CONSEJO DIRECTIVO

En Peñarol miran al futuro en un año de elecciones, pero apuestan a la unidad

Los cambios que se tratan de impulsar buscan la transparencia de la gestión dentro de un Consejo Directivo que tiene representación de los tres sectores. 

Consejo Directivo de Peñarol. Foto: Gerardo Pérez.
Consejo Directivo de Peñarol. Foto: Gerardo Pérez.

El 2019 no terminó de la mejor manera para Peñarol desde lo deportivo y en lo institucional, el 2020 será un año clave: el club apostará a ganar el Campeonato Uruguayo y además, tendrá elecciones.

Pero si se mira hacia atrás, muchas cosas cambiaron desde que Jorge Barrera asumió como presidente el 27 de diciembre de 2017 declarando que su gestión iba a transitar un camino con la firmeza en las convicciones y el fomento del trabajo en equipo con todos los integrantes de un Consejo Directivo que quedó conformado por el oficialismo, el Movimiento 2019 y Sentimiento 1891. De ahí en más mucha agua pasó por abajo del puente. Idas, vueltas, discusiones, intercambio de ideas pero las bases estaban sentadas.

La conducción de la institución tuvo actores repartidos de las tres corrientes en todos los ámbitos y áreas del club como hacía mucho tiempo no sucedía.

Eso fue un punto importante para el trabajo del Consejo Directivo y también el andar del club ya que no hubo sector que no tuviera acceso a la información de lo que sucedía.

Los dos primeros años la gestión tuvo un gran aliado: el resultado deportivo. Peñarol fue campeón del Uruguayo en 2018 y logró el bicampeonato tras el título obtenido en 2017.

Además, uno de los grandes objetivos del nuevo Consejo Directivo fue hacer de Peñarol un club cada día más atlético, pero compitiendo a la altura de los colores.

Fue así que se dio el retorno del básquetbol a la actividad oficial y desde la Divisional Tercera de Ascenso pasó al Metropolitano y luego a la Liga Uruguaya, el atletismo se afianzó al igual que el fútbol femenino (actual tricampeón uruguayo), creció el fútbol sala (actual campeón Uruguayo en las dos ramas), el aurinegro compite en handball femenino y vóleibol.

En los últimos días se criticó y mucho la situación económica del club tras el balance del ejercicio 2018, pero hubo un hecho histórico: fue aprobado por unanimidad del Consejo Directivo y de la Asamblea Representativa, algo que hacía más de 20 años que no sucedía.

En definitiva, en el comienzo de un nuevo año electoral, Peñarol tiene dos grandes desafíos: el deportivo (Campeonato Uruguayo y Copa Libertadores) y el institucional.

Jorge Barrera ya confirmó que no apostará a la reelección y dentro del Consejo Directivo puede haber varios candidatos que comienzan de alguna manera a hacer su camino político, pero hay algo claro: en el club apuestan a la unidad para salir adelante.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)