Peñarol

¿Peñarol es Urretadependiente?

El futbolista es gravitante con sus goles y actuaciones pero cuando lo controlan, el equipo se apaga.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Jonathan Urretaviscaya. Foto: Ariel Colmegna

Cuánto va?", le preguntó Pablo Bengoechea al "Vasco" Oscar Aguirregaray cuando promediaba el segundo tiempo en el partido de Rivera ante Tacuarembó, y el gol de Peñarol no llegaba por ninguna vía.

El entrenador ya había hecho los cambios, y había lanzado a sus hombres al ataque. El grande había cargado todas sus municiones sobre el arco del chico, pero el empate no se modificó. Y Peñarol dejó sus primeros dos puntos en el Torneo Clausura.

El argumento de "Urreta" esta vez no le alcanzó al aurinegro. El equipo no tuvo la sorpresa de los dos partidos anteriores y terminó haciendo un juego demasiado anunciado.

La propuesta de Bengoechea con Aguiar de volante interno y el "Japo", por afuera no tuvo efecto y Peñarol, igual a como lo había sido en las primeras dos fechas, terminó dependiendo casi exclusivamente de lo que pudiera hacer Urretaviscaya.

Fue el único que llevó a Peñarol sobre el arco de Tacuarembó. Cada vez que "Urreta" tomó la pelota, encendió la luz de alarma en el fondo rival.

De hecho, la jugada del gol aurinegro la gestó el propio Urretaviscaya.

Pelota al "Tony" Pacheco desde la salida y la pared con Marcelo Zalayeta, devuelta como con la mano en forma de centro para que "Urreta" pusiera la cabeza.

¿Peñarol es Urreta-dependiente? Hasta ahora, parece serlo. Porque con él funciona y genera peligro cada vez que toca y se hace de la pelota. Pero decae cuando el balón toma otro camino.

El aurinegro tiene dos velocidades, y se nota. Una, cuando Urretviscaya se junta con el "Japo" y otra cuando Pacheco se asocia con Zalayeta.

Está en Bengoechea buscarle "la vuelta" al equipo. El entrenador dijo que había quedado conforme, pero también que "hay cosas que se dicen para afuera" y otras que se manejan adentro, entre las cuatro paredes de Los Aromos.

Peñarol depende mucho de Urretaviscaya. Demasiado. Y como muestra, alcanza un botón. Cuando Tacuarembó le cerró los espacios y lo controló, fue otro partido, mucho más trabado, más peleado y más lento.

El ritmo que impone "Urreta" es otro, muy diferente al que pueden plasmar los demás. Peñarol lo sufre y cuando no entre en juego, parece andar en cámara lenta.

Toque, y el tuya y mía

nMarcelo Zalayeta hace la diferencia. Por su fútbol, por su técnica, por su clase, pero no tiene la velocidad ni la explosión de Urretaviscaya. Es difícil que se forme una sociedad entre ellos, la pelota llega bien tratada con el "Tony" Pacheco, pero muchas veces queda "Urreta" descolgado de los demás por ese toque del "tuya y mía" en donde no participa, como sucedió en gran parte del partido en Rivera.

Vértigo de atrás

nUrretaviscaya no es punta-punta definido, llega como volante por afuera, se suma al ataque, pero no es delantero neto y eso lo está sintiendo el equipo. Hoy por hoy, sin la velocidad de Jonathan Rodríguez ni del "Lolo" Fabián Estoyanoff no tiene variantes que doten de sorpresa al avance. "Urreta" puede armar algo con el "Japo" o con Diogo, dos hombres que se acercan a su vértigo en la ofensiva.

De la explosión de Jonathan ...

Peñarol perdió velocidad de mitad de cancha hacia adelante con la ida de Jonathan Rodríguez al Benfica de Portugal, pero también perdió un recambio con características similares, con el alejamiento de Fabián Estoyanoff, uno de los futbolistas a los que no se le renovó el contrato y terminó emigrando al fútbol árabe. Tanto "Jona" como el "Lolo" dotaban de velocidad y explosión al avance de los aurinegros. Hoy la realidad es muy diferente.

A la no llegada de Michael Santos...

Michael Santos, el delantero de River Plate, estuvo a punto de pasar a los aurinegros en el último período de pases. Su nombre se manejó casi en el cierre y contaba con el visto bueno de todos, pero sus representantes optaron por su permanencia en los darseneros ya que insistieron que en River iba a jugar, iba a tener minutos y continuidad y en Peñarol no estaba segura su presencia en el equipo. Hubiese sido una variante veloz en el ataque.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)