FÚTBOL

Peñarol venció a Barcelona y Borussia en su gira de 1974

Los aurinegros se trajeron cuatro trofeos de sus torneos por África y Europa. Y una tarjeta roja para Johan Cruyff.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: archivo El País.

Esta historia empieza y termina en Fernando Morena: refleja la gravitación de sus goles en el Peñarol de los ‘70 y también los malabares económicos y de negociación que debió hacer el club para mantenerlo en sus filas.

Al comenzar agosto de 1974, el aurinegro se iba de gira por África y Europa, pero Morena se negaba a viajar debido a que el club le debía una importante suma. Según se contó entonces, era más de un millón de pesos pero cuando fue a cobrarlos, pretendieron entregarle apenas 200.000. Hubo que convencerlo para que se sumara a la delegación, lista para partir.

Las giras resultaban vitales para los dos clubes grandes en las décadas de 1960 y 1970, pues aportaban los dólares que permitían sostener sus planteles, cuando el dinero de la televisión era marginal y recién se empezaba a mover el mercado internacional de pases. Justamente, antes del auge de los contratistas las giras daban la oportunidad presentar a sus jugadores “en vivo” para convocar a los interesados y gestionar sus transferencias. Tan importantes eran esos viajes, que ambos clubes consiguieron establecer un receso en la temporada doméstica cada agosto, a cambio de ceder a los equipos chicos un porcentaje de sus recaudaciones cuando jugaban por la Libertadores.

España representaba la meca de aquellos veranos europeos, con numerosos torneos de pretemporada que convocaban a los mejores equipos del mundo. Todavía sobreviven algunos, como el trofeo Teresa Herrera, el más antiguo de todos, pero en general los grandes clubes europeos prefieren hoy irse a Estados Unidos o China.

La Teresa Herrera siempre tuvo un vínculo con el fútbol uruguayo: Nacional la ganó en 1958, Peñarol la conquistó en 1974 y 1975 (junto a Dinamo de Kiev es el único club extranjero en obtenerla dos veces) y además ambientó el primer clásico en Europa, que el tricolor ganó por 3 a 1 en 2005.

En aquel ’74, Peñarol jugó sus primeros encuentros en África: la copa TAP en Mozambique y Angola, por entonces colonias portuguesas. Disputó el último encuentro en Angola el 11 de agosto. Con el trofeo en la valija, la delegación voló a Lisboa y de allí a Porto, para seguir en ómnibus rumbo a La Coruña, a donde llegó tras 40 horas de viaje. Y al otro día, 13 de agosto, salió a la cancha del estadio Riazor a enfrentar a Barcelona.

El certamen pareció organizado para repetir la final del Mundial de Alemania, jugada apenas un mes antes. Por un lado, el Barcelona de los holandeses Johan Cruyff y Johan Neeskens, campeón español; por otro, el Borussia Mönchengladbach, subcampeón alemán, con otros dos protagonistas de la definición mundialista de Munich, Bertie Vogts y Rainer Bonhof. En esa Copa del Mundo, mientras tanto, Uruguay había tenido una actuación muy pobre.

Pero Peñarol sorprendió a todos, eliminó al Barça y avanzó a la final. Controló el primer tiempo, luego resistió los ataques del rival gracias a un gran trabajo del arquero Walter Corbo y cuando faltaban 15 minutos, convirtió el único gol: Morena hizo una gran jugada, su tiro dio en el travesaño y José Cruz aprovechó el rebote.

Aquel día defendieron al aurinegro Corbo, Sandoval, Hugo Fernández, Mario González, Acosta, Zoryez, Cruz (luego Voltaire García), Unanue, Morena, Ramón Silva y Jiménez (Quevedo). Por Barcelona: Mora, Rifé, Gallego, Torres, De la Cruz, Juan Carlos, Rexach, Neeskens, Cruyff, Asensi y Clares.

El partido tuvo otra incidencia muy comentada: a los 38 minutos fueron expulsados Cruyff y su marcador, Hugo Fernández. “Él picó y parecía un avión. Lo agarré de la camiseta y se me iba. Lo agarré del pantalón y se me iba. No tuve más remedio que largarme a las piernas”, contó Fernández al regreso de la delegación. Cayeron juntos y el holandés agredió al uruguayo, dándole un tacazo en la cara. El árbitro Garrido los expulsó a ambos, aunque Hugo tuvo que salir en camilla, con el rostro ensangrentado. “Cruyff es un mal deportistas, conmigo estuvo pésimo, pero reconozco que gracias a él me hice famoso en Europa”, agregó.

La final tuvo lugar dos días después, frente al Borussia, que había eliminado al Atlético de Madrid por penales. Peñarol jugó con los mismos once, salvo Voltaire García por el lesionado Fernández. Borussia salió con Kleff, Vogts, Bonhof, Hurkes, Klinkammer, Wittkamp, Stielike, Simonsen, Köppel, Hilkes y Heycknes.

Los alemanes se pusieron 2-0 con goles de Heycknes y el danés Simonsen, pero en la media hora final Peñarol reaccionó y empató con dos conquistas del argentino Quevedo. En el alargue, Morena decidió el partido y la copa. El capitán Rodolfo Sandoval recibió la Teresa Herrera, un enorme trofeo que reproduce la Torre de Hércules, el faro símbolo de La Coruña, en tanto Morena obtuvo una réplica en menor tamaño como mejor futbolista del torneo.

“Ustedes me conocen y saben que no me gusta mucho hablar sobre mi propio equipo, pero esta vez tengo que decirles que los muchachos estuvieron sobresalientes”, comentó el técnico Hugo Bagnulo a El País, vía telefónica, desde La Coruña.

Después, los aurinegros conquistaron el trofeo “Feria y Fiesta” en Ciudad Real, venciendo al Deportivo Español, y la copa Mohamed V en Casablanca, superando a Ruch Chorzow de Polonia. Cuatro trofeos, más unos cuantos dólares (Pepe Cruz fue transferido al Alavés por 60.000) representaron una gran cosecha. Real Madrid se interesó por Morena, pero terminó contratando al alemán Paul Breitner, otro protagonista de la final de Munich.

El goleador siguió siendo tema al regresar a Montevideo. El 31 de agosto vencía el préstamo otorgado por River Plate, por lo cual no podía defender al aurinegro. Como ocurrió varias veces en aquellos años, el presidente Washington Cataldi negoció con su colega darsenero, Eduardo Castro Quintela, y consiguió un nuevo préstamo hasta el 31 de enero de 1975. El último día de aquel agosto, Peñarol debutó en el Campeonato Uruguayo frente a Rentistas. Ganó 1 a 0, con gol de Morena.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados