COPA LIBERTADORES

Por los pelos... pero juegan

Dentro del ritual que precede a cada partido, los Novick siempre son protagonistas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Garra. Marcel Novick demostró presencia en el mediocampo. Foto: AFP

Ya al mediodía, el secretario de prensa aurinegro, Diego Pérez, estaba recolectando los documentos, cédulas de identidad o pasaportes, con que los futbolistas viajaron a Buenos Aires. Le faltaban solamente dos: los de Carlos Valdez y Marcel Novick. Y a propósito de Marcel, está tan diferente en la foto del documento que parece su hermano Hernán. Y eso suele crear algunas dificultades.

Es que antes de los partidos internacionales, como el que anoche jugaron los carboneros, el árbitro y el veedor se presentan en el vestuario donde los futbolistas se paran formando una ronda con sus camisetas en la mano. El veedor del partido va nombrando a los jugadores uno por uno, como si pasara la lista, yl jugador nombrado debe dar un paso al frente y levantar su camiseta exhibiendo el número. Pues bien, cuando llega el turno del mayor de los Novick, el documento —en cuya foto se ve a un Marcel jovencito, con pelo y sin barba— no coincide con el pelado barbudo que muestra su casaca.

Todo se aclara cuando llega el turno de Hernán, a quien sí se parece la foto del pasaporte de Marcel. Las autoridades del partido se dan cuenta que son hermanos y que hace unos años Marcel, cuando aún no tenía el look vikingo, era igualito a su hermano menor.

LA ANÉCDOTA.

Cábala - Con los panchos.

Diego Maciel, un hincha fanático de Peñarol, arrancó en 2013 con una curiosa cábala. En Iquique no tenía otra para cenar que calentar unos panchos con el agua del termo. Se ganó 2-1 con goles de Olivera y el "Lolo" y esa cena quedó como cábala para cada previa, aunque no siempre funciona. Al menos Diego volvió a Sauce con la camiseta de su pequeña Agustina firmada por Forlán.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)