COPA SUDAMERICANA

Peñarol se pone el traje en el exterior

Al equipo aurinegro le sienta muy bien jugar de visitante ya que fuera de fronteras logró muy buenos rendimientos en esta temporada. 

Peñarol. Foto: AFP.
Peñarol empató como visitante en Colombia frente a Deportivo Cali y tuvo un muy buen rendimiento colectivo en el Monumental de Palmaseca. Foto: AFP.

El miércoles 3 de abril en Río de Janeiro, Peñarol jugó su mejor partido en lo que va de la temporada y venció a Flamengo 1-0 en el Estadio Maracaná con una notable actuación colectiva.

Esa versión de Peñarol tocó un techo para quedarse con un triunfo histórico, rompiendo una racha de ocho años sin victorias en el exterior por Copa Libertadores de América, pero sobre todo, invitando a soñar al hincha con una buena campaña para superar la fase de grupos, algo que el aurinegro no logra desde 2011, cuando disputó la final del torneo.

Pero tras esa notable actuación en Río de Janeiro y de a poco, el equipo de Diego López fue bajando su rendimiento, pero los resultados acompañaban, ya que después de ganarle a Flamengo, sumó tres triunfos al hilo por el Torneo Apertura para volver a ser el puntero de un certamen en el que luego terminó consagrándose como campeón a falta de dos fechas para el final.

Más adelante se vino la definición del Grupo 4 de la Libertadores y después de perder en Oruro con San José, el carbonero se jugó su último boleto en el Campeón del Siglo frente a Flamengo, al que no le pudo ganar jugando con un hombre más desde los 63’ y le dijo adiós al máximo certamen continental de clubes.

Pero el fútbol da revancha y Peñarol la tuvo casi que de inmediato, aunque no con el mismo sabor. Primero, el aurinegro derrotó a Fénix el sábado para coronarse campeón del Torneo Apertura y tras sentenciar el certamen local, viajó a Cali para afrontar una revancha internacional como la Sudamericana, ya que al haber sido tercero en su grupo, se ganó un lugar en la segunda ronda.

Deportivo Cali vs. Peñarol
Palavecino y Viatri disputan la pelota. Foto: AFP

En Colombia y redondeando una notable actuación, Peñarol volvió ayer por la tarde a Montevideo con un empate ante Deportivo Cali que lo deja bien parado de cara a la revancha.

Y más allá de que el equipo de Diego López pudo haber ganado, el nivel mostrado por el aurinegro fue muy alto.

Es que después de 10’ en los que el Cali arrancó mejor, Peñarol se adueñó del trámite y desde la mitad de la cancha manejó las acciones, generó situaciones de peligro y se fue al descanso con más cosas positivas que negativas jugando como visitante.

En el complemento y tras un error defensivo de los locales, Gastón Rodríguez aprovechó y puso en ventaja a los aurinegros que luego, con Cali volcado al ataque y dejando espacios, tuvo alguna otra chance como para aumentar la ventaja, pero que regresó a Uruguay con un empate porque a los 89’, el local logró la igualdad.

A pesar de esos aspectos, es para resaltar la actuación de un equipo de Peñarol que volvió a sentirse muy bien jugando como visitante ante un rival que por momentos lo complicó por las bandas, pero que sufrió y mucho cuando el aurinegro, desde los pies de Walter Gargano y Guzmán Pereira, manejó los hilos del partido.

Peñarol se puso el traje en el exterior y ahora lo necesita en Montevideo para conseguir la clasificación y cerrar el semestre asegurándose la continuidad en la Copa Sudamericana.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)