EN EL CENTENARIO

Peñarol se la juega, el resto lo mira

Los aurinegros en una parada brava, que enfrentan con un equipo que sufre como “la Celeste” sin Suárez.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Luis Aguiar

Hoy Peñarol se juega una parada muy importante, porque puede quedar en el umbral de la conquista del título de campeón del primer torneo corto de la temporada.

En ese sentido, y por el motivo apuntado, aunque se trata de una instancia trascendente del fútbol de cabotaje, la situación que se plantea con los aurinegros antes de su partido frente a Plaza tiene ciertos puntos de contacto con otra que se presenta habitualmente cuando un equipo uruguayo disputa un encuentro vital por alguna de las copas continentales: la gente del resto de los clubes también tiene puesta su atención en lo que pase, aunque más no sea en forma subsidiaria.

Íntimamente.

Así, pues, resulta frecuente que el periodismo cite el nombre del equipo que está tallando en el ámbito internacional, señalando que "hoy es Uruguay", aunque la realidad indique que los hinchas —y hasta los dirigentes— de los otros cuadros locales no deseen íntimamente que ese supuesto "representante" del país gane y/o siga adelante; sobre todo si se trata de un tradicional adversario.

Sin embargo, más allá de esa imagen que surge de una mirada al espejo de la práctica, "hoy Peñarol es Uruguay" en el partido que lo puede dejar en la puerta de la conquista del título de campeón del Torneo Apertura, según sea el resultado que logre ante Plaza; pero no sólo porque el líder despierte la atención de los rivales que vienen detrás y esperan por un traspié suyo, como ocurre especialmente con Nacional, que es el que tiene mayores posibilidades de alcanzarlo.

Es que si a Peñarol le cuesta —y hasta sufre— para llegar a su objetivo, como le pasó ante Wanderers y otros rivales a los que, a diferencia de los bohemios, incluso les ha ganado, es porque el funcionamiento del equipo tiene una característica similar a la que distinguió a la selección en la serie de partidos que jugó mientras no contó con Suárez, y en varios de ellos también sin Cavani: no es mayor la cantidad de goles convertidos por los atacantes respecto a la de los anotados por los defensas y los volantes; cuando lo "natural", y lo más habitual, es lo contrario.

Porcentajes.

En efecto, desde que el 18 de noviembre de 2014 Uruguay le ganó a Chile por 2 a 1 en Santiago, jugó 13 partidos y metió 20 goles: 10 (el 50%) de los delanteros, y otros 10 (50%) los demás jugadores que ocupan posiciones menos ofensivas en la cancha; y en las 13 fechas del Torneo Apertura, Peñarol hizo 26 goles: 13 (el 50%) de los atacantes, 12 (46%) de los defensas y los volantes, y uno fue de Nicolás Correa, zaguero de Cerro, contra su propia valla.

Por eso es que Peñarol "hoy es Uruguay"; no porque todo el país desee que gane: se juega una parada brava, mientras el resto del fútbol local —sobre todo Nacional— aguarda expectante, con un equipo que llegó a donde está, sufriendo durante 13 partidos, igual que la selección sin Suárez.

Líder de los empates.

H. Novick estaba bien antes de Wanderers, y no concentró; ahora sí: postal de a dónde apunta el DT.

Socios: hay alargue.

El beneficio para socios de Peñarol se estiró hasta hoy; venta: en Redpagos y desde las 10:00, el estadio.

Sólo un gol cada 90’

Plaza es el tercer equipo con menos goles en contra: 13; sólo 2 más que Fénix y Danubio, que tienen 11.

Carta en la manga.

Plaza es el equipo que más veces empató de los 16 del Torneo Apertura: igualó en 6 oportunidades.

PEÑAROL AL ATAQUE.

Clave por una plaza: campeón

El partido de hoy para Peñarol es clave; casi bisagra: si gana, estará a un solo punto —a lograr ante Juventud en la última fecha— del título de campeón del Torneo Apertura, aún cuando Nacional le gane a Rantistas mañana; y si no, varía el panorama, que hasta se le puede llegar a complicar, pues ahora viene de empatar en el clásico y contra Wanderers.

Por eso, entonces, es que Bengoechea vuelve a hacer cambios y, según parece, busca darle al equipo un mayor poder atacante.

En ese sentido, surge como muy probable que Albarracín siga de titular y que, para darle ingreso a Ifrán, un goleador, salga Píriz, lo que abre una gran interrogante: al apostar tanto a la ofensiva, ¿Peñarol no perderá balance? Y el rival, además, es un equipo que recibió pocos goles y ha logrado muchos empates, y que contra Nacional en el Gran Parque Central perdió por un penal agónico. Así que, si Peñarol apunta todas sus baterías a quedarse con otra plaza, la del campeón... ¡cuidado!.

"Doble 5". asi me gusta...

Si hoy sale Píriz, es probable que Aguiar juegue de "doble 5", que es como más le gusta al "Canario", quien en los dos últimos partidos no gravitó en la medida de sus posibilidades.

Nicolás Dibble.

El hábil, vivaz, rápido y diminuto punta de Plaza ha representado un infierno para varias defensas rivales, por lo que se supone que la de Peñarol —que recibió muchos goles— podría llegar a tener problemas para frenarlo.

Nahitan Nández.

Casi seguro va a hacer el "doble 5" con Aguiar, pero la tendencia ofensiva del "Canario" puede llevar al juveni a constituirse en algo más que el único volante de marca: del que dependa el equilibrio de todo el cuadro.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)