CLÁSICO

Peñarol se quedó sin variantes en la ofensiva

Peñarol no pudo encontrar el camino con su gran caballito de batalla y lo sufrió.

Lucas Viatri en el clásico frente a Nacional en el Campeón del Siglo. Foto: Gerardo Pérez.
Lucas Viatri en el clásico frente a Nacional en el Campeón del Siglo. Foto: Gerardo Pérez.

El juego por las bandas se transformó en un sello del Peñarol de Diego López en esta temporada y todo equipo que enfrentaba al aurinegro sabía que ese era el fuerte del carbonero.

En el primer clásico que se jugó en el Campeón del Siglo, el “Memo” puso en cancha un equipo que buscó ser fiel a esa idea y se encontró con un Nacional que estudió claramente los movimientos ofensivos para neutralizar ese caballito de batalla del mirasol.

Claro está que ayer a Peñarol le faltó una pieza clave en su esquema como Brian Rodríguez, el juvenil que viajó con la selección Sub 20 al Mundial de Polonia junto a Ezequiel Busquets y Darwin Núñez, los otros dos futbolistas que perdió el plantel aurinegro.

Pese a eso, el “Memo” apostó por jugadores que primero que nada estuvieran en el 100% de sus posibilidades físicas teniendo en cuenta que el desgaste en el partido contra Flamengo había sido grande.

Sorprendió con la inclusión de Rodrigo Rojo por la banda izquierda en la mitad de la cancha, conformó el doble cinco con Walter Gargano y Cristian Rodríguez y apostó por Gabriel Fernández y Lucas Viatri en la ofensiva.

En el inicio del encuentro, Peñarol sufrió con las combinaciones entre Rodrigo Amaral y Gonzalo Bergessio, pero luego la zaga se afirmó. Pesó la expulsión del argentino, pero la última zona aurinegra mostró solidez.

Con el paso de los minutos e intentando por las bandas, el carbonero se animó, pero nunca pudo desnivelar en la ofensiva con su sello, ese que tantas alegrías le dio hasta no hace mucho tiempo.

En la mitad de la cancha no se generó un caudal de juego importante, no hubo variantes ante una defensa que jugó su partido y se mostró muy sólida y las ideas fueron muy escasas.

A impulsos individuales, Peñarol llegó a exigir a Luis Mejía pero estuvo muy lejos de ser aquel equipo que por las bandas lastimaba y dañaba rivales.

ENTRENADOR

Diego López

El entrenador aurinegro puso un equipo que salió a intentar jugar solo por las bandas pero no pudo hacerlo y careció de variantes ofensivas para ganar el clásico en su casa.

ELCLÁSICO

Las claves de un partido malo

La defensa sin zozobras
No la pasó bien cuando Amaral y Bergessio se buscaron y combinaron mucho en la primera parte. La expulsión del argentino condicionó el ataque tricolor y de ahí en más salvo algún contragolpe, la última zona de Peñarol no tuvo problemas.

El mediocampo fue flojo
Walter Gargano fue una pieza importante en la mitad de la cancha e intentó siempre tener una salida prolija hacia la ofensiva. En el final, el ingreso de Guzmán Pereira fue para manejar más el balón pero no hubo tanta generación de juego claro hacia el ataque.

El ataque en el debe
Ni Viatri ni Fernández tuvieron el partido esperado. El “Toro” incidió en el gol del empate y poca cosa más, mientas que el argentino tuvo que retrasarse varios metros y eso no lo favoreció. Además, Gastón entró y no pudo definir pese a tener sus chances claras.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)