DIEGO Lugano

Piscina: el otro legado de la "Tota"

"Es la primera vez en 15 años que no me vas a hacer ninguna pregunta de fútbol, porque vamos a hablar de la piscina, ¿no?", dice Diego Lugano al ver a la periodista de Ovación en la Plaza de Deportes Raúl Legnani, donde ayer se inauguró, gracias al aporte y compromiso del futbolista, la piscina pública techada y climatizada.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Diego Lugano

La misma cuenta con una rampa que permite el acceso de las sillas de rueda, por lo que podrá ser utilizada por todos los canarios sin excepción.

Lugano quería dejarle algo a su pueblo y comenzó a gestar la idea junto al intendente Marcos Carámbula hace unos cuatro años. El futbolista aprovechó su momento de auge celeste para generar los recursos que volcó en la piscina y otras obras. No fue una donación, Lugano aprovechó su imagen y realizó varias publicidades, especialmente de UTE, y así se generaron los recursos. Además del aporte de la Intendencia canaria y del Ministerio de Deportes.

"El dinero que se generó con esas actividades fue destinado a este tipo de cosas. Tenía que aprovechar a hacerlo mientras estaba en vigencia. Porque cuando se apagan las luces, ya no hay tanta influencia ni tanta entrada. Ni tanta generación de recursos", contó Lugano.

Mantener una conversación con el zaguero, que jugó tres meses en el BK Hacken sueco, era casi imposible. Un entrañable abrazo con el limpiador de su colegio; otro con su técnico de baby fútbol; el beso de una vieja vecina, una foto, una firma. "Te advertí que iba a ser difícil hacer una entrevista acá", acota la "Tota" entre sonrisas.

Se le ve muy bien físicamente y está feliz de sentirse nuevamente en vigencia. "Quería probarme a mi mismo en un mercado competitivo pero no de primerísimo nivel, como Suecia y salió todo bien. Necesitaba probar que estaba vigente y jugué los 13 partidos del campeonato. Las críticas fueron excelentes y todo eso me hizo sentirme muy bien. Porque tenía hasta dudas de si iba a poder volver a jugar, estoy muy contento por todo eso", contó sobre su experiencia sueca.

En principio firmó contrato por tres meses, pero tras sus primeros partidos le extendieron el vínculo hasta fin de año. De todos modos, tiene las puertas abiertas si quiere irse. Y ahora se abren otros mercados.

No le costó vivir en Suecia. "Fue muy fácil, todo está muy ordenado y organizado. La gente es muy culta y me demostraron un respeto increíble por mi trayectoria", relató. "¿El idioma? No entendí nada, pero con un poco de inglés y muchos uruguayos que me dieron una mano bárbara todo fue muy fácil. No me arrepiento para nada de haber ido. Dentro de lo que buscaba, me salió todo redondo. Y conocí un país más, una cultura más".

Era imposible no hablar con Lugano de la selección. "Me imagino que no pretenderás que dé una opinión deportiva sobre mis compañeros. De eso no voy a decir nada", se atajó. "Ver los partidos fue muy raro para mí. Lo hice hinchando a muerte como cualquier uruguayo, pero como un amigo o un familiar que sufre un poco más. Y si todo sigue así vamos a estar definiendo la Copa", se ilusionó.

Vio el partido con Argentina en Cuba donde fue a realizar unas actividades, a recorrer hospitales, a pedido de un amigo suyo que es casado con la cónsul sueca en Cuba. Lo invitaron por el auge que tiene hoy el fútbol en la isla caribeña. "Lo vi con unos amigos que siempre me acompañaron a todos lados en mis 12 años en la selección. Y cuando terminó el primer tiempo me dijeron que era la primera vez que veíamos un partido de Uruguay juntos. ¡Y era verdad!", contó.

Sigue siempre en contacto con sus compañeros celestes, pero no quiso opinar sobre quién debía ser el capitán de la selección en ausencia de Godín. "Eso hay que preguntárselo al maestro. Por más que tenga una opinión, no lo voy a decir".

Al final, el dialogo se centró en Diego Forlán y su inminente llegada a Peñarol. "Nooo, no me digas que me vas a hacer otra vez la misma pregunta que me hacés hace tres años. ¿Si me gustaría jugar en Uruguay? ¿Si me gustaría jugar en Peñarol? Ya le respondí mil veces. No te acordás lo que te respondí? Buscá en Google", dijo bromeando.

"Espero que le vaya bien a Diego. A esta altura uno lo que busca más que nada es sentirse cómodo y disfrutar de lo que hace. A mí hoy lo que me hace feliz es jugar y sentirme bien. Ya no me seduce ninguna liga en especial, estoy en otra etapa. Uno elige por lo deportivo, lo cultural y lo familiar".

Reencuentros.

Diego se reencontó con Dante Raymond, que trabajaba en el Colegio Sagrada Familia de Canelones, al que concurrió. "Hacía como diez años que no lo veía. Le rompíamos los vidrios a pelotazos, pero nos bancaba todo. Nos hicimos amigos".

Visitó Cuba.

Lugano llegó ayer de madrugada a Uruguay. Estuvo unos días en Cuba realizando diferentes actividades en hospitales y en otras instituciones. Llevó donaciones de juguetes y materiales que necesitaban en los hospitales. Y firmó autógrafos.

Siempre un líder.

Lugano estuvo a los abrazos con Alberto "Tito" Serrés, su primer técnico de baby fútbol. "Me enseñó mucho más que pegarle a la pelota", dijo el zaguero. "Diego fue compañero de clase de uno de mis hijos y siempre fue espectacular, desde niño. Estudioso y buen compañero. Jugaban a la pelota en un campo al lado de casa y siempre fue líder. Tuve la suerte de dirigirlo en el baby fútbol y en selecciones, y siempre fue igual. Nunca cambió. Tengo tres hijos, y Diego es el cuarto porque lo crié como un hijo más. Es una satisfacción verlo hoy", dijo Serrés.

“Si me precisan”.

"Claro que me hubiera gustado estar jugando la Copa, pero como cualquier jugador uruguayo. Porque si hoy le preguntás a un jugador del Libertad de Canelones, te va a decir que le gustaría estar en la selección. En el fondo soy uno más, tengo los mismos deseos. La selección nunca va a ser un capítulo cerrado para mí. Es normal que haya un cambio, es un proceso natural. Y lo apoyo, pero siempre intento estar a buen nivel, por si me precisan, para estar a la orden", dijo sobre la selección. "Voy a largar esta profesión cuando a mi se me antoje", agregó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)