DE VOLEA

Si Peñarol quiere cambiar algo, debe hacer algo distinto

DANIEL ROSA

Siempre hay que mirar para adelante, pero sin olvidar lo vivido porque precisamente no repetir errores del pasado es la clave del éxito futuro. Peñarol volvió a fracasar en la Copa Libertadores.

Ya quedó muy atrás 1987, el año de la última consagración continental, y ahora comienza a quedar lejos también la final disputada en 2011. Desde entonces el aurinegro nunca más llegó a los octavos de final de la Copa y es hora de que los dirigentes hagan una profunda revisión. Si pasaron muchos futbolistas, muchos entrenadores, varios dirigentes y el resultado en las últimas ocho participaciones en Libertadores sigue siendo el mismo, entonces lo que ocurre es que hay un fallo institucional.

Ya no es solo culpa de los futbolistas, porque si no responden en la cancha es porque sistemáticamente se ha elegido mal. Entonces es tiempo de replantearse la estrategia.

Quizás haya que parar de incorporar en grandes cantidades, destinar el mismo dinero en dos o tres buenos refuerzos en lugar de 11 y proyectar juveniles.

Es posible que el primer año no se supere la primera fase, pero no será novedad. Lo cierto es que para que algo cambie, lo primero es hacer algo distinto.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados