CAMPEONATO URUGUAYO

Peñarol revivió en la hora con el inesperado gol de Ignacio Lores

El volante entró en el segundo tiempo contra Cerro Largo y le dio una final más al aurinegro, que le volvió a costar imponer su protagonismo como en los últimos juegos.

A los 95’. Peñarol celebra el gol de Lores (sin camiseta, por lo cual recibió una cara amarilla), mientras los jugadores visitantes no lo pueden creer.
A los 95’. Peñarol celebra el gol de Lores (sin camiseta, por lo cual recibió una cara amarilla), mientras los jugadores visitantes no lo pueden creer.Foto: Gerardo Pérez

El gol de Lores pasada la hora cambió en un segundo el mecanismo de definición del Uruguayo, pero Peñarol deberá cambiar mucho en los seis días que quedan para la final del Clausura si aspira a lograr el tricampeonato.

Esa conquista pareció fuera de contexto en un partido que Cerro Largo controló con la pelota y luego del empate pudo ganar en un par de ocasiones, mientras el aurinegro no llegaba con peligro. Es más, transitó ese segundo tiempo atenazado por los nervios, casi sin llegar al arco de Aguerre.

Cuando el 22 de noviembre Peñarol derrotó a Fénix, quedó a dos victorias del título. Sin embargo, en esos dos encuentros, el aurinegro perdió protagonismo. Frente a Progreso porque salió con un mediocampo excesivamente cauteloso y cuando López rectificó en el segundo tiempo no le alcanzó para ganar.

Anoche, el gol de Acevedo a los seis minutos pareció encarrilar todo. Fue una muy buena jugada, que después no se repitió hasta el gol de Lores: centro de Canobbio, toque de Acevedo a Viatri, devolución de taco y remate desde afuera del área bien pegado al palo.

Poco a poco el aurinegro se retrasó y la visita comenzó a tocar, dominando el mediocampo. No tuvo mucha profundidad y cuando metió la pelota al área Formiliano y Abascal sacaron fuerte y lejos. De esa forma, si bien la parte del plan que se ejecutaba en el Campeón del Siglo funcionaba (y a esa altura Nacional empataba con Juventud), el protagonista de la noche pasó a ser Cerro Largo.

A los 53 minutos, el visitante cambió los toques por la acción directa: Dorrego recibió la pelota a unos 30 metros del arco, levantó la cabeza y remató. La pelota salió fuerte y pareció viborear en el aire, superó el manotazo de Cardozo y se clavó en la red.

Y aquella confianza que dio el gol inicial en Peñarol se convirtió en nerviosismo, porque Cerro Largo se paró bien en defensa y avanzó aprovechando los muchos espacios que dejó un aurinegro estirado en el terreno.

Cardozo hizo una gran atajada ante otro tiro de Dorrego, hubo algunas llegadas que Cerro Largo desaprovechó y casi en la hora el mismo Dorrego tuvo un tiro libre en la medialuna que ejecutó muy alto.

Peñarol intentaba, pero por las puntas no llevaban peligro Canobbio ni Pellistri. Y los pelotazos al medio iban más allá de las posibilidades de Viatri.

Nadie lo esperaba, pero a los 95’ Viatri encontró al rival adelantado, tocó para el pique de Rojas y el preciso centro del lateral fue conectado de cabeza por Lores.

Deshilachado en fútbol y desmantelado en hombres, este Peñarol logró con este gol una oportunidad más: le toca ahora mejorar para aprovecharla.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados