CAMPEONATO URUGUAYO

Peñarol tiene un patrón de dos áreas: Fabricio Formiliano

“Tito” es el segundo máximo goleador aurinegro en el Campeonato Uruguayo y lleva anotados cuatro de los últimos ocho goles mirasoles.

Gargano saluda a Formiliano tras anotar en el Juventud-Peñarol. Foto: Gerardo Pérez.
Gargano saluda a Formiliano tras anotar en el Juventud-Peñarol. Foto: Gerardo Pérez.

Si algo se le achacó a Peñarol en los últimos partidos es la falta de gol y sobre todo la de sus delanteros. Para muestra vale un botón: ya pasaron 563 minutos sin que los atacantes conviertan.

De la lista que actualmente forman Lucas Viatri, Gastón Rodríguez y Luis Acevedo, fue el argentino quien anotó por última vez en el 2-2 ante Defensor Sporting por el Torneo Intermedio.

Esto derivó en que Peñarol encontrara en los últimos juegos un goleador especial: Fabricio Formiliano. “Tito”, que suele tener un distinguido juego aéreo que lo transforma en un zaguero goleador, ha hecho gala de su rendimiento en los últimos encuentros y quedó claro en los números mirasoles.

Hoy en día Formiliano es el segundo máximo goleador de Peñarol en el Campeonato Uruguayo con cuatro goles, los mismos que tienen jugadores como Lucas Viatri y Gastón Rodríguez y solo dos tantos por debajo del jugador que más veces anotó con la camiseta mirasol en el 2019, Luis Acevedo, quien tiene seis anotaciones.

Y la presencia del zaguero en el área rival se ha hecho tan notoria que de los últimos ocho goles que marcó Peñarol, cuatro fueron del surgido en Danubio y con pasaje en Newell’s Old Boys en el fútbol argentino.

A su vez, esos cuatro goles fueron convertidos en los últimos cinco partidos en los que los dirigidos por Diego López marcaron.

Danubio y Defensor Sporting en el Torneo Intermedio y Rampla Juniors y Juventud de Las Piedras en el Torneo Clausura fueron los que sufrieron del poder ofensivo del salteño.

COSTUMBRE

Verlo festejar en Peñarol

Su 1,86 metros son bien utilizados por el zaguero que no solo es pieza clave en la defensa y que incluso en algunos partidos se ha convertido en el capitán aurinegro, sino que también Peñarol saca su tajada en el ataque con la presencia de Formiliano.

La madurez futbolística y la experiencia en este tipo de jugadas también puede haber influido de manera importante en el zaguero teniendo en cuenta que el aumento de su cuota goleadora se empezó a notar en los últimos años.

Entre agosto de 2011 y junio de 2017, cuando el zaguero jugó en el franjeado y en los leprosos, anotó cinco goles en un total de 104 partidos, pero cuando llegó a Peñarol sus números crecieron de forma considerable.

Con la camiseta aurinegra Formiliano lleva poco más de dos años y en 86 partidos se despachó con 12 goles.

El único debe que puede encontrar el zaguero en esta faceta es que todavía no pudo convertir en competencias internacionales con Peñarol ni con Danubio.

uruguayo

Tiene dos competencias

Entre sus colegas de posición, Fabricio Formiliano también se destaca aunque tiene dos en la competencia que le siguen el paso. Uno de ellos también es zaguero y se trata de Guillermo Fratta, de Boston River, que también marcó cuatro goles.

El otro es defensa, pero es lateral. Se trata de Matías Viña, jugador de Nacional, que al igual que “Tito” y que Fratta acumula cuatro goles en el actual Campeonato Uruguayo.

líder

Un pilar desde que arribó a los aurinegros

Desde que llegó a Peñarol se convirtió en uno de los pilares de la columna vertebral mirasol. Arribó con la responsabilidad de hacerse patrón en la zaga y rápidamente lo consiguió, al igual que su primer Campeonato Uruguayo con los aurinegros.

Afianzado todavía más, en 2018 repitió su gran rendimiento lo que también explicó la buena temporada mirasol en lo local que lo llevó a volver a ser campeón del Uruguayo con la segunda valla menos vencida y habiendo recibido 30 goles en 36 partidos.

Fue uno de los jugadores que siempre se mantuvo en su posición y que desde entró no se movió más. Su compañero de zaga, sin embargo, fue cambiando y su rendimiento continuó siendo el mismo.

Es cierto que ha tenido algunos encuentros donde no rindió de la manera esperada, pero suelen ser la menor cantidad, lo que lo ha transformado en un jugador que no solo es importante, le genera confianza a sus compañeros saliendo desde el fondo.

Voz de mando y potencia en el fondo de la cancha. Buen juego aéreo y gol en el ataque. Formiliano es patrón de dos áreas y, por ahora, Peñarol lo sigue disfrutando.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)