EL ANÁLISIS

Un poco de orgullo Nacional

Tuvo hondo contenido emocional, tanto en el aspecto histórico como partidario, el espectáculo en el que Nacional celebró los 35 años de su segunda conquista de la Copa Libertadores y la postergada entrega del trofeo ganado por el campeón del Uruguayo pasado.

Ese era, al fin, el motivo real del partido con Gimnasia y Esgrima La Plata; todo lo otro, incluido el propio cotejo, era secundario.

Igual, más allá de lo que pudo haber pactado Nacional, y aunque sus hinchas no pagaron para ver al visitante, lo del club argentino al venir con un equipo de futbolistas de segundo y tercer orden, así hubiera avisado y/o cobrado “chauchas”, es irrespetuoso o arrogante.

Por eso, parece que la dirigencia tricolor debió asumir con más rebeldía la estrechez económica del fútbol uruguayo; porque es cierto, resulta imposible pagar un caché internacional por un amistoso cuya recaudación no será importante, pero con tanta gloria presente y pasada junta en el Gran Parque Central, daba igual que el Primero jugara con la Octava de Nacional, que contra la reserva y hasta la Tercera de Gim-na-sia. ¿A quién le ganaron?

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)