EN EL CAMPEÓN DEL SIGLO

Lucas Viatri le dio un triunfo merecido a un Peñarol que toma aire

Con un gol de cabeza del argentino a los 63', Peñarol le ganó 1-0 a Wanderers en el Estadio Campeón del Siglo y respira Diego López. 

Lucas Viatri festeja su gol para abrir el marcador frente a Wanderers en el Campeón del Siglo. Foto: Gerardo Pérez.
Lucas Viatri festeja su gol para abrir el marcador frente a Wanderers en el Campeón del Siglo. Foto: Gerardo Pérez.

Primer tiempo

Con cinco cambios respecto al equipo que había enfrentado el domingo a Liverpool, Diego López puso en cancha juvenil Matías De los Santos junto a Walter Gargano, sacando a Guzmán Pereira del doble cinco.

El 1-4-4-2 de Peñarol se modificó a un 1-4-1-4-1 y en esta oportunidad, el “Memo” apostó por Walter Gargano por delante de la línea de zagueros, cuatro volantes más adelantados y Lucas Viatri en la ofensiva.

En Wanderers, Alfredo Arias mantuvo su esquema de 1-4-2-3-1 con Nicolás Albarracín, Diego Riolfo y Mauro Méndez por detrás del argentino Matías Castro, el único delantero.

Y luego de la orden de Leodán González, se vio otro Peñarol con relación a los últimos partidos. Alentado por su público, el equipo de Diego López salió a jugar como no lo venía haciendo y en los primeros minutos, dominó al bohemio.

Peñarol y Wanderers por la quinta fecha del Clausura 2019. Foto: Gerardo Pérez.
Fabricio Formiliano y Matías Castro luchan por la pelota en pleno partido. Foto: Gerardo Pérez.

Fueron cinco chances de claro peligro las que Peñarol hilvanó en los primeros 15 minutos de partidos en los que perfectamente el aurinegro pudo ponerse en ventaja siendo Ignacio De Arruabarrena un responsable directo para mantener el cero en su arco.

La visita hizo lo suyo, pero recién a los 14’ llegó por primera vez con peligro tras un remate de Diego Riolfo dentro del área de Peñarol que atajó notablemente Kevin Dawson.

Luego, hubo que esperar hasta los 24’, cuando Lucas Viatri le puso una pelota de gol a Gastón Rodríguez que definió muy mal en el área en otra clara chance para el aurinegro que seguía siendo superior a Wanderers.

Pero después de la media hora, el partido cayó en un pozo. Peñarol ya no atacaba tanto como en los primeros minutos. El bohmeio no le podía entrar a un ordenado equipo aurinegro en el fondo y el fútbol no aparecía como en el inicio del encuentro.

Ninguno de los dos pudo inquietar más y la primera parte se fue sin goles en el Campeón del Siglo, donde los hinchas de Peñarol aprobaron con aplausos esos primeros 45 minutos en los que el aurinegro dominó y generó las mejores chances, pero no logró convertir. 

Peñarol y Wanderers por la quinta fecha del Clausura 2019. Foto: Gerardo Pérez.
Peñarol y Wanderers por la quinta fecha del Clausura 2019. Foto: Gerardo Pérez.

Segundo tiempo 

En el complemento, los dos salieron a jugar sin variantes y la primera chance de peligro fue para Wanderers con un cabezazo de Matías Castro que otra vez encontró una notable respuesta de Kevin Dawson.

Un minuto después y en una contra rápida, el bohemio pudo ponerse en ventaja pero Ezequiel Busquets desactivó una bomba a tiempo para mandar la pelota al córner.

Las imprecisiones se adueñaron de Peñarol en el inicio de la primera parte y Wanderers creció para apoderarse de la pelota y el trámite, complicando al fondo aurinegro.

A los 55’ y tras perder otra pelota en la salida, la hinchada de Peñarol empezó a cantar y alentar a un equipo que no respondía en la cancha, que se veía superado.

El esquema del 1-4-1-4-1 pasó a ser un 1-4-3-3 con Gastón Rodríguez, Lucas Viatri y Agustín Canobbio como delanteros por momentos, pero eso no estaba dando resultado. El equipo no lograba generar fútbol en la ofensiva.

La primera llegada en ofensiva del aurinegro en el complemento fue a los 57’ con un cambio de frente de Walter Gargano para Agustín Canobbio, quien enganchó de la punta izquierda hacia el medio y sacó un remate desde lejos que se fue afuera.

Fue como un punto de inflexión. De ahí en más Peñarol mejoró. Luego llegó otra jugada de peligro en la que después de un córner Diego Barboza casi la manda a su propio arce de cabeza y con el empuje de su gente, el equipo de Diego López crecía.

Hasta que a los 63’ y tras un córner ejecutado por Gabriel Rojas, apareció Lucas Viatri para poner de cabeza el 1-0 del auriengro y cortar la sequía de goles de los delanteros de Peñarol para hacer delirar a todo el Campeón del Siglo.

Lucas Viatri y Gabriel Rojas celebran el gol del delantero argentino. Foto: Gerardo Pérez.
Lucas Viatri y Gabriel Rojas celebran el gol del delantero argentino. Foto: Gerardo Pérez.

El gol revitalizó a un Peñarol que necesitaba eso. Pero nada estaba dicho. Aún quedaba mucho tiempo por delante en el partido y con la ventaja, Diego López empezó a refrescar el equipo con el ingreso de Facundo Pellistri por Gastón Rodríguez.

En Wanderers, Arias sumó un “9” más de área y mandó a la cancha a Gonzalo Barreto por Mauro Méndez, reforzando la ofensiva del visitante.

El cierre del partido estuvo marcado por la lesión de Agustín Canobbio, quien a los 83’ fue sustituido por Cristian Rodríguez y en ese momento, Agustín Dávila ingresó por Matías De los Santos.

Arias también movía sus piezas y le dio ingreso a Axel Müller por Jonathan Barboza y luego a Emiliano Coitinho por Nicolás Albarracín.

En el cierre del partido, Facundo Pellistri robó una pelota en la salida de Wanderers y se fue camino al gol, pero su remate lo atajó De Arruabarrena en otra chance que Peñarol desperdiciaba como para liquidar el encuentro.

Y luego fue Wanderers el que se tiró con todo en busca de la igualdad y estuvo muy cerca de conseguirla ya que generó tres situaciones claras de gol en las que Kevin Dawson salvó el arco aurinegro, una de manera magistral ante tremendo zapatazo de Maximiliano Araújo.

Con agonía pero de manera más que merecida porque dominó gran parte del partido, Peñarol se quedó con una victoria tan importante como imprescindible para respirar y tomar aire en medio de una complicada situación deportiva.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)