DANIEL FONSECA

Entre polémicas y amenazas

El empresario fue duro con los dirigentes; Ache está conforme y Ruglio refutó.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Picante. Daniel Fonseca realizó duras declaraciones

Daniel Fonseca, el empresario que había quedado envuelto en situaciones polémicas por los vínculos de varios jugadores juveniles que representa o representaba en Nacional y Peñarol, no anduvo con vueltas, dijo su verdad, y advirtió a los aurinegros sobre el futuro.

"Si estamos hablando de un futuro crack es justo que sea uno de los sueldos más altos de Nacional. Mi postura es siempre defender al jugador. Yo quedé muy contento con el salario que se acordó, el jugador y la familia también ya que se acordó una cláusula estipulada. No se le puede pagar un salario amateur a un juvenil que después lo quieren vender como si jugara en el Real Madrid", dijo Fonseca ayer en Sport 890 respecto a la situación de Rodrigo Amaral, que pasará de cobrar $ 42.000 mensuales a US$ 20.000.

Con los tricolores, las tratativas por Amaral y Matías Olivera llegaron a buen puerto, porque se acordó la continuidad de los juveniles con un contrato a tres años. El futbolista que brilló en el pasado Sudamericano sub 20, cumplirá los 18 años el próximo miércoles, y si no tenía contrato quedaba en condición de libre, por lo que Nacional se hubiera quedado con las manos vacías.

En la otra vereda, las cosas no terminaron de la mejor forma porque Gonzalo Latorre se fue de Peñarol, sin dejarle ningún tipo de resarcimiento económico; al mismo tiempo, Thiago Cardozo se desvinculó de Fonseca y se quedó.

Precisamente, respecto al salario de los juveniles, el empresario analizó, en el mismo tono que hace dos semanas explicó a Ovación en una extensa entrevista: "A un pibe de 17 años que gana $ 10.000 por mes y se lo tilda de futuro crack no se lo puede extorsionar. Mi trabajo es limar asperezas y bajar el malhumor porque no está bueno que se lo quiera extorsionar. Con $ 10.000 compra dos pares de zapatos y tá, se le terminó la plata", remarcó Fonseca, que rápidamente puntualizó: "Cómo después ciertos dirigentes salen a hablar cuando tendrían que proteger al jugador y entender que si es una de las figuritas principales, un diamante en bruto, hay que alimentarlo, no hay que extorsionarlo. Esto es vergonzoso, que cierta gente que tiene 50, 60 años, salga a hablar siendo integrantes de un grupo en el cual todos tendrían que tirar para el mismo lado, y salen a insinuar, a dudar de palabras, es vergonzoso. Entonces hablo con el dueño del circo, y entre Eduardo (Ache) y yo nunca hubo ni una coma ni un punto más; Amaral es una joya, hay que alimentarlo. Está bueno que le vayan dando lugar en el plantel, jugando 10, 15. Eduardo estuvo de acuerdo en eso, que Nacional le dé la oportunidad porque las cualidades las tiene".

En el mismo programa radial, el presidente de Nacional, Eduardo Ache, señaló que "todo lo que habíamos hablado hace un mes fue lo que sucedió. No se cambió ni un punto ni una coma, ayer (por el martes) tuvimos una breve conversación, él me llamó (Fonseca) y en cinco minutos se ratificó todo, nada más; en ese sentido, nobleza obliga decir las cosas como son. Fue todo un caballero".

En tanto, Fonseca fue duro con los aurinegros. "Sé cómo funciona este mecanismo del fútbol y no me lo van a enseñar algunos dirigentes de Peñarol. Pero si juegan al ladrón y a las escondidas, después que aguanten. Que no salgan a hacerse las víctimas porque Fonseca no salió a hablar de Thiago Cardozo, porque no le cambia la vida tenerlo o no, aunque me duele desde lo emotivo. Seguramente algún dirigente dijo que Fonseca es mala palabra en Peñarol. Que hoy algunos directivos de Peñarol hablen de moralismo me jode porque la vida es larga. En esta ganaron ellos, pero si quieren estar en contra de Fonseca yo haré mi trabajo y no hablaré más de equilibrio. Esto es una revancha por el tema Latorre, pero recién empieza", disparó el empresario.

Por último, el dirigente de Peñarol, Ignacio Ruglio bajó la pelota al piso y salió jugando como el "Tony" Pacheco: "No sé si fue con tono de amenaza, pero Peñarol es una institución demasiado grande como para que lo amenacen. Somos partidarios del diálogo para solucionar las cosas".

El joven dirigente aurinegro fue claro a la hora de exponer sus conceptos y de refutar el pensamiento de Fonseca. "Si vos decís que a un jugador juvenil simplemente se le paga $ 10.000 estás omitiendo los 7 u 8 años en el que el club todos los meses le pagó ropa, transporte, alimentación, técnicos, profesores, preparadores físicos; entonces, si vos no contás toda la verdad, en realidad, lo que estás haciendo es dejar mal parado al club, poniendo a los gurises en contra del club que durante esos 7 u 8 años le pagó todas las cosas porque los gurises tienen todo, y es el club el que paga", argumentó.

Ruglio puntualizó que "si me decís que es una injusticia que a un juvenil se le pague $ 10.000, $ 15.000 o $ 20.000, yo te digo que eso nomás es una porción, es lo que recibe el gurí en la mano. Durante 7 u 8 años se les pagó a todos los gurises de todas las categorías todo para que crezcan. De todos esos gurises que están en juveniles llega un porcentaje muy bajo a Primera División. Todos los equipos de fútbol del mundo invierten mucho en juveniles, y esa inversión no la hacen los contratistas, la hacemos las instituciones".

Sin ir más lejos, el dirigente puso un ejemplo gráfico: "Esta semana se le rompieron los zapatos a un juvenil y no tenía dinero para comprarse otros. La Comisión de Peñas de Peñarol se organizó y juntó el dinero para que pueda jugar los clásicos del fin de semana. Ese tipo de cosas pasan a diario en las juveniles, pero nadie se entera...".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)