TORNEO APERTURA

Peñarol imparable

Le hizo cuatro goles a River, su verdugo, y lo avasalló con 10.

Foto: Ariel Colmegna.
Foto: Ariel Colmegna.

Se terminó. Peñarol le puso punto final a la racha adversa contra River Plate, su verdugo de los últimos años. y lo hizo con una gran actuación, superándolo de principio a fin y soportando yerros arbitrales que impidieron una rápida apertura del marcador.

El aurinegro fue más, mucho más que el darsenero. La fórmula volvió a ser la misma de siempre: fútbol y llegada por las bandas, toques sutiles pero brillantes de ‘Maxi’ Rodríguez, y una tarea gigante de Gargano en el mediocampo.

Desde el inicio nomás, el equipo de Leo Ramos se plantó en campo rival. Guillermo Varela y Lucas Hernández fueron más carrileros que laterales y se posicionaron ‘del otro lado’ de la raya.

Estoyanoff y Canobbio jugaron más arriba, mucho más cerca del área, y le hicieron compañía a Fidel Martínez.

El gol estaba al caer. Y cayó. Pero una mala decisión Mauricio Espinosa (el primer línea) anuló una lícita conquista del ecuatoriano cuando iban 18 minutos de juego. La pelota llegó al área pegó en el brazo de Juan Manuel Olivera y siguió hacia el arco. En medio del camino, le pegó Fidel ante la salida de Nicola Pérez. Festejo y alegría, pero duró unos segundos nada más, ante la bandera levantada de Espinosa y consulta de Jonathan Fuentes. Gol mal anulado.

Peñarol no se quedó. Siguió en la búsqueda del gol y pudo haberlo logrado en varias ocasiones que no concretó en el área darsenera por errores en la definición o tapadas de Nicola Pérez. También pudo abrir el marcador con un penal (no sancionado por Fuentes) a Canobbio cuando se terminaba el primer tiempo.

River hizo poco. Solo en algunos momentos de ese período inicial pudo zafar del asedio, pero llegó sin fuerzas al área aurinegra.

En el inicio del complemento, una falta a Fidel Martínez generó un tiro libre al borde del área. Le pegó el ‘Cebolla’. Y metió un balazo en el ángulo superior derecho de Nicola Pérez que se paró mal, detrás de la barrera y descuidó ‘su palo’. Ese 1-0 desmoronó al darsenero. Ni siquiera la roja al ‘Cebolla’ -a los 51’- inquietó a Peñarol. River no tuvo armas para hacerlo.

El aurinegro sacó mayor diferencia en el marcador con un jugadón de Gargano. El volante a pura carrera dejó rivales por el camino y cuando pisó el área definió fuerte, rasante, junto a un palo. Fue el 2-0, el gol que liquidó a River.

El equipo de Ramos apuró más. Generó más, y llegó más que su rival aún con un hombre de menos. Gargano, una vez más, metió un pase de gol a Estoyanoff y aumentó a tres la diferencia. Giovanni González (recién ingresado) logró el 4-0 y Matías Alonso maquilló el resultado con el descuento.

Peñarol fue imparable e hizo trizas el maleficio.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)