CERRITO

Peralta, Flores y Melo no son de la B

El “Chino”, el “Popi” y el ex Cerro son los refuerzos “top” de Cerrito; llegaron para ayudar dentro y fuera de la cancha al joven y extenso plantel albiverde.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Francisco Flores

Hace pocos días que estoy en este nuevo equipo y también en una nueva divisional, porque nunca me había tocado jugar en la B, ni con Cerro", cuenta Pablo Melo en el Maracaná, donde el técnico Ernesto Vignole acaba de dar por finalizado el entrenamiento. Melo, Claudio Flores y Horacio Peralta son las incorporaciones que le darán a Cerrito otra experiencia.

"Tomo esto como un paso para tomar impulso y seguir estando vigente. Espero jugar los 15 partidos para estar bien y tener una opción más tentadora en la A a mitad de año", agregó el zaguero que el semestre pasado defendió a Cerro.

"Tuve un tema complicado con Cerro, me quedaban siete meses de contrato, pero luego de varias conversaciones que no llegaron a buen fin con los directivos y el cuerpo técnico decidimos rescindir el contrato. Yo no me sentía cómodo y ellos tampoco se iban a sentir bien conmigo sin tener participación. Lo mejor era dejar las cosas claras y buscar otros rumbos", explicó Melo.

Al arquero Claudio Flores lo acercó su ex compañero Nicolás Rotundo. "Yo tenía unas posibilidades en Argentina, pero por unos temas familiares quería volver. Cuando lo decidí ya los equipos estaban armados y Nico me dijo de esta posibilidad. Acepté el desafío", contó.

Auro Acosta, presidente de Cerrito, llamó a Peralta y le preguntó si quería jugar en el club. El "Chino" estuvo yendo una semana antes de firmar contrato para ver si se adaptaba. Y se sintió muy bien en el ambiente. "Para mí no es un retroceso jugar en la B. Lo tomo con la misma seriedad que si estuviera en un equipo de Primera y sé de la necesidad que tenemos en el equipo de sumar puntos", dijo Peralta. "Este es un club de barrio, pero lo básico para trabajar lo tenemos todo. Puede haber alguna necesidad, pero eso pasa en todos los equipos uruguayos", agregó el "Chino".

"Encontré un buen grupo. Y con el Chino (Peralta) y Pablo (Melo) intentamos darle un poco de experiencia a este equipo de jóvenes que me han sorprendido para bien, porque hay muchos con muy buenas condiciones. Además, al técnico le gusta arriesgar, yo no pensaba que iba a jugar así en la B. Estoy contento, el ambiente es muy bueno y se trabaja muy cómodo", dijo "Popi" Flores.

"Encontré gente que me da confianza y que me dio trabajo", dijo sobre el asunto Pablo Melo. "Y un grupo de jugadores que, de repente estando en la A uno no lo nota demasiado, pero tiene muchas ganas y las mismas o más condiciones que los jugadores de Primera, aunque no la misma suerte. Acá hay 40 futbolistas y 20 de ellos salen de acá a buscar el dinero para sus familias. Es una realidad distinta en la que me estoy empapando", afirmó el defensa. "Voy a tratar de ayudar al equipo a la hora de jugar y si fuera de la cancha sirvo como referente y ayudar a los compañeros que tienen esas dificultades hoy en día, mejor aún".

Melo reconoció a su vez que hacer el camino a la inversa no resulta fácil. "Uno se hace muchas preguntas de por qué ha llegado a jugar en la B a esta altura de la carrera. Es un paso en el que se retrocede, pero sé que me va a impulsar a mucho más. Si no tuviera fuerzas hubiese dejado de jugar, pero soy joven y creo que tengo condiciones para jugar en la A. En estos tres meses quiero devolverle a Cerrito la confianza que me demostró", finalizó Melo.

A Peralta, en cambio, no le costó adaptarse a Cerrito. "No te olvides que yo jugué la Copa del Interior hace unos meses atrás con Wanderers de Artigas. El jugador de fútbol quiere jugar y hoy en mi cabeza está jugar, pasar bien y ayudar a Cerrito en donde que pueda".

La mira de Flores respecto al futuro son diferentes. "Cuando me fui en el 2010 lo hice para terminar mi carrera en Argentina, pero encontré que estaba rindiendo igual que cuando tenía 20 años. Hasta me habían llamado equipos de Primera, pero como eran del interior y yo necesitaba estar en Uruguay, no pude quedarme", relató el arquero de 38 años.

"Estuve varios meses parado, porque lo de Argentina no se cerraba y acá nadie sabía que yo estaba. Pero estoy bien, tengo la expectativa de hacer un buen torneo y si se abre la puerta para terminar mi carrera en Primera División, sería algo muy lindo. Y si no me dedicaré a terminar el curso de técnico y ver si puedo seguir jugando o no", añadió "Popi", quien ya vivió una breve experiencia en la B, cuando defendió a Rentistas, en el 2010, antes de irse a Argentina. "En ese momento yo había comenzado a hacer el curso de técnico y quería saber qué sentía el jugador de la B y cuál era la forma de entrenar".

Peralta reconoció que llegó a Cerrito porque no consiguió ningún equipo en la A. "No sé, soy un tipo sano, bueno para los grupos, pero a veces me nombran a mí y parece que nombraran al diablo. Supongo que es por esa fama que tengo. Estoy más grande y no soy el mismo de antes. Me pregunto cómo hacer para que los demás lo sepan, para cambiar esa imagen. Yo tampoco lo ando diciendo por todos lados ni me junto con gente para hablarlo. Vivo mi vida e intento ser feliz con lo que hago. Juego porque amo el fútbol", dijo el talentoso futbolista.

Peralta

A sus 32 años, el “Chino” se pondrá la de Cerrito, su decimoséptima camiseta. Se inició en Danubio y jugó en Nacional en dos etapas (2002-2003 y 2010-2011). Nueve de sus equipos fueron en el exterior.

Flores

“Popi” nació en Colonia hace 38 años. Se crió en Peñarol, club con el que ganó cuatro Uruguayos durante el Quinquenio. En Argentina defendió a Lanús, Sportivo Italiano, Sarmiento de Junín y Platense.

Melo

Melo nació en Rivera hace 32 años. Jugó en tres diferentes etapas en Cerro, club en el que debutó en Primera. Defendió a Nacional en el 2008 y en el exterior jugó en Argentina, Chile, Ecuador, Colombia y Venezuela.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)