DESDE EL ARCO

Piensan más en el clásico

JOSÉ MASTANDREA

JOSÉ MASTANDREA

Que el clásico es el partido más importante de todos, no hay dudas. Marca, deja una huella y separa a ganadores de perdedores con una crueldad tremenda. El hincha no tiene piedad y los dirigentes son permeables a las presiones.

Hoy en día parece haber recrudecido ese síndrome clásico. Ya no es ganar. Lo más importante es no perder. Y en eso estamos.

El “Memo” Lopez cuidó a Guzmán Pereira ante Juventud y solo lo hizo entrar a la cancha para que le mostraran la quinta amarilla. Jugó apenas ocho minutos, y Peñarol perdió dos puntos.

Álvaro Gutiérrez también pensó en el clásico antes de jugarlo y reservó a los jugadores que estan en capilla con cuatro amarillas.

Los grandes fueron dejando puntos por el camino, pero siempre con la mira puesta en el clásico, una exageración, porque los partidos que no pudieron ganar (Boston River, River Plate, Defensor Sporting y Juventud) bien pueden marcar el futuro de ambos. Esos puntos que quedaron por el camino, tienen el mismo peso que los puntos del clásico, con la diferencia que el clásico parece ser la tabla de salvación o la pena de muerte para técnicos y jugadores.

Falta una semana, pero se habla desde hace varias semanas. Que va a estar “fulano”, que juega “mengano”, que si pierde Gutiérrez lo echan, que ya el “Memo” no tiene el mismo apoyo en los hinchas, etc, etc...

La disputa del Uruguayo parece haberse resumido a eso: a los clásicos y nada más. Pregunto: ¿qué vale más? ¿Ganar un clásico o salir campeón? Hoy por hoy, el clásico parece estar por encima de todo. Y no es así.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)