TORNEO APERTURA

¿Acertó Diego Forlán en tomar riesgos con la rotación en Peñarol?

El entrenador aurinegro sigue moviendo el plantel, pero necesita mejorar en juego y en resultado para no perder pie en el certamen.

Matías Britos, Cristian Rodríguez y Fabricio Formiliano. Fotos: Gerardo Pérez.
Matías Britos, Cristian Rodríguez y Fabricio Formiliano. Fotos: Gerardo Pérez.

Diego Forlán decidió rotar el plantel de Peñarol en la previa a una larga seguidilla de partidos. Lo hizo frente al equipo que venía último en la tabla y lejos de haber subestimado al rival, entendió que el miércoles era el momento de hacerlo.

Nadie lo sabrá, pero ¿qué pasaba si no rotaba? ¿Se exponía a lesiones? ¿A bajos rendimientos? Lo cierto es que el equipo no le respondió al entrenador y de cara al partido de mañana frente a Rentistas no hay tiempo para lamentos, sino que deberá seguir con el ensayo y error en plena competencia local.

El fútbol

Peñarol jugó con un 1-4-4-2 con Cristian Rodríguez y Jesús Trindade como doble cinco pero con el capitán siendo en el comienzo del partido la manija del equipo en la generación de fútbol ofensivo. El “Cebolla” tuvo un muy buen desempeño en el primer tiempo y hasta incluso dos chances claras de gol. Pero en el complemento el cansancio le jugó una mala pasada, su producción bajó y la del equipo carbonero también.

LAS CARENCIAS. Salvo lo hecho por el “Cebolla” y algunas jugadas que se gestaron por la banda izquierda con Joaquín Piquerez como protagonista, Peñarol no tuvo ideas. Christian Bravo no gravitó y volvió a poner en riesgo su titularidad en el equipo carbonero. Tras el 2-0 de Deportivo Maldonado, el carbonero no generó una chance clara de peligro. Se cayó anímica y futbolísticamente.

LAS CONSECUENCIAS. La tabla de posiciones ya no empieza a ser el mejor aliado de Peñarol en el Torneo Apertura 2020. El equipo de Diego Forlán suma dos triunfos, dos empates y dos derrotas. Ayer, tras vencer a Montevideo City Torque, Nacional superó en la clasificación al conjunto aurinegro y el panorama empieza a llenarse de nubarrones en Los Aromos.

La defensa

Después de más de cinco meses de inactividad, Fabricio Formiliano volvió al equipo y evidenció falta de ritmo. Pero en algún momento debía volver y si recupera su forma futbolística, es clave.

LAS FALLAS. Un aspecto que había caracterizado hasta el miércoles al Peñarol de Diego Forlán era la solidez defensiva. Pero frente a Deportivo Maldonado, la zaga carbonera cometió errores que le costaron muy caro y por segunda vez en el Torneo Apertura 2020 recibió dos goles.

Ahora la decisión de mantener la misma línea de cuatro hombres o volver a hacer cambios para enfrentar a Rentistas la tendrá entrenador.

LO MEJOR. Joaquín Piquerez no solo se encargó de cerrar bien su sector por la banda izquierda y replegarse sino que además, siempre trata de irse al ataque.

El ataque

En ocho partidos que Peñarol lleva jugados en la temporada 2020, el equipo de Diego Forlán lleva anotados ocho goles, una marca poco común para un equipo que apuesta a salir campeón.

LAS CHANCES. Es verdad que el equipo genera situaciones concretas de peligro sobre el arco rival, pero tampoco es un aluvión. El miércoles tuvo cuatro chances y no tuvo contundencia en la definición.

LOS NOMBRES. Matías Britos no termina de meterse en el equipo y a pesar de que apenas lleva dos juegos como titular y las pelea todas en la ofensiva, no ha podido demostrar su capacidad goleadora. Además, Xisco no pasa por su mejor momento y tampoco es bien asistido. El que había sido de lo mejor de Peñarol en los dos primeros partidos post parate como David Terans, el miércoles jugó más retrasado en la cancha y no logró gravitar ni convertir como en los dos encuentros anteriores. Forlán tiene trabajo en esta zona y también varios jugadores que le pueden dar una mano en la ofensiva.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados