PEÑAROL

De pie, señores: se va el "Tony"

Un año esperó el hincha de Peñarol para despedir a su último ídolo. Antonio Pacheco tendrá su homenaje esta tarde en el Campeón del Siglo y así, le pondrá un broche de oro a una carrera envidiable.

Antonio Pacheco besa el escudo del club de sus amores.
Antonio Pacheco besa el escudo del club de sus amores.
Antonio Pacheco y Darío Rodríguez
Antonio Pacheco y Darío Rodríguez
Los jugadores de Peñarol festejan luego de un gol del "Tony"
Los jugadores de Peñarol festejan luego de un gol del "Tony"
Antonio Pacheco saluda a Tito Goncalves.
Antonio Pacheco saluda a Tito Goncalves.
Antonio Pacheco
Antonio Pacheco
Antonio Pacheco
Antonio Pacheco
Antonio Pacheco
Antonio Pacheco
Antonio Pacheco
Antonio Pacheco
Antonio Pacheco
Antonio Pacheco

Como reiteró en todos estos días, fue niño, adolescente, adulto, novio, esposo y padre, siempre entre las paredes de Peñarol. Conoce el club como ninguno y por eso, "Tony" es sinónimo de... Peñarol.

Producto genuino de la cantera, comenzó a hacerse un nombre de entrada. "Pachequito", ese pequeño delantero rebelde de pelo largo que rompía redes en Las Acacias y llegaba invicto en clásicos, ilusionaba a todos en Primera División. Y no defraudó. De inmediato, se hizo su espacio en un grupo de "pesados" y lo más importante: se ganó un lugar en el corazón de la gente.

Integró el plantel en 1993, que dio inicio al segundo Quinquenio de la institución, y a partir de 1994, se hizo pieza clave del equipo y se acostumbró a dar vueltas olímpicas.Fue campeón en 1994, 1995, 1996, 1997, 1999, 2003, 2009/2010 y 2012/2013.

Se marchó a Europa en 2001 habiendo dejado una huella imborrable y volvió en 2003, siendo partícipe del equipo que le cortó el tetracampeonato a Nacional. Volvió en 2008, en el peor momento deportivo de la historia del club, y se hizo cargo de todo. Desde su lugar, y ya con la cinta de capitán en el brazo, absorbió las presiones, puso el pecho y cambió la historia. En la temporada 2009/2010, Peñarol volvió a gritar campeón y cortó con una sequía de siete años sin títulos. En 2011, tras el vicecampeonato de América, el fútbol le dio su golpe más duro. Peñarol no le renovó contrato y él tuvo que llevar su pegada a otro lado. En Wanderers le abrieron las puertas, terminaron con las manos rojas de aplaudirlo y en Peñarol, tan solo un año después, volvieron a llamarlo. Lo recibió tanta gente en Los Aromos como unos meses atrás había ido a protestar a la sede por su salida. Volvió con la "8" en su espalda, esa que nadie se había atrevido a usar, y aunque tuvo que superar el trago amargo de una fractura, terminó la historia de la mejor manera: tres goles en la final y un nuevo título.

Ocho veces campeón, dos veces goleador del Uruguayo (2008/2009 y 2009/2010), mayor cantidad de presencias ante el tradicional rival (60) y máximo ganador (28), son algunos de los ítems que se destacan en su currículum.

"Tony" marcó una época y hoy tiene su gran (y merecida) despedida. Los que hoy son abuelos crecieron jugando a ser Spencer, los padres a ser Morena y los jóvenes con ser Bengoechea; los niños y adolescentes, con Pacheco.

El gran ausente: el "Chino", su hermano.

Se conocen desde niños, aunque su relación comenzó recién a fortalecerse en 2001 en Milán cuando "Tony" llegó al Inter. El "neroazzurro" no fue de las etapas más felices en lo deportivo para Pacheco, pero le dio un gran regalo: la amistad con Álvaro Recoba. A partir de esa etapa, se hicieron inseparables aunque el destino siempre los tuvo en veredas opuestas. No pudieron darse el gusto de jugar juntos, pero comparten desde hace años asados, vínculos familiares y proyectos en común. Cada uno desde su lado, identificados con diferentes colores, han intentado dar un mensaje en tiempos en los que el fútbol transita sus horas más críticas. En abril, hace casi cuatro meses, el "Chino" tuvo su homenaje en el Gran Parque Central pero sin la presencia de "Tony" para evitar que pase algún mal momento. Hoy sucederá lo mismo. En el Campeón del Siglo, en uno de los días más importantes para Pacheco, no estará Recoba, su hermano.

Invitados I: El "Profe" y la banda de los 90.

Pablo Bengoechea, Carlos Aguilera, Gabriel Cedrés, Nicolás Rotundo, José Enrique De los Santos, Claudio Flores y Gonzalo De los Santos, serán algunos de los protagonistas que acompañarán a Pacheco en su homenaje. Con ellos, Peñarol consiguió el segundo Quinquenio de su historia entre 1993 y 1997.

Invitados II: Del Siglo XXI, los más recientes.

Matías Aguirregaray, Darío Rodríguez, Carlos Bueno, Fabián Estoyanoff, Guzmán Pereira, Maximiliano Olivera, Gastón Guruceaga y Nahitan Nández, serán algunos de los invitados con los que compartió plantel en sus últimos dos ciclos en Peñarol y también en su pasaje por el Montevideo Wanderers.

Invitados III: Los ídolos que no podían faltar.

El propio "Tony" decidió que este evento se realice pura y exclusivamente con figuras del club, ya que considera que tiene que ser una fiesta de Peñarol. Por eso, "Tito" Gonçalves, Fernando Morena y Eduardo Pereira, entre otros, dirán presentes de una y otra manera en la gran fiesta de esta tarde.

Entrenador I: De un lado... Don Gregorio.

Pérez estará al frente en uno de los equipos de esta tarde. Fue director técnico de "Tony" de 1993 a 1995 y de 1997 a 1998.

Entrenador II: Del otro lado... Saralegui.

El actual técnico de Liverpool estará a cargo del otro equipo en el homenaje a Pacheco. Fue su entrenador entre 2008 y 2009.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)