CLÁSICO

Peña VS. Trasante

Referentes y capitanes de Nacional y Peñarol, fueron protagonistas de una batalla campal ¡siendo amigos!

Peña y Trasante
Peña y Trasante señalan el arco de la Tribuna Colombes. Ahí anotaron un gol cada uno.

Enrique Peña (54) y Obdulio Trasante (57) son amigos. Esa amistad, aunque parezca una paradoja, nació en la cancha, cuando Peña era uno de los referentes de Nacional y Trasante uno de los referentes de Peñarol. Sin embargo, tanta amistad, tantos desafíos públicos, desencadenaron en una de las mayores batallas campales que se dio en un clásico. Fue en 1990, en un choque por el Torneo Competencia, en donde el árbitro Eduardo Dluzniewsky terminó expulsando a 20 de los 22 futbolistas.

Hoy, 27 años después comparten casi todo. Son actores, ya llevan tres años actuando en la obra “Hijos de Dios”, y han recorrido el Uruguay sacando sonrisas, pero siempre embanderados con los colores de sus clubes. Peña, con la blusa tricolor, y Trasante con la aurinegra.

“Nos equivocamos. Está claro. Pero se dio en una época donde la violencia no estaba instaurada en la sociedad. Cambió el mundo, cambió el fútbol, cambió todo”, dice ahora Obdulio Trasante. “Hoy se armaría una guerra”, agrega.

“En la semana antes del clásico jugamos en la previa con la prensa. Él defendiendo a Peñarol. Lo daba favorito y yo defendiendo y dando favorito a Nacional. Se creó flor de expectativa, recorrimos todos los programas, y nos desafiábamos. Eso hizo que fuera mucha gente”, dice el “Pelado”.

Pero los ánimos quedaron caldeados también en la tribuna, y cada pelota en disputa, bajaba un “ohhhhhh” de exclamación, buscando más pierna fuerte de los jugadores. En una palabra: se picó. Los dos equipos empezaron a pegar más que a jugar y los reclamos se hicieron constantes, complicando la actuación de Eduardo Dluzniewsky.

“Cuando le pego la patada a Cedrés y veo que Dluzniewsky me echa, le digo a (Jorge) Cardaccio: me llevo a uno, ¡Y terminé llevándome a todos! porque todos los jugadores de Peñarol me vinieron a recriminar, sino no hubiera pasado nada”, recuerda Peña.

“Pahhhh… fue terrible. Una montonera, manotazos, empujones, se armó flor de lío, y creo que eso se generó en la previa. Hoy no se hubiese jugado. No hubiésemos ni siquiera declarado lo que declaramos en aquel momento”, asegura el “Loco”.

“Pensar que éramos y seguimos siendo amigos”, dice Peña. “Con el ‘Pelado’ nos llevamos siempre bien. Desde que compartimos el plantel en la selección, la que ganó la Copa América del 87 en Argentina. Nos hicimos muy compinches, buenos amigos”, afirma Trasante.

Hoy viven los clásicos como hinchas. Y saben que la violencia está latente, que es muy difícil arengar o hacer declaraciones que pueden desencadenar en un clima caliente. “La gente tiene que entender que los que tienen que pelear en la cancha son los jugadores. Pelear en el buen sentido de la palabra. Tienen que dejar todo, y el hincha tiene que disfrutarlo desde la tribuna. Es un juego, nada más”, dice el “Pelado.

“Nosotros fuimos lo que fuimos por entenderlo así. Dejábamos todo en cada partido, y los clásicos eran con todo, pero salvo ese, eran leales, fuertes, bien jugados, pero siempre buscando el triunfo sin tener mala fe”, agrega el “Loco”.

“Yo hoy veo que Nacional llega con esa racha favorable y eso es una ventaja. Para el jugador y el hincha. Tiene respaldo. Más allá de eso, soy de los que piensa que los clásicos hay que salir a ganar, hay que ser protagonista, ir al frente. Si hacés un planteamiento conservador es que arrugás. Y no podés. Si yo fuese el entrenador, armo tres puntas. Un puntero derecho, un nueve y un puntero izquierdo. Y Nacional los tiene. Puede jugar perfectamente con tres puntas y hacerle daño a Peñarol. Yo no lo dudo: salgo a atacarlo, a lastimarlo”, explica Peña.

“Los clásicos son clásicos. Yo veo mejor a Peñarol. Mejoró en lo futbolístico y tiene un equipo con gente madura, con trayectoria. Y también tiene armas en ataque como para jugar ofensivamente. Yo creo que puede ganar. Tiene todo para ganar porque Nacional no está en su mejor momento y puede armarle flor de lío”, analiza Trasante.

“A mí me gusta para Nacional. Tiene que salir a ganar, no me gustan esos clásicos que se juegan con miedo… hay que jugar y chau”, reafirma el “Pelado”.

“Antes se apostaba más. Capaz que en Peñarol pesa esa racha negativa, que para mí no es tanta porque hay un montón de clásicos empatados. No es que Nacional gana siempre, pero puede pesar. Eso sí: yo iría con todo al frente, a ganarlo y ganarlo bien”, agrega el “Loco”.

Peña vs Trasante, un duelo que sigue siendo todo un clásico afuera de la cancha.

Afuera, dos amigos, adentro, “enemigos”

Para ambos, lograr una victoria en el clásico es más importante que ganar el Campeonato Uruguayo. “Y… si vos salís campeón y no ganás ninguno de los dos clásicos… es como que no ganaste nada”, dice Peña.

“Es distinto: a mí dame ganar los dos clásicos y que el Uruguayo lo gane cualquiera”, se suma Trasante.

El amor por los colores está por encima de todo. Fueron capitanes, referentes, ganadores. Y hoy, casi treinta años después de aquella batalla campal que encabezaron, conservan una amistad que perdura y se mantiene en el tiempo.

“Nos divertimos como locos en el teatro, la gente nos quiere y reconoce que dejamos todo en la cancha”, asegura Peña.

“Es lo más lindo que hay, que todavía nos pidan fotos y autógrafos y nos digan que defendimos como nadie la camiseta”, agrega Trasante.

La rivalidad en la cancha era total. “Ni siquiera nos saludábamos, y cuando salíamos y nos cruzábamos, yo miraba para otro lado, evitaba darle la mano. En esa época era así, no como ahora que entran todos abrazados”, recuerda Peña.

“Era para la tribuna, porque afuera éramos amigos”, agrega Trasante.
“Los Hijos de Dios”, le rezan al cielo por una victoria.

Peña
Enrique Peña“A mí, este clásico, me gusta para Nacional. Pero tiene que salir a ganar, a atacar, no me gustan esos clásicos donde los dos se cuidan, como si tuviesen miedo… hay que jugar y chau. Yo pondría tres puntas. Un puntero derecho, un nueve y un puntero izquierdo. Y tiene jugadores para hacerlo”.
Obdulio Trasante
Obdulio TrasanteLos clásicos son clásicos. Yo veo mejor a Peñarol. Mejoró en lo futbolístico y tiene un equipo con gente madura, con trayectoria. Y también tiene armas en ataque como para jugar ofensivamente. Yo creo que puede ganar. Tiene todo para ganar porque Nacional no está en su mejor momento”.
Enrique Peña
Enrique PeñaLa gente tiene que entender que los que tienen que ‘pelear’ en la cancha son los jugadores. ‘Pelear’ en el buen sentido de la palabra. Tienen que dejar todo por la camiseta, ir a cada pelota como si fuese la última, y el hincha tiene que disfrutarlo desde la tribuna. Es un juego, nada más. Tiene que ser así...”.
Obdulio Trasante
Obdulio Trasante“Nosotros fuimos lo que fuimos por el amor que sentimos por los colores. Jugábamos como hinchas, por la camiseta. Dejábamos todo en cada pelota, en cada partido, y los clásicos eran con todo, pero salvo ese, el de la pelea, eran leales, fuertes, bien jugados, pero siempre buscando el triunfo sin mala fe”.
Pelado Peña  y Obdulio Trasante. Foto: Nelson Peña
Enrique Peña y Obdulio Trasante se sometieron a un Ping Pong de preguntas.
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos