ENTREVISTA

"Solo por Peñarol no me retiraría..."

Carlos Bueno anunció que cuelga sus zapatos, y que regresa a su Artigas natal: “salvo que me llame Damiani y pueda irme a fin de año en el club de mis amores”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Carlos Bueno. Foto: Archivo El País

Carlos Bueno (37) está decidido a terminar con su carrera tras 18 años de recorrer el mundo con la pelota debajo del brazo. En su caso, con la pelota dentro del arco rival. Porque ese fue su sello de distinción desde que debutó en Peñarol, allá por 1999. "Seguramente el gol del domingo fue el último de mi carrera", dijo desde El Salvador.

Ese "seguramente", dejo entornada la puerta para una pregunta: ¿Seguramente? ¿Por qué?... y del otro lado, se hizo un breve silencio. "Porque sólo jugaría seis meses más en Peñarol", tiró el inefable "Charlie Good".

"Ahora me voy para mi casa. La idea es esa: colgar los zapatos, dejar el fútbol. Ya está. Yo digo: ¿volver a Uruguay? ¿Para qué? ¿Más de lo mismo? Ya lo viví... yo que sé a esta altura de mi vida, no da para tanto sacrificio. Ya lo medité, ya lo pensé, el martes (hoy) me voy de acá, y el miércoles estoy en Artigas con mi familia. No creo que me llegue una oferta de esas que uno dice pahhh... está buena, por el único que esperaría sería por Peñarol. Eso también lo tengo claro: me gustaría retirarme con la camiseta de Peñarol en el pecho, saludando a los hinchas. Es lo único que haría dilatar mi decisión seis meses más. Tampoco haría un contrato largo... nada que ver. Y lo vengo hablando desde hace tiempo, ahora que está el Cebolla más. Hablo con él casi todos los días. Pero eso no depende de mí, depende de otros, no sé de quién, pero es por el único club que jugaría seis meses más. No pasa por lo económico, ese ya es un tema secundario. Me gustaría estar, sumar mi granito de arena en el plantel que veo que es muy joven, que está lleno de gurises que recién empiezan. A veces una voz, alguien con experiencia, es importante en el vestuario. A esta altura no voy a ir a pelear un puesto. Si juego un ratito bien, y sino, iría a apoyar a los más jóvenes. No es fácil estar en Peñarol con 20 y pocos años... no es fácil. Pero ya digo, esto de querer retirarme en el club de mis amores no es nuevo. No depende de mí, si me llama (Juan Pedro) Damiani no lo dudo, me retiro a fin de año y con la camiseta de Peñarol en el pecho", dijo.

Hizo un gol en la final del fútbol salvadoreño. El Santa Tecla, su equipo, goleó al Alianza 4-0 y Bueno puso la frutilla de la torta después de su ingreso, a los 70 minutos de juego. Por su carisma, y su personalidad, se hizo querer por la afición. Terminó levantando la Copa de Campeón.

"Ofertas tuve, pero nada que me seduzca. Sé que es difícil que un equipo me quiera hoy con 37 años, tiene que ser algo muy bueno, muy tentador, y como sé que no va a llegar, prefiero irme tranquilo. Lo único que me puede mover es lo afectivo", agregó el delantero.

"Por eso la decisión de poner punto final a la carrera. Me quedo en casa tranki, en Artigas, y si se da, seguiré jugando al fútbol en el Wanderers de allá. Cero drama. Es un buen lugar para criar a mis hijos (Nicolás de 13 y Mathías 2), para que crezcan, está toda mi familia allá, así que es lo mejor. Y a Nico ya le picó el bichito de la pelota. Hasta hora no quería nada con el fútbol, pero le prendió, habrá que ver...", tiró esperanzado de que su herencia de goles continúe.

"Venir a El Salvador fue una linda experiencia, fue otra forma de vivir el fútbol, ni peor, ni mejor, diferente. Recién en las semifinales puedo decir que sentí ese cosquilleo de verdad, ese de los partidos de tensión, ese nerviosismo natural que tenemos todos los jugadores. Había 50.000 personas en el estadio, como que en ese momento empezó el campeonato. Tuve esa sensación de competencia fuerte, ese que aparece cuando hay cosas importantes en juego. Por suerte salió todo bien, ganamos el campeonato y pude hacer un gol. Capaz, el último en mi carrera. Fue, como quien dice, un broche de oro", dijo el goleador.

Mientras arma las valijas, se prepara para el futuro inmediato. Ese, que estuvo pensando y repensando en los últimos meses, lejos de los afectos, pero cerca de la pelota.

"La idea es hacer el curso de entrenador, seguir vinculado de alguna manera al fútbol. Yo creo que tengo muchas cosas para dar. He tenido muchas y muy buenas experiencias, en Uruguay, en la selección, en el fútbol de Europa. Y hubo muchos entrenadores que me marcaron... Martin Lasarte fue uno de ellos, fue muy importante en mi carrera, es una gran persona", dijo desde El Salvador.

"Ya digo... por lo único que postergaría mi retiro es por estar seis meses en Peñarol. Nada más. No depende de mí, si me llaman, ahí estaré", remarca Bueno, el delantero que llegó de Artigas a los aurinegros con la ilusión de llegar al fútbol profesional, con el sueño de poder vestir, algún día la casaca amarilla y negra y gritar un gol a los cuatro vientos. Y vaya si lo hizo.

Hoy, 18 años después, terminó su ciclo de la misma manera que lo empezó: con los brazos abiertos, festejando un gol con los hinchas.

Lleva 18 años haciendo goles en todos lados.

Debutó oficialmente en Peñarol en 1999 y estuvo hasta 2005. Fue Campeón Uruguayo 99 y 2003, y en 2005 se fue al PSG 2005. Pasó al Sporting Lisboa 2006-2007, recaló un semestre en Boca Juniors (2007) y regresó a Peñarol en 2008-2009. Volvió a emigrar, se vinculó a la Real Sociedad 2009-2010 y fue Campeón Segunda División de España, pasó a la Universidad de Chile en 2010, al Querétaro 2011, San Lorenzo 2012, a la Universidad Católica 2013, Belgrano de Córdoba en 2013-2014, San Martín de San Juan 2014-2015, Argentinos Juniors 2016, Liverpool 2016, y cerró su carrera en el Santa Tecla 2017.

"JR" lo citó a la Celeste.

Carlos Bueno fue uno de los citados por Juan Ramón Carrasco cuando asumió al frente de la selección uruguaya. Debutó con la Celeste en el pecho en la temporada 2004. Jugó dos Eliminatorias, disputó 24 encuentros entre 2004 y 2009, y convirtió 13 goles. También fue dirigido por Jorge Fossati y el maestro Oscar Washington Tabárez. Precisamente, con el maestro jugó ocho partidos y marcó cuatro goles.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados