COPA SUDAMERICANA

Peñarol tiene dos pibes de oro: Agustín Álvarez Martínez y Facundo Torres despegan

Los juveniles crecen con la confianza de Mauricio Larriera y se transforman en pieza clave de un equipo que los necesita para ganar. 

Agustín Álvarez Martínez, David Terans y Facundo Torres. Foto: Nicolás Pereyra.
Agustín Álvarez Martínez, David Terans y Facundo Torres. Foto: Nicolás Pereyra.

Durante muchísimos años Peñarol se dedicó a salir al mercado en cada período de pases para lograr algo que jamás consiguió: contratar un delantero goleador. Un “9” de raza, de esos que ganan partidos y que ayudan a obtener un campeonato. No lo pudo lograr.

Buscó en el medio local y en el exterior. Atrás quedó la época de Juan Manuel Olivera, Cristian Palacios, Diego Rossi o Gabriel Fernández con pasado reciente en el club mirasol.

Los extranjeros que llegaron en los últimos años al equipo aurinegro no marcaron la diferencia y hay que remontarse al año 2002 para ver un goleador de raza que llegó del exterior: Daniel “Miliki” Jiménez. El argentino llegó al carbonero en el 2002 y fue campeón Uruguayo en 2003. Anotó 23 goles.

Acaso lo último y más reciente fue la aparición de Darwin Núñez, el artiguense de 21 años que apenas jugó 22 partidos en el primer equipo mirasol y en 2019 fue negociado al Almería de España.

Pero ese hecho empezó a marcar el camino. El proyecto de formativas de Peñarol empezó a dar frutos y a la vista están los nombres de jugadores que surgidos en la institución hoy triunfan en el exterior: Diego Rossi, Federico Valverde, Nahitan Nández, Brian Rodríguez, Darwin Núñez o Facundo Pellistri.

El traspaso de este último al Manchester United le abrió la puerta del primer equipo a Facundo Torres, quien debutó el 16 de agosto de 2020 y apenas demoró seis minutos en anotar su primer gol en el triunfo 2-0 frente a Boston River en el Estadio Campeón del Siglo.

El proyecto de formativas dejaba ver a un nuevo crack que asomaba y al que Diego Forlán —por ese entonces el entrenador— mandó a la cancha para que mostrara todo lo bueno que había hecho en las juveniles del club.

Agustín Álvarez Martínez. Foto: Nicolás Pereyra.
Agustín Álvarez Martínez. Foto: Nicolás Pereyra.

El goleador

Mientras tanto, un tal Agustín Álvarez Martínez no paraba de hacer goles en Tercera División. Delantero potente, con mucha presencia en el área y goleador de todas las formas: de cabeza, de derecha, de penal y de tiro libre.

Dos meses después del debut de Torres y ya con Mario Saralegui como técnico de Peñarol, le llegó el turno al “Canario”. El entrenador artiguense preguntó quién era, le respondieron y le contaron algo de lo que venía haciendo y decidió ascenderlo.

Álvarez Martínez debutó el 13 de septiembre en el empate sin goles con Montevideo City Torque. Su ingreso se dio por el argentino Nicolás Franco, quien tuvo su oportunidad en medio de la rotación y se desgarró a los 25 minutos.

El “Canario” no hizo goles, pero sí dejó una muy buena imagen en su debut en Primera División y tres días más tarde en Santiago de Chile tuvo su estreno como titular y nada menos que por Copa Libertadores en la derrota 2-1 frente a Colo Colo.

En 2020 el nacido en San Bautista anotó tres goles, pero con la llegada de Mauricio Larriera como entrenador y en base a grandes actuaciones, Agustín Álvarez Martínez se ganó su lugar.

En la consideración del técnico quedó por encima de Matías Britos y Luis Acevedo, quienes ya no están en Peñarol, y del argentino Ariel Nahuelpán, quien sigue sin poder demostrar las credenciales que llamaron la atención del club a la hora de contratarlo.

Facundo Torres
Facundo Torres avanza ante la marca de Andrew Teuten. Foto: Leonardo Mainé

Altibajos

Y mientras el “Canario” fue agarrando confianza, creciendo como jugador y sumando minutos en el primer equipo de Peñarol, Facundo Torres tuvo los altibajos normales de un pibe sobre el que empezó a caer toda la responsabilidad futbolística de un equipo que no logró definir el Campeonato Uruguayo y ni siquiera clasificó a la Copa Libertadores.

Con ese peso en la espalda el nacido en La Paz no se achicó jamás. Y si bien tuvo partidos de actuaciones flojas, empezó a demostrar nuevamente su potencial en una idea de juego que Mauricio Larriera viene trabajando desde su llegada a Peñarol y que por supuesto ha tenido altibajos, pero nada mejor que el rodaje para aceitarla.

Agustín Álvarez Martínez y Facundo Torres, las figuras de Peñarol ante Cerro Largo. Foto: Nicolás Pereyra.
Agustín Álvarez Martínez y Facundo Torres, las figuras de Peñarol ante Cerro Largo. Foto: Nicolás Pereyra.

Lo cierto es que en medio de tantos cambios en Peñarol con la salida de varios de sus referentes y en un mercado en el que el club parece estar dispuesto a no sacudir, los jugadores de las formativas le empiezan a dar un gran resultado al primer equipo y lo mostrado el martes por Copa Sudamericana parece ser solo el comienzo, porque tanto Facundo Torres como Agustín Álvarez Martínez aún tienen muchísimo para dar, pero también para crecer y por ahora eligen hacerlo en Peñarol, el club de sus amores.

Un “10” que cuando agarra la pelota aparece algo distinto y un “9” que atraviesa un gran momento con un promedio de gol envidiable, con 12 tantos en 31 partidos jugados desde su debut en Primera División.

Larriera tiene las herramientas para hacerlos crecer y el objetivo de aquí en más será rodear a estos futbolistas de la mejor manera para lograr un alto nivel colectivo aprovechando el momento de estas individualidades que, como es de esperar, no se quedarán mucho tiempo en el club.

Facundo Torres y Agustín Álvarez Martínez son los pibes de oro de un Peñarol que se ilusiona sin mirar hacia afuera, porque hoy lo mejor lo tiene en su propia casa.

FACUNDO TORRES

El 10 que se puso el equipo al hombro el martes

El martes Peñarol goleó a Cerro Largo por 4 a 1 en el Estadio Campeón del Siglo y avanzó a la fase de grupos de la Copa Sudamericana, pero no sin antes tener una cuota de sufrimiento porque en la primera parte el arachán complicó al aurinegro hasta que apareció Facundo Torres, quien en el día de su cumpleaños número 21 aceleró de la punta hacia el medio y anotó un golazo que le dio la ventaja de 2 a 1 al equipo de Mauricio Larriera, que luego terminó anotando dos tantos más. “En el partido anterior quedamos muy dolidos porque íbamos 2 a 0 arriba y se nos escapó un partido increíble, por eso sabíamos que no nos podía volver a pasar”, le dijo el 10 de Peñarol a “La Oral Deportiva” (Radio Universal), agregando que “se nos venían semanas complicadas si no pasábamos de fase. Un equipo grande como Peñarol tenía que estar en una Copa sí o sí, pero nunca sentimos el peligro de que se fuera el entrenador si no se conseguía un resultado favorable”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados