PEÑAROL

Pereira cumple el sueño de su familia

Apenas se concretó su préstamo a Peñarol llamó a Marta, su madre; y las lágrimas cruzaron la cordillera.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Conocidos. Guzmán Pereira fue titular indiscutido con Lasarte en la “U” de Chile. Foto: El Mercurio

Guzmán Pereira llegará pasado mañana a Montevideo. Y el martes arrancará la pretemporada con su nuevo equipo: Peñarol. Si bien el volante sigue entrenando con la "Uchi", sus últimas horas en Chile han sido una locura. Desde que se concretó el préstamo por un año para el equipo aurinegro el lunes por la noche, su rutina no fue la misma. Entre otras cosas porque su teléfono no paró nunca de sonar.

Su primera llamada, tras la concreción del negocio fue para Marta su mamá y hubo lágrimas de emoción. "Sólo tres personas sabíamos de lo de Peñarol, mi representante, Nelson Ferro, mi madre y yo. Hubo un poco de lágrimas, yo perdí un tío hace dos años y el sueño suyo y de la familia era que yo jugara en Peñarol. Hoy se dio y él no está. Se juntaron muchas cosas y por eso las lágrimas, aunque fueron más que nada de alegría", contó Guzmán desde Santiago donde acababa de conseguir la permanencia definitiva de su documento chileno.

En su familia son todos de Peñarol, menos Victoria una de sus hermanas. "Hablé con ella también, pero su felicitaciones fueron un poco cortadas. Je. Pero no le quedaba otra", rió.

"Creo que es bueno llegar a un equipo que acaba de ser Campeón Uruguayo, por los objetivos que tiene. Jugar Sudamericana y Libertadores. Y también ir por el bicampeonato. Los equipos grandes siempre tienen que estar peleando arriba", dijo ya metiéndose en su nuevo equipo.

Pereira sabe de la importancia histórica que siempre tuvo el número 5 en Peñarol. Pero lejos de achicarse, está deseando ponerse esa camiseta. "Sé de lo grande que es Peñarol y de su historia. Lo tengo claro. Voy un poco más maduro tras haber jugado en un grande en Chile, pero sé de y la trascendencia y la responsabilidad que significa ser el volante central de Peñarol. Me gustan esos desafíos. Ojalá lo pueda cumplir de buena manera", se ilusionó.

"Voy con otra experiencia y otra madurez", insistió sobre lo que le dejaron los dos años en el fútbol transandino. "Compartí equipo con jugadores de mucha jerarquía como Gustavo Canales, Gustavo Lorenzetti, y Corujo. Y ellos te dan ese plus de enseñarte cosas nuevas, ya sea para el vestuario o la cancha. Llego muy maduro y con ganas de lograr cosas importantes con Peñarol. Y eso lo vamos a conseguir en la medida que podamos rendir todos dentro de la cancha".

Maximiliano Olivera, su hermano de la vida está de vacaciones. Pero le escribió cuando se enteró de la gran noticia. "Nos conocimos a los 13 años en las formativas de Wanderers. Y de ahí en más compartimos muchas cosas: la selección Sub 20, Primera División y fuimos campeones juntos en Wanderers. Volver a encontrarnos en Peñarol es un sueño para los dos. Siempre supimos que íbamos a volver a compartir equipo, pero no nos imaginábamos que iba a ser en Uruguay y en Peñarol. Apenas lo supe se lo confirmé, fue una gran alegría para todos", relató con cierto tonito chileno.

Olivera ha reconocido durante el Clausura, que le costó un poco acostumbrarse al mundo Peñarol. Por ejemplo, por la cantidad de mensajes que recibió antes del clásico o antes de la final con Plaza. "Lo hablamos mucho. Me comentó de esa ansiedad que sentía, pero no por nervios, sino de que el clásico llegara lo antes posible. Yo ya había tenido la posibilidad de jugar clásicos acá en Chile y sabía de la trascendencia de ese tipo de partidos. No es lo mismo porque el uruguayo vive el fútbol de otra manera y allá uno conoce mucho más gente. Pero traté de hablarle de la necesidad de mantener la tranquilidad para hacer lo que se sabe. Por suerte le salió bien".

Al final, aseguró que aprendió a vivir el día a día en el fútbol y no mira más allá. "No pienso a futuro. Sé que lo que tengo que hacer es rendir en Peñarol y luego lo de la selección va a llegar si tiene que hacerlo. Y si no, aún hay un camino largo por recorrer".

La mejor edad.

Guzmán nació en Montevideo hace 25 años. La de Peñarol será la tercera camiseta que vestirá. Ganó tres títulos con la "Uchi" en Chile.

De celeste.

Jugó el Sudamericano Sub-20 de 2011 y clasificó al Mundial. En octubre de 2014 fue llamado por primera vez a la mayor.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)