GRUPO E

Peñarol y la falla que lo aflige, rumbo a Lima por el pasaje a octavos de Copa Sudamericana

El mirasol se enfrenará este miércoles a Sport Huancayo en la capital peruana. En caso de ganar pasará de ronda, pero debe jugar con inteligencia.

Damián Musto
Damián Musto en el partido ante Fénix. Foto: Estefanía Leal

Hace apenas 10 días solo se hablaban maravillas del Peñarol de Mauricio Larriera. Había goleado 4-0 a Corinthians en el Campeón del Siglo y se hablaba de un equipo moderno, dinámico y contundente. En tres partidos (frente al club brasileño en San Pablo, luego en Montevideo y ante River Plate de Asunción) había convertido 12 goles y no había recibido ninguno. Sin embargo, bastó que dos resultados fueran negativos para que todo tambalee.

Así somos los uruguayos: sin grises. Algo es brillante o es terriblemente malo y no debería ser así. Peñarol sigue siendo el mismo y eso incluye que algunos errores que cometió en el pasado no logró corregirlos. Por eso perdió con River Plate en Paraguay y empató 0-0 con Fénix.

Decir que Peñarol no ganó el fin de semana porque le faltó David Terans resulta un facilismo, porque también estuvo ante River y el aurinegro perdió 2-1. Y para completar el ejemplo desde todos los frentes, el delantero aurinegro estuvo ausente en el CDS ante Corinthians y el equipo goleó. Entonces, lo primero que debe analizarse es que Terans no era la piedra angular de Peñarol. Era importante, sí, pero el problema mayor del mirasol sigue siendo no regular los partidos.

El técnico realizó una rotación en el equipo el fin de semana porque apostó al partido de mañana a la noche (hora 21.30) por la Copa Sudamericana. Por eso no jugaron Fabricio Formiliano ni Jesús Trindade, por ejemplo. El “Mota” Walter Gargano podría haberlo hecho, porque no viajará hoy a Perú en virtud de que está suspendido por acumulación de tres tarjetas amarillas, pero una afección que terminó siendo síntoma de COVID-19 le impidió estar a la orden.

La falla de Peñarol

Peñarol perdió en Asunción porque siguió atacando hasta el último instante cuando el empate lo clasificaba. Quedó expuesto a un contragolpe y cosechó la derrota que lo obliga a ganar mañana en Lima ante Sport Huancayo para asegurar el pasaje a octavos de final. No debería considerarse siquiera en riesgo la victoria, porque enfrentará a un conjunto incaico que perdió todos sus partidos, que viene de ser goleado 5-0 por Corinthians en San Pablo, que recibió 17 tantos y solo hizo 3 y que en Montevideo fue vencido por un contundente 5-1.

La victoria pone a Peñarol en octavos de final de la Copa Sudamericana, instancia a la que llegó cuatro veces pero que nunca logró superar, ya que fue eliminado por Cerro Porteño (2004), Goiás (2010), Estudiantes (2014) y Fluminense (2019).

Entonces, si Peñarol llega a los minutos finales con ventaja, debe aprender a administrar la pelota. Por dos veces (una en el Clausura y otra en la ida de la Sudamericana) le pasó ante Cerro Largo que la última pelota, en lugar de cuidarla, la mandó al área para tratar de anotar y en ambos casos le costó el empate. Fue derrota en Asunción, como si no hubiera asimilado la lección.

En la medida que los mediocampistas lancen a los laterales, éstos hagan sus habituales incursiones y definan bien, Peñarol tiene potencial ofensivo para sacar diferencias rápidamente. Luego dependerá de la inteligencia del equipo para manejar la pelota y hacerla correr junto con los minutos.

El posible equipo

Sin Gargano, se metería al medio el argentino Damián Musto, quien ya reemplazó al “Mota” ante Fénix. Hará el doble cinco seguramente con Jesús Trindade, uno de los que descansó. Posible oncena:

Peñarol posible vs. Huancayo
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados