Historias

El otro "Pepe"

Claudio Herrera, figura de River frente a Nacional, es seguro en la marca y se desdobla en ataque. Tiene el mismo apodo y sólo le falta la pegada de su padre.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Claudio Herrera. Foto: Francisco Flores.

"¡¡¡Sos un perro, igual que tu padre!!!". Frases como esa, son las que escucha Claudio Herrera en las canchas. Pero para el lateral de River Plate que lo comparen con su padre es un gran orgullo y sólo lamenta no haber heredado su notable pegada. "Es complicado, me lo recuerdan en cada cancha a la que voy y siempre es en contra. Pero que sigan gritando nomás… yo hago la mía, somos dos personas totalmente distintas. Jugamos en la misma posición pero cada uno tenía sus cosas buenas y malas. Él me aconseja nada más", contó una de las figuras del equipo de Guillermo Almada en la victoria obtenida el sábado frente a Nacional. Esa que les permitió volver a sentirse ellos mismos tras un mal comienzo en el Torneo Clausura.

"Siempre es lindo ganarle a un grande. Y justo aparecí en todas las jugadas claves del partido", dijo sobre el partido frente a los tricolores. Aunque no se queda con el centro que levantó para el gol que le dio la victoria a su equipo sino con una pelota que sacó en la línea tras un tiro de Juan Manuel Díaz. "Todavía no sé cómo la saqué", reconoció. "River se caracteriza por jugar bien, el otro día no lo hicimos, pero nos supimos defender. Y eso era lo que nos estaba faltando a veces. Vamos a seguir mejorando porque siempre es mucho mejor entrenar después de haber ganado, más un partido como el del otro día".

Se sorprende cuando alguien le dice Claudio porque lleva desde niño el mismo apodo que su padre. "Me dicen Pepe desde chiquito, desde que regresamos a Montevideo y entré en cuarto de escuela. Todos me dicen que soy muy parecido a mi padre, hasta en la forma de hablar. Se ve que es la herencia o capaz que, al estar tanto tiempo juntos, lo copio sin darme cuenta. Por desgracia no agarré su pegada".

Italia

Se fue a Italia con su familia, cuando tenía menos de un año porque su padre fue transferido a Cagliari y regresó con ocho. Por eso mismo no hizo baby fútbol. Cuando volvieron, sus padres lo pusieron en la Scuola Italiana para que no perdiera el idioma y jugaba allí. "Luego me probé en Peñarol en Sexta División, pero se me complicaba con los horarios. Entonces mis padres me dijeron que terminara Sexto y que después me iba a ir a probar a Italia. Fui a Cagliari y quedé. Jugué dos años en el equipo Primavera y luego seis meses en la Primera de Messina", contó tras la práctica llevada a cabo ayer en el Complejo de Colón.

"Tenía 18 años y aprendí muchas cosas. Lo que más aprendí fue a extrañar. Todo lo del día a día. Y aprendí un montón de cosas de fútbol. Todo es muy diferente, hasta la pelota. Ya en Primavera teníamos una Nike que le pegabas y salía como loca. Aprendí de todo. Jugaba de zaguero, pero después quedé bajo y pasé de lateral", agregó.

En Cagliari se reencontró con varios de sus amigos de la niñez. "Incluso amigos de mi padre que me llevaron a ver el lugar donde vivía de chico y me hicieron recordar una cantidad de cosas. Ahora hablo con varios amigos por Internet".

Regresó a Uruguay porque Messina se fundió. No le pagaron y la estaba pasando mal. Le dijo a sus padres que quería regresar. Arrancó en River Plate en Tercera, en el 2009. En el equipo que dirigía Juan Carlos Carrasco y que fue Campeón Uruguayo. "Me subió Del Capellán y estuve como un año entrenando en Primera. Debuté con Carlos María Morales, fue frente a Central Español y perdimos 2 a 0, pero jugué bastante bien. Después ya vino Almada y fui alternando hasta que el año pasado, en el Clausura, me estabilicé y arranqué como titular".

Trabajo

Consultado sobre cuáles son sus expectativas para el futuro, da una respuesta diferente. "Mi primer objetivo es poder mantener una familia como mi padre me mantuvo a mí. Tuve todo, nunca me faltó nada. Lo primero es la familia, y luego me gustaría regresar al exterior o jugar en la selección, aunque sé que eso es muy complicado. Y también jugar en algún cuadro grande", dijo y sonrió. Es que debido a la herencia familiar es hincha de Peñarol, pero no se negaría a jugar en Nacional. "Obvio, que me gustaría jugar en Peñarol, pero ahora con 27 años no me puedo dar el lujo de decirle que no a ninguno y lo primero es la familia. Además, mi novia y toda su familia son de Nacional; no pasaría nada. Es trabajo; ser hincha, siempre voy a ser hincha de Peñarol, pero el trabajo es el trabajo. Me imagino lo que me gritarían. Je".

Tiene contrato con River Plate hasta junio y no descarta regresar a Europa, pero tendría en consideración cualquier posibilidad para emigrar. Porque como repitió varias veces lo que más le importa es consolidar una familia. Aún vive en la casa paterna, pero hace un año y medio que está de novio con Soledad, que estudia para maestra infantil, y dentro de un par de meses se irán a vivir juntos. Y el casamiento por civil está programado para junio. "Lo que más quiero es consolidar una familia, todo el resto queda en segundo plano", insistió.

Título

Entre sus objetivos también está conseguir un título con el equipo de la Aduana. "Ya hace muchos años que estoy en el club y le tengo un gran aprecio. Me gustaría mucho poder ser campeón. Hace un par de años que estamos ahí arriba en las últimas fechas, pero siempre nos falta un poquitito. Estamos esperando dar ese gran paso. De todos modos, eso no nos pesa, a mí al menos, no me pesa. Porque cuando salimos a la cancha lo hacemos siempre para ganar, vayamos primeros o últimos. A veces las cosas salen y otras no. Si la pelota que saqué el sábado en la raya iba para adentro, era otro partido. Son situaciones que en un segundo te pueden cambiar todo. Estoy feliz de haber tomado las decisiones correctas".

Su hermana Sofía, siete años menor que él, está ennoviada con Diego Godín. Y eso hace que también deba soportar las bromas de sus compañeros. "Acá me joden porque soy el cuñado de Godín. Me dicen cualquier cosa de mi hermana. Pero ya estoy acostumbrado. Con Diego nos vemos poco, por obvias razones, porque él pasa muy poco en Montevideo, pero está todo bien. Es mi hermana chica, pero ya no soy cuida. Si ella está feliz, para mí está todo bien", aseguró.

A las bromas sobre su padre y su cuñado, se agrega el apodo de "burgués", con el que lo llamaba un compañero debido al sector socio económico del que proviene. "Pero era una broma nomás, creo ser bastante humilde", sostuvo "Pepe", quien comparte habitación con nueve compañeros a la hora de concentrar en el Complejo de Colón. "Los cuartos son de a cuatro, pero en el último dormimos diez".

SABER MÁS

"Es muy importante para River" - por Guillermo Almada

Primero es una gran persona y nos brinda muchas cosas en lo futbolístico. Ha tenido un crecimiento muy importante con nosotros. Es de los jugadores que ha sobrevivido en estos cuatro años que llevamos en el club. Cuando llegamos alternaba en Primera División y luego en base a su esfuerzo y su trabajo se fue ganando la titularidad. Nos reconforta mucho ver el crecimiento que ha tenido en su juego. Es un gran profesional, de los mejores que tenemos, y un muy buen compañero para todos. A los laterales les pedimos el desdoble permanente y lo cumple a la perfección. Claudio ha entendido muy bien lo que queremos. Basta ver el partido frente a Nacional. Estuvo firme en la marca y a su vez, se desdobló bien en ofensiva. Cumple muy bien con las dos funciones. Tiene buena resistencia para ir y venir, es muy dinámico y con eso nos da un aporte ofensivo muy importante. Y en el segundo tiempo tuvo que defender durante mucho rato y cerró muy bien su sector. Yo jugué con su padre. Son distintos, él tiene más ida y vuelta, es más dinámico y el "Pepe" grande tenía una pegada extraordinaria en los tiros libres, lamentablemente no lo heredó. Pero tiene otras cosas que le hacen ser muy importante para nosotros. Quiero destacar que es siempre la misma persona. Jugando, sin jugar, estando en el banco o sin participar. Siempre entrenó de la misma manera y alentó a sus compañeros cuando no le tocó jugar. Es parte de su profesionalismo y de la gran persona que es.

 

Estuvo en el “calcio”

Claudio viajó con su familia a Italia cuando tenía un año. Volvió a los 8. Diez años después volvió para jugar en Cagliari y Messina.

Darsenero

Lleva muchos años en River Plate y le tiene un gran aprecio. Le gustaría conseguir un título con el club. Su contrato termina en junio.

Un aguatero de ley

Es hincha de Aguada, lo delatan las alas verdes que tiene en el termo. Es aguatero por herencia paterna y va siempre a los partidos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)