TORNEO APERTURA 2021

Peñarol tuvo un momento de lucidez, mejoró, le ganó a Cerrito y recuperó la sonrisa

El equipo de Mauricio Larriera tuvo un buen segundo tiempo contra el auriverde, fue efectivo y recuperó la senda de la victoria.

Peñarol le ganó a Cerrito en el Estadio Campeón del Siglo. Foto: Leonardo Mainé.
Peñarol le ganó a Cerrito en el Estadio Campeón del Siglo. Foto: Leonardo Mainé.

Con varios resultados vistos en la décima fecha del Torneo Apertura 2021 y tras la derrota de Nacional frente al Montevideo City Torque, Peñarol salió a jugar un partido decisivo porque sabía que tenía que sumar de a tres porque de lo contrario se empezaba a despedir de la lucha por el título.

Y el equipo de Mauricio Larriera no falló. Le costó un montón, pero consiguió ganar para recuperar el camino de la victoria ya que venía de dos juegos sin triunfos -empate con Villa Española y derrota con Nacional- pero sobre todo venía dando una pobre imagen futbolística.

En la primera parte el carbonero apenas pudo generar dos situaciones claras de gol sobre el arco rival, una con un cabezazo de Ariel Nahuelpán que pasó muy cerca del palo izquierdo de Alberto Eiraldi, y otra que terminó con gol del argentino pero ese tanto fue anulado por posición fuera de juego del delantero.

La pobre producción de Peñarol se redujo a eso en los primeros 45 minutos, pero en el complemento todo cambió y de inmediato. Apareció el fútbol. Apareció el juego asociado y lo más importante: aparecieron los goles.

En apenas tres minutos, el aurinegro lo liquidó. A los 46’ y tras una habilitación de Agustín Canobbio a Giovanni González, el lateral derecho habilitó a Ariel Nahuelpán y el argentino definió para el 1-0.

Los jugadores de Peñarol celebran uno de los goles a Cerrito. Foto: Leonardo Mainé.
Los jugadores de Peñarol celebran uno de los goles a Cerrito. Foto: Leonardo Mainé.

A los 49’ y luego de un córner de Facundo Torres, Canobbio la peinó en el primer palo y por el segundo llegó Gary Kagelmacher para anotar el segundo gol mirasol.

Tranquilidad absoluta para un equipo que la necesitaba y que además, no pasaba zozobra en la última zona porque Cerrito no inquietó. Kevin Dawson fue un simple espectador del encuentro ya que no tuvo trabajo porque el auriverde nunca supo cómo dañar a la zaga carbonera.

En la ofensiva, el aurinegro generó un par de situaciones más y hasta pudo aumentar, más allá de que ni el árbitro Jonathan Fuentes ni el VAR cobraron un penal por mano en el área de Cerrito.

Eso no cambió el trámite porque el equipo de Mauricio Larriera se terminó quedando con la victoria por 2 a 0 en el Estadio Campeón del Siglo y recuperó la alegría.

Peñarol cortó la racha de dos partidos sin ganar, sumó de a tres, volvió a sonreír y aprontó bien el clásico que se le viene por los octavos de final de la Copa Sudamericana.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados