TORNEO APERTURA

Peñarol: entre buenas señales y dudas que transmite el propio Diego Forlán

El aurinegro venció 2-0 y en forma merecida a Cerro Largo y mostró un plan de juego al que le sigue faltando lo más importante: ser contundente.

Ganó Peñarol y lo hizo bien. Fue superior a Cerro Largo y lo derrotó 2-0. Pudo y debió haberse impuesto por una diferencia mayor, pero una vez más los problemas de definición lo condenaron a llegar al tramo final del juego con incertidumbre.

El aurinegro liquidó el encuentro en el tramo final con el gol de Matías Britos a los 83’ para complementar el conseguido por David Terans (43’) de penal.

La incertidumbre en todo caso la generó el propio Peñarol y no Cerro Largo, que resultó un rival atado, contenido, que no cruzó la mitad de la cancha en la segunda mitad producto de tener un futbolista menos por la roja a Brian Ferrarés, quien metió la mano para evitar el gol de Jesús Trindade y provocó el penal de la apertura. Paradoja: Danielo Núñez lo puso a los 15’ para evitar la expulsión de Hugo Magallanes (debió ver la roja por doble amarilla) e igual se quedó con uno menos.

Peñarol vs. Cerro Largo
Cristian Rodríguez le bajó el balón a Britos, el goleador puso el 2-0 y luego festejaron juntos. Foto: Nicolás Pereyra

Sin embargo, el aurinegro sigue dejando muchas dudas, las que parten de las decisiones de Diego Forlán. Destaquemos, no obstante, algunas buenas para él como para no empezar con palos. Una fue la paciencia del equipo para mover la pelota y generar espacios; otra fue el circuito de fútbol que creó por izquierda con Joaquín Piquerez y Jesús Trindade; también lo fue darle más protagonismo a Walter Gargano a la hora de sacar la pelota bien jugada del fondo, sobre todo ante otra floja actuación de Krisztián Vadócz; haber puesto a los dos botijas rápidos por los extremos en la segunda mitad: Pellistri por derecha y Torres por izquierda; y finalmente el acierto de haberles dado ingreso al “Cebolla” Rodríguez y a Britos, que definieron el juego al asociarse para el segundo.

Hablemos ahora de lo que no hizo tan bien Forlán. ¿Un solo cambio (Xisco por Britos) luego del flojo partido en el 2-2 ante Rentistas? Se quedó corto. ¿Haber sacado en el entretiempo a Terans, goleador del equipo con cuatro tantos, con los problemas de definición que tiene Peñarol? Un error, salvo que haya una explicación física.

¿Haber desarmado el circuito Piquerez-Trindade al pasar a éste al doble cinco cuando entró Pellistri? Para arreglar algo se debe empezar por no romper lo que está bien. Igual Jesús Trindade fue figura por su despliegue, empuje y llegada, provocando el penal con su remate y luego varios desbordes con centros peligrosos. Es ese jugador que quizás nunca juegue para un 9, pero (sin importar la posición) tampoco lo hará para un 4.

Peñarol aún no convence en su juego y así está lejos de ser candidato, aunque mostró algunas señales interesantes, como un plan de juego que necesita ser más contundente.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados