CLÁSICO

Por qué se pintó el césped y qué tratamiento recibió para la final

El partido más importante del fútbol uruguayo se jugará este domingo, el clásico entre Nacional y Peñarol con un título de por medio. Las condiciones del pasto fue un tema de debate y preocupación en la semana: ¿en qué condiciones está y qué se puede esperar?

Estadio Centenario dañado luego del concierto de Roger Waters.
El estadio de la cancha a inicio de semana, el martes durante la última etapa de desarmado del escenario. Foto: Leonardo Mainé

Fue el tema de la semana de cara al clásico del domingo. Nacional y Peñarol se medirán por el título del Campeonato Uruguayo 2018 con un estado del campo de juego que no es el habitual debido a las condiciones en las que quedó luego del recital de Roger Waters.

La opción de correr la fecha fue planteada por Peñarol, aunque Nacional no estuvo de acuerdo. Lo cierto es que con una semana más, el césped podría tener un aspecto y condiciones palpables mucho mejores, casi óptimas.

Los funcionarios de CAFO (Comisión de Administración del Field Oficial) estuvieron trabajando toda la semana para dejar lo mejor posible la cancha de cara al inicio del partido a las 16:30. Aún cuentan con un día y medio de trabajo, que mejorará un poco más la apariencia y la manera en la que se pueda jugar.

¿Qué trabajos se le realizó al césped?

Ovación consultó al ingeniero agrónomo Salvador Invernizzi, encargado del césped del Estadio Centenario y que estuvo trabajando en la semana para mejorar las condiciones dejadas tras el show. Lo hecho en el pasto fue:

 - Incorporar el césped para revertir el efecto de aplastamiento que tenía luego de tener las placas de protección que tenía encima. 

 - Una aireación con una máquina que hace agujeros muy finos, así permite no solo respirar sino absorber el agua con total diferencia.

 - Todos los días se lo cortó y regó, pero no antes de hacer la aireación. 

 - Al tener las placas protectoras (utilizadas para cuidar por el uso de maquinaria pesada) por casi una semana, el grado de crecimiento era más del natural. De esta forma, se tuvo que utilizar un recogedor para quitar el pasto de sobra. 

 - Finalmente, este viernes y como estaba previsto, se pintó de verde.

¿Por qué se lo roció con pintura?

Fueron virales los videos de los trabajadores en el estadio rociando pintura sobre el pasto amarillento. No hay otra explicación que una cuestión estética. 

De los 7.200 metros cuadrados que tiene el terreno de juego del Estadio Centenario, solo un 1.100 está extremadamente dañado. Además, en la zona más perjudicada fácilmente visible, hay una peor que, por lo supuesto por Invernizzi, era la zona en la que más se desplazaba la maquinaria.

El ingeniero agrónomo aseguró que ​la pintura"fue para tapar. Lo importante es que cambia a la vista. Si bien el césped rebrotó en varios sectores, hay una parte central que está bastante fea. Puede pasar que se levante el pasto y vuele. La zona critica se redujo", afirmó y aseguró que el protector traído por la organización del espectáculo era de buena calidad, pero el problema fueron las grúas de gran peso que tenía encima. No fue el escenario ni la cantidad de gente.

Fue un largo camino el trabajo de pintar la cancha. Se llegaron a probar entre seis y siete tonalidades distintas de verde hasta alcanzar el color que tenía el resto del pasto. La organización del evento del pasado sábado, estaba a cargo del costo de la pintura por contrato.

Además, Invernizzi aclaró que podría salirse un poco de la pintura, pero es la misma que se utiliza para dibujar las líneas blancas y delimitar el terreno de juego, áreas, puntos y semicírculos. La lluvia podría afectar para que se salga la pintura, pero no sería en demasía.

¿Cuándo estará en óptimas condiciones?

El partido del domingo podría ser el primero de varios. Si el ganador es Nacional, algo que se podría lograr en 90 minutos, 120' o por penales, podrían haber una o dos definiciones más; podría haber un encuentro más o tres más.

Entonces hay que cuidar el terreno no solo para este domingo 11, si no para un posible futuro partido.

"El medio de la zona amarillenta desde la tribuna América hasta la altura del punto penal es la más crítica", afirmó. De todas formas, eso no quita que al inicio se pueda jugar bien. "Eso está liso, está bien", por lo tanto la pelota rodará con normalidad.

El problema existe en que "no sabemos cómo va a resistir el uso. Los nervios es cómo tolera el uso esa zona", porque se podría levantar diferentes sectores.

"Tenemos un día más. No hay mucho para hacer: agua y cortarlo".​

Si hay futuras finales, el estado "va a depender mucho de cómo se comporte en este partido".

Planteados los dos escenarios, afirmó que si no tiene grandes daños el domingo, para una semana más "si no hay un gran destrozo se va a poder jugar a la semana. El otro no pasa nada". 

El problema es que "si el destrozo es grande, tenemos que poner panes. Hay alrededor de la cancha, pero si es mucho no nos alcanza. No tenemos para cubrir mucho".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)