NACIONAL

La peregrinación

Richard Fernández, el hincha que caminó durante 22 días para ver a Nacional en Río ante Fluminense

Richard Fernández.
Amor tricolor. Richard besa el escudo de Nacional en el lobby del hotel en el que se aloja el plantel tricolor. Foto: Juan Pablo Romero

El gesto de su cara lo dice todo. Está feliz por una hazaña cumplida por haber alcanzado la meta que se planteó el 2 de octubre. Recorre el hall del hotel Windsor Marapendi de un lado a otro. Habla con todo el hincha de Nacional que se le cruza; también con los jugadores. Es la historia de Richard Fernández, más conocido como “El Yanqui”, oriundo del Complejo América de Colón.

Gracias a que su padre le pagó el pasaje y la entrada, este uruguayo de 34 años viajó a Argentina para ver el partido de San Lorenzo y Nacional por la Sudamericana. Esa noche se prometió que si Nacional clasificaba, se iría caminando y haciendo dedo a Brasil, sin importar que faltaría a las clases de gastronomía que está tomando en un instituto de Montevideo.

Como los tricolores llegaron a los cuartos de final de la Copa, el 2 de octubre emprendió el viaje, que le demandó 22 días. “Hubo dos en los que nadie me levantaba y no paré de caminar; ni siquiera encontraba una estación de servicio para quedarme”, dice Richard, que salió con 100 dólares y una enorme mochila de viaje en la que lleva una pequeña carpa y ropa.

El viaje.

“Un hincha del Inter de Porto Alegre me levantó cerca del Chuy y me llevó en su camioneta 250 km hasta llegar a Pelotas. Tomamos mucho mate, je”, agrega el fanático albo con su camiseta roja de Nacional. También cuenta que todo el trayecto lo hizo con una casaca de Nacional puesta. Además de la roja, tiene la tradicional blanca y tiene tatuado un fragmento de la carta de Abdón Porte, el escudo tricolor y un payaso con un saco de Nacional. Este último tatuaje le generó alguna mala cara, porque narraron los brasileños que trabajan en el hotel que en muchos lugares de Brasil el payaso está mal visto porque es sinónimo de gente que mata a los Policías.

“Muchos camioneros me levantaron, se portaron muy bien conmigo. Para comer en el día a día empecé a lavar los parabrisas de los camiones y unos colombianos me enseñaron a hacer malabares. Por suerte nunca me faltó comida y muchas veces los propios conductores me daban un plato de comida. Ya estando acá todo el plantel se portó muy bien conmigo y también me dieron de comer”, agrega Richard con humildad y sin titubear a la hora de contar sus peripecias hasta llegar a Río de Janeiro.

Mal momento.

Como cuando lo robaron. “A lo último me subió un camionero, pero a los pocos kilómetros nos hicieron una emboscada, nos pararon en la ruta y nos llevaron a una favela. A cada rato me decían ‘tranquilo, uruguayo. Con voce está tudo bom’. En 15 minutos vaciaron el contenido del camión, que llevaba asientos de autos. Mientras tanto me sentaron en una mesa con marihuana, cocaína y cerveza y me dijeron que agarrara lo que quisiera. Yo me quería ir. Nunca había visto a un niño de 11, 12 años con un arma y me apuntaba. Otro tenía un handy con la frecuencia de la Policía, se escuchaba todo. Pensé que nos mataban. Pero cuando bajaron todo del camión nos dijeron que a un kilómetro íbamos a encontrar un móvil de la Policía, y así fue. A mí me sacaron los 60 dólares que me quedaban”, cuenta con seriedad.

Nuevamente sus amigos, los camioneros, lo salvaron. Hicieron una colecta y le pagaron el ómnibus hasta el centro de Río, a donde ellos no pueden entrar por el tamaño de sus camiones. Y el domingo llegó a Copacabana.

Cuando llegó el plantel, Leo Romay y Fernando Machado lo reconocieron. Ahí fue cuando Medina se enteró de su historia y le obsequió la entrada. La noche previa al partido pidió permiso y durmió en la playa. Se bañó en un parador y tomó unos mates con el entrenador de arqueros tricolor, que bajó a la playa a las 7 de la mañana para acompañarlo.

No vuelve.

“Pase lo que pase me voy a quedar en Brasil hasta el partido de vuelta en el Parque. Es que estoy seguro que vamos a ganar y ya prometí que voy a seguir con mi travesía, sea ir a Bahía o a jugar con Atlético Paranaense. Me voy a quedar en un lugar donde se concentran los camioneros, que ya me invitaron a quedarme ahí. El amor por Nacional es lo más grande que hay”, concluye.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)