y jugar un clásico por un campeonato que un amistoso", contó.

El gran objetivo de Nacional es el 5 de febrero, día en el que enfrentará a Palestino en Santiago de Chile en el partido de ida correspondiente a la primera fase de la Copa Libertadores. Para el zaguero esa también es la meta y es para lo que se está preparando todo el plantel. "Va a ser una serie difícil porque ellos juegan muy bien al fútbol y tienen jugadores importantes, pero nosotros tenemos un plantel que mezcla experiencia con buena juventud y estamos capacitados como para avanzar. Solo hay que seguir trabajando", dijo.

La vida de Polenta ha ido bastante más rápida que la de cualquier joven. Con 15 años se fue a vivir a Europa, disputó los Juegos Olímpicos de 2012, volvió a Uruguay y tiene tres hijos. Vive con su pareja y disfruta de la paternidad mientras no tiene que entrenar, jugar o concentrar con Nacional.

La vuelta al país tras siete años afuera lo tiene contento. "Solo venía de vacaciones. Volver con la familia y estar donde uno creció con los amigos es algo que se disfruta bastante. Lo hice en estos seis meses y lo seguiré haciendo hasta que se termine mi préstamo con el club", insistió.

Se fue a Italia con segundo de liceo aprobado y no retomó los estudios, pero los considera importantes porque "la carrera del futbolista es corta".

Polenta tiene mucho por recorrer todavía, pero ya sabe qué camino tomar cuando deje de jugar al fútbol: "Después de retirarme, quiero ser representante".

La pinta de capitán con la Celeste

Diego Polenta fue capitán de la selección Sub 17 y Sub 20, con la que logró el vicecampeonato Sudamericano en Perú 2011 y en ese mismo torneo consiguió la clasificación a los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

En el Bari tuvo buenos momentos

El Génova se lo llevó con 15 años a Italia y en ese club no tuvo muchos minutos. Pasó al Bari, donde tuvo tres pasajes. En el último, en la temporada 2013-2014 convirtió cuatro goles y jugó 33 partidos, 30 como titular.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)