INFORME

La verdad de muy pocos

De 20 equipos que jugaron por la Copa, ninguno ganó tres partidos en una semana, y sólo Nacional, Palmeiras y Santa Fe lograron siete puntos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
a

Clasificado para jugar los octavos de final de la Libertadores, Nacional entra también en la recta final de las últimas siete fechas del Torneo Clausura, donde debe sumar un puntaje como para ser campeón, o al menos ganar la Tabla Anual, si quiere tallar por el título del Uruguayo, ya que no conquistó el Torneo Apertura.

En el contexto de esta geografía futbolística, entonces, Nacional debe afrontar un rival más, quizá una semana tras otra, que le impone la toma de decisiones frente a lo que habitualmente se maneja de una manera que la realidad prueba que es errónea, aunque —al menos en Uruguay— los que así lo hacen en sus declaraciones son los entrenadores: es posible afrontar la doble competencia local e internacional sin priorizar los objetivos en una u otra.

Es más, aquellos que piensan de esa forma, por lo común diciendo que en los tiempos actuales los futbolistas tienen un nivel de preparación física que les permite jugar tres partidos por semana sin altibajos profundos, suelen poner como ejemplo lo que ocurre en Europa; y alcanza con repasar lo que ocurrió en el combo de dos encuentros que jugaron cada uno de los 16 equipos que a mitad de la semana pasada disputaron cuatro de la Champions y otros tantos por la Europa League, y pocos días más tarde afrontaron otro por la actividad local en sus respectivos países; sólo dos ganaron los seis puntos: el colosal Bayern Munich y el Villarreal, en este caso con las precisión de que su victoria de entrecasa se registró ante el Getafe, que está 18° entre 20 en la Liga española.

Los ejemplos vinculados directa o indirectamente a equipos alemanes, incluso, refuerzan el razonamiento de que no es cierto que se puede asumir con iguales posibilidades la doble competencia sin priorizar una; o, al menos, sin que los entrenadores vayan "piloteando" muy cuidadosamente entre ambas la utilización de los jugadores: el Borussia Dortmund, que había empatado 1 a 1 con el Liverpool, después empató 2 a 2 con el Schalke 04, que va 7°, y así resignó la chance de pelear por el título de la Bundesliga, pues quedó a 7 puntos del Bayern Munich; y el Real Madrid le ganó en casa al Eibar, que está 11°, tras haber perdido con el modesto Wolsfburgo tras ganarle el clásico de visitante al Barcelona.

En suma, de los 16 equipos que jugaron por los torneos continentales a mitad de la semana pasada, pocos días más tarde en las ligas locales ganaron 10: Atlético de Madrid, Benfica, Real Madrid, Paris Saint Germain, Manchester City, Villarreal, Liverpool, Sparta Praga y Bayern Munich; y 6 no pudieron hacerlo, cifra que no es menor, pues en Europa las distancias son cortas y los viajes no son tan desgastadores: Shakhtar Donestsk, Sevilla, Sporting Braga, Wolfsburgo, Borussia Dortmund, y nada menos que Barcelona.

Ahora bien, siguiendo la misma ruta, y ya llegando a América, por "la razón del artillero" de las distancias, que son mayores que en Europa, de 20 equipos que jugaron los últimos dos fines de semana en sus países y en medio lo hicieron por la Libertadores, ¡ninguno pudo ganar los 9 puntos, y ni siquiera hubo uno que lograra seis entre su partido de Copa y el local del pasado fin de semana.

Concretamente, de sus tres últimos partidos, únicamente seis clubes lograron dos triunfos: Nacional, Palmeiras, Corinthians, Independiente del Valle, Emelec y Independiente Santa Fe; con el agregado de un dato no menor: sólo tres de esos clubes, Nacional, Palmeiras e Independiente Santa Fe, ganaron siete de nueve puntos.

Esa es la realidad en cuyo cielo, y entre medio de sus nubes, Munúa deberá ahora, por la ruta de las siete últimas fechas del Torneo Clausura, y rumbo al destino (o la escala) de los cuartos de final de la Copa, "pilotear" la utilización de los jugadores; y en ese sentido, el plan de vuelo indica algo que parece tranquilizador para los tricolores: después que Nacional despegó en la doble competencia ante Rosario Central, en los primeros siete partidos ganó sólo 6 puntos de 21, y —como si el entrenador le hubiera agarrado la mano a las turbulencias— logró siete de los últimos nueve. Tricolores: ajústense los cinturones.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)