SELECCIÓN SUB 20

Pibes repatriados: una tendencia en aumento

La Celeste es una de las dos selecciones que más jugadores tienen militando en el exterior.

Renzo Rodríguez (Independiente) fue titular en el juego ante Florida. 
Franco Israel (Juventus) sumó minutos en el segundo tiempo. Foto: Gerardo Pérez.
Edgar Elizalde (Pescara) fue uno de los titulares en el duelo ante Florida. Foto: Gerardo Pérez
Agustín Dávila (Real Sociedad) ingresó en el segundo tiempo y anotó un gol. Foto: Gerardo Pérez.
Juan Manuel Sanabria (Atlético de Madrid) demostró su buen pie frente a Florida. Foto: Gerardo Pérez.
Rodrigo Zalazar (Málaga) fue uno de los mejores en el mediocampo. Foto: Gerardo Pérez.
Nicolás Schiappacasse (Atlético de Madrid) sumó pocos minutos para cuidarlo de su lesión. Foto: Gerardo Pérez.
Facundo Batista (Chiasso) demostró su potencia en ofensiva. Foto: Gerardo Pérez.

Es una tendencia que viene en aumento y que promete seguir creciendo en los próximos años. Las listas de las selecciones juveniles en América cada vez más cuentan con futbolistas que militan en el exterior.

En el Sudamericano Sub 20 de Chile, que comenzará el próximo 17 de enero, Uruguay tendrá ocho futbolistas repatriados: Franco Israel (Juventus), Renzo Rodríguez (Independiente), Edgar Elizalde (Pescara), Rodrigo Zalazar (Málaga), Juan Manuel Sanabria (Atlético de Madrid), Nicolás Schiappacasse (Atlético de Madrid), Agustín Dávila (Real Sociedad) y Facundo Batista (Chiasso).

Eso ya sin contar a Pablo García, que el miércoles a la noche se desvinculó de River Plate argentino para defender a Nacional. Incluso también estuvo la chance de sumar a Joaquín Ardaiz, delantero del Frosinone y héroe en la consagración en la anterior Sub 20, pero quedó desafectado en el último recorte.

En lo que va de este siglo, la Celeste nunca llevó a un Sudamericano más de tres futbolistas de clubes del exterior. En 2011 se registró la cifra más alta con las convocatorias de Leandro Cabrera (Recreativo de Huelva), Sebastián Gallegos (Atlético de Madrid) y Diego Polenta (Genoa).

Vale destacar también que los clubes no tienen obligación de ceder a los jugadores para este torneo. De la misma forma que Barcelona no le dio el visto bueno a Ronald Araújo para que venga a jugar este Sudamericano, Real Madrid tomó la misma postura con Federico Valverde en 2017 y Groningen con Luis Suárez en 2007.

Tampoco está mal aclarar que algunos de estos chiquilines pueden ser transferidos durante el mismo campeonato. Edinson Cavani, que durante el Sudamericano de Paraguay 2007 pasó al Palermo, Abel Hernández al mismo equipo en Venezuela 2009 y Santiago Bueno en el último Sudamericano de Ecuador al fichar por el Barcelona son algunos de los casos más recordados. Estas competencias, para los ojeadores, son una cita obligatoria.

EL CASO "JOSEMA". En 2015 ocurrió algo muy particular. José María Giménez, ya asentado en el Atlético Madrid, tenía edad para disputar el Sub 20 que se realizó en Uruguay. Sin embargo, por propia decisión de la selección se entendió que el defensor ya había “cumplido” su etapa juvenil a pesar de que la cédula indicaba que podía estar. A esa altura, “Josema” ya había defendido a Uruguay en las Eliminatorias y en el Mundial de Brasil. La Copa América de Chile, que estaba a la vuelta de la esquina, también ayudó a tomar esa definición. Además, dos años antes ya había jugado una Sub 20 dando ventaja de edad.

GRANDES. Brasil estuvo a punto de igualar a Uruguay, porque tenía a ocho aspirantes a meterse entres sus 23 futbolistas que actúan afuera de su país. Los que quedaron fueron Marquinos Cipriano (Shakthar Donetsk), Marcos Bahia (Estoril) y Vitinho (Brujas). Los que no estarán en el Sudamericano porque sus clubes los negaron fueron Rodrigo Guth (Atalanta), Mauro Júnior (PSV Eindhoven), Matheus Cunha (Leipzig), Paulinho (Bayer Leverkusen) y Vinicius Junior (Real Madrid).

Argentina, en tanto, cuenta hasta el momento con dos jugadores en el exterior. Facundo Colidio y Maximiliano Romero, ambos delanteros, del Inter de Milán y el PSV respectivamente. Eso es hasta el momento, porque el mercado de pases está abierto y algunos de los pibes albicelestes están en la mira de los clubes más poderosos de Europa. Ezequiel Barco, del Atlanta United, se bajó de la convocatoria por una lesión en la rodilla derecha.

EL RESTO. Chile, país anfitrión, tiene dos jugadores en el exterior y ambos en México. Ariel Uribe en el Morelia y Marcelo Allende en el Necaxa. Los dos son defensores.

Ecuador, por su parte, cuenta con cuatro casos: los defensas Jackson Porozo (Santos) y Diego Palacios (Willem II Tilburg) y los atacantes Alexander Bolaños (Colo-Colo) y Santiago Micolta (Unión La Calera).

Perú cuenta con Alessandro Milesi (Brescia) y Marcos López (San Jose Earthquakes). Los dos se desempeñan en la última línea.

Paraguay también tiene dos: el mediocampista Antonio Galeano (São Paulo) y el delantero Aníbal Vega (Palmeiras).

Colombia y Bolivia son los países con menos repatriados: solo uno en cada lista. Jaime Alvarado, volante del Hércules, y Sebastián Gamarra, mediocampista del Pisa, en el seleccionado cafetero y del altiplano.

Venezuela quiere seguir creciendo.

El equipo de Rafael Dudamel sueña con volver a ser competitivo en la categoría. Hace dos años finalizó subcampeón del mundo tras perder la final con Inglaterra. En semifinales, justamente, eliminó a Uruguay. El entrenador aún no terminó de cerrar el plantel (le falta “cortar” a tres futbolistas), pero ya cuenta en esta preselección con ocho futbolistas que militan afuera del país.

¿Quiénes son? Los defensores Pablo Bonilla (Portuguesa), Chistian Makoun (Juventus), Riki Mangana (Celta de Vigo); los volantes Cristian Cásseres (New York Red Bulls), Enrique Peña Zauner (Borussia Dortmund), Samuel Sosa (Talleres de Córdoba); y los delanteros Jan Hurtado (Gimnasia y Esgrima de La Plata) y Santiago Herrera (UCLA Bruins). Venezuela tiene la misma cantidad de futbolistas en el exterior que Uruguay y Brasil, algo que no deja de ser llamativo a pesar del crecimiento que año tras año viene mostrando el equipo en este deporte.

Argentina puede meter dos más.

La transferencia de Leonardo Balerdi se terminó de cerrar ayer. De palabra está hecho. Solo faltan “detalles” burocráticos. El defensor central formado en Boca Juniors, y que apenas jugó cinco partidos en Primera División, es nuevo jugador del Borussia Dortmund a cambio de 16 millones de euros. Una cifra siempre importante para estas latitudes y más si se trata de un futbolista que apenas pudo mostrarse en la máxima categoría.

Con este pase, Argentina ya pasa a tener tres futbolistas del exterior defendiendo a la Sub 20. Pese a ello, hay otro albiceleste que tiene grandes chances de pasar al Viejo Continente antes de que comience a rodar la pelota en el Sudamericano de Chile. Agustín Almendra, volante xeneize, está en la mira del Napoli. El conjunto del sur de Italia estaría dispuesto a poner al menos 10 millones de euros para quedarse con los servicios del jugador que ya lleva 14 encuentros en la primera del club. Gustavo Alfaro, nuevo DT, lo tiene en consideración.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)