CLÁSICO

La polémica de la tarde: ¿por qué Canobbio no vio la amarilla como Amaral?

El árbitro Esteban Ostojich, de buena labor, tuvo un error importante y fue no haber amonestado al volante de Peñarol por haber reaccionado ante una recriminación del tricolor. Hubiera significado su expulsión.

Discusiones y empujones ante la mirada de los árbitros. Solo Amaral fue amonestado. Foto: Nicolás Pereyra
Discusiones y empujones ante la mirada de los árbitros. Solo Amaral fue amonestado. Foto: Gerardo Pérez

Esteban Ostojich hizo un buen arbitraje del histórico clásico disputado en el Campeón del Siglo y que finalizó 1-1. No era un partido sencillo por toda la carga emotiva que tenía, pero él lo llevó bien. No se dejó llevar por las simulaciones, siguió muy de cerca cada jugada y fue firme ante las protestas. Sin embargo, sí cometió un error que pudo haber tenido un peso específico en el desarrollo del partido.

La expulsión de Gonzalo Bergessio está fuera de discusión: perfectamente mostrada la roja por dos faltas al mismo jugador, Walter Gargano.

Donde sí falló Ostojich fue en la resolución de la jugada en la que se gestó el único momento caliente del partido, en donde jugadores de ambos equipos se empujaron mutuamente. No fue en realidad por el borbollón, sino por lo que ocurrió antes y fue el que lo generó.

A los 38 minutos Federico Viña fue fuerte abajo y le cometió falta a Agustín Canobbio. El jugador aurinegro se quedó tirado en el piso y Rodrigo Amaral vino a recriminarle que no le había pasado nada. El tricolor debe haberle dicho algo que no le gustó a Canobbio, que como un resorte se levantó. Luego llegaron Gargano y Gio González y entre ambos empujaron a Amaral.

Ostojich siguió todo desde lejos, mientras sus colaboradores trataban de calmar los ánimos. La jugada la resolvió con una tarjeta amarilla a Amaral, pero se quedó corto, porque al menos Canobbio también la mereció y quizás Gargano y González.

El punto es que esa amarilla a Canobbio le habría valido la expulsión, porque había sido amonestado en los primeros minutos por una falta a Rafael García. Por eso Peñarol, en definitiva, jugó durante todo el segundo tiempo con uno más, cuando en realidad debería haberse quedado con uno menos un rato antes a que lo hizo Nacional.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)